Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 diciembre |
Beato Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

La extraordinaria aventura del padre Federico Lombardi, fiel colaborador de tres papas

Silvia Costantini - publicado el 14/08/16

Naturalmente, no debemos olvidar los bellísimos momentos que se produjeron en este pontificado, como el viaje al Reino Unido, el viaje a Estados Unidos y muchas otras ocasiones que fueron momentos de encuentro con pueblos que no eran mayoritariamente católicos, y que fueron totalmente festivos y hermosos. Y también algunos de sus grandísimos discursos al mundo y a la sociedad de hoy: el discurso a Westminster Hall, el discurso a Naciones Unidad, al parlamento alemán, quedan como etapas de un dialogo serio y profundo por parte de la iglesia en la sociedad y en el mundo de hoy, acogido con gran respeto por su calidad de carácter cultural y espiritual, en el que Benedicto XVI era un maestro.

-Desde la elección del Papa Francisco, usted ha sido uno de sus más estrechos colaboradores. Han sido años increíbles para la comunicación de la Iglesia. ¿Cuál es el secreto del Papa Francisco? ¿Por qué se ha convertido en uno de los más grandes comunicadores del planeta?

A todos les impacta el aspecto comunicativo del Papa Francisco. Él es muy espontaneo, y yo diría que es un aspecto del carácter carismático que tiene, y que le viene de la relación directa con las personas, que ha cultivado durante décadas, como pastor de una diócesis grandísima, y el hecho de que sea tan sincero, libre y abierto, no es fruto de un cálculo hecho en un despacho o de un análisis de expertos. Es el ser muy sincero, libre, abierto, de un pastor que encuentra al pueblo de Dios y que se encuentra con los hombres y mujeres de hoy sin barreras, con una capacidad de dirigirse al corazón y a la mente de cada uno.

Todo esto atrae una gratitud muy profunda de personas que sienten la necesidad de tener un testimonio, un mensaje, una presencia que manifieste claramente atención, amor, solidaridad, en particular los que son pobres, los que sufren y se sienten al margen de la sociedad, y que se sienten acogidos, buscados, respetados, con muchos pequeños gestos, con muchas palabras del Papa Francisco.

De ahí, por tanto, esta relación directa, este lenguaje tan concreto, que aún no sabiendo utilizar idiomas usa el lenguaje de los gestos y de la actitud, que llega con gran facilidad al corazón de pueblos distintos, de Asia, de África, de América Latina donde está en cas, y de Europa.

La actitud del Papa Francisco, con quien me he sentido en sintonía, y que creo que caracteriza a este pontificado, es la de la confianza en que el Espíritu Santo es el que conduce a la Iglesia de Dios: una Iglesia en camino, una Iglesia en salida. Una Iglesia que se pone en camino aún sin saber exactamente adónde tiene que ir, que sabe que es llevada por el Espíritu del Señor, y que constantemente está atenta para escuchar su palabra, porque él nos acompaña con la palabra que está en la Escritura, con la cercanía viva del espíritu a los creyentes, que intentan cada día leer y entender la voluntad de Dios y su llamada. En efecto, el ser una Iglesia en camino, valiente y confiada, me parece uno de los espíritus de este pontificado, con el que me he sentido muy en sintonía.

Una palabra clásica también para la espiritualidad jesuita es la del discernimiento. Vemos como el Papa Francisco invita a la Iglesia, a los pastores, a las personas a discernir, es decir, a intentar comprender cuál es la voluntad de Dios para ellos, a la que responder con generosidad.

– El 29 de agosto usted cumple 74 años. Toda una vida al servicio de la Iglesia, sobre todo de la Santa Sede. ¿Qué aconseja a los católicos desanimados o defraudados por los escándalos provocados por pastores o hijos de la Iglesia?

El creyente es un peregrino, una persona en camino en el mundo, en la vida, y puede caminar con confianza, con tranquilidad con alegría, con valor, si sabe que el Señor le acompaña, si busca orientar su vida hacia la llamada que está al origen de su misma vida, al servicio, a la solidaridad con los demás, al encuentro con los demás, en particular con Jesucristo, que para nosotros es la guía de todos los demás encuentros.

En este sentido, uno de los Padres de la Iglesia decía una cosa muy bella: “Abraham iba siempre seguro porque no sabía adónde iba”. Es un poco paradójico, pero estaba seguro porque confiaba y sentía la presencia del Señor que le acompañaba. Ese era el fundamento de su seguridad. No saber que existía un objetivo que él personalmente se hubiera fijado, pues eso no le habría dado ninguna seguridad. La seguridad, la tranquilidad que tenemos en nuestra vida depende de sabernos en camino con el Señor que nos acompaña. Esto en todas las edades de la vida.

Este es el único consejo que puedo dar y que me parece fundamental para no tener miedo de lo que nos rodea, de las situaciones en las que nos encontramos. Si sabemos que el Señor nos acompaña, podemos poner en Él nuestra confianza y no hay desánimo que perdure, sólo debemos tener esperanza.

01
05
  • 1
  • 2
Tags:
vaticano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.