Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa María Micaela
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Por qué el mundo recuerda a Vanderlei Cordero y no a los ganadores de oros

Francisco Vêneto - publicado el 10/08/16

Reflexiones de un católico brasileño a un ex-sacerdote irlandés

Uno de los momentos más significativos de los Juegos Olímpicos de 2016 fue presenciado por 3.000 millones de personas de todo el planeta al final de la ceremonia de abertura, en el estadio de Maracaná: la antorcha olímpica, una sorpresa estéticamente preciosa, fue encendida de forma aún más sorprendente por Vanderlei Cordeiro de Lima.

Este atleta lideraba el maratón de los Juegos de Atenas, en 2004, cuando fue agarrado por el ex-sacerdote irlandés Neil Horan. Vanderlei, que contaba con una ventaja de 150 metros al frente del segundo en la carrera, perdió el ritmo tras el ataque y terminó la prueba con medalla de bronce.

En ese momento, el corredor declaró humildemente que no guardaba rencor al agresor: “A lo mejor Dios me puso a este hombre en el camino para ver lo que podía hacer y hacerme saber lo difícil que es ganar una medalla olímpica”

Meses después, el Comité Olímpico le concedió la honrosa Medalla Pierre de Coubertin por el ejemplar espíritu deportivo con que afrontó el lamentable incidente.

En cuanto al ex-sacerdote Neil Horan, apartado por la Iglesia desde finales de la década de los 90 por problemas psicológicos, se sabe que pasó dos meses preso a consecuencia del episodio y también tuvo que responder, algún tiempo después, por acusaciones de abusos a menores.

Hoy, con 69 años de edad, Neil Horan sigue intentando usar eventos públicos para llamar la atención del mundo hacia sus alardes fanáticos sobre la vuelta de Jesucristo a la Tierra, evento del cual se considera profeta.

Al día siguiente a la apertura de las Olimpiadas de Rio de Janeiro, Neil Horan dio una entrevista al diario New York Times diciendo que se “irritó” al ver a Vanderlei Cordeiro de Lima encendiendo la antorcha olímpica. De modo chocante, afirmó que él es el responsable de la fama del atleta: “Miro a Vanderlei y pienso ‘No estaría ni cerca de ser una estrella si no fuera por mi’”.

Cuando leí esta declaración, tuve sentimientos involuntarios nada cristianos hacia Neil Horan y los vi tomar forma en los adjetivos impublicables que mentalmente le dediqué. Después, procurando controlar mis instintos, concluí que, a decir verdad, el ex-sacerdote tiene una considerable dosis de razón en su valoración sobre la actual “celebridad” de Vanderlei.

Vanderlei-Cordeiro-de-Lima-acende-a-pira-dos-Jogos-Olimpicos-no-Maracana

Yo, de hecho, no me acuerdo del nombre del maratonista que acabó llevando la medalla de oro en Atenas. Ni del nombre del vencedor en Pekín, ni del ganador en Londres. Creo, además, que la gran mayoría de la gente no se acordarán del nombre de la décima parte de los medallistas de esta Olimpíada al día siguiente de su clausura.

En su carta a los atletas, publicada en vísperas de los actuales Juegos Olímpicos, el Papa Francisco dijo esperar que las Olimpíadas de Rio de Janeiro inspiren a atletas y espectadores a “combatir el buen combate“, conforme a la expresión de San Pablo, y a buscar como premio “no una medalla“, sino “algo más precioso: una civilización en la que reine la solidaridad, fundada sobre el reconocimiento de que todos somos miembros de una única familia“.

A fin de cuentas, la inmensa mayoría de la gente olvida la inmensa mayoría de los ganadores de medallas, pero su corazón preserva, en algún lugar, aunque sea inconscientemente, el impacto de los valores mucho más profundos que coronan a los verdaderos vencedores en la vida.

Por eso, Neil Horan, para mí, usted tiene una considerable dosis de razón al declarar que Vanderlei Cordeiro de Lima “no estaría ni cerca de ser una estrella” si no fuese por usted.

Si no fuese por usted, Neil Horan, Vanderlei muy probablemente habría ganado esa medalla de oro, pero muchos de nosotros hoy no recordaríamos su nombre, igual que no recordamos el de usted.

Si no fuese por usted, Neil Horan, Vanderlei muy probablemente no habría tenido la oportunidad, en ese maratón, de mostrar al mundo una nobleza de carácter y un espíritu olímpico raramente vistos en el coliseo mediático y mercadológico a que se reduce en nuestro tiempo la grandeza del deporte.

Si no fuese por usted, Neil Horan, muy probablemente no tendríamos un recuerdo tan punzante de que, en la vida de un verdadero ganador, la recompensa auténtica jamás vendrá en la forma de un objeto material colgado del cuello.

Que su pobreza de espíritu, Neil Horan, encuentre riqueza en Vanderlei Cordeiro de Lima. Que su “irritación”, Neil Horan, al verlo reconocido como mucho más que un mero ganador de la medalla de oro, dé lugar a una evaluación de sus propios valores.

Que usted, Neil Horan, pueda un día ser recordado por su nombre y por algo bueno que haya hecho, y no por algo que usted un día fue y ya no es: el “ex-sacerdote irlandés”, de nombre desconocido, que empujó a Vanderlei Cordeiro de Lima en el maratón olímpico de 2004. Y que su mente, Neil Horan, encuentre finalmente la paz.

Que Dios le bendiga.

Tags:
Juegos Olímpicosrio de janeiro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.