Aleteia

¿Cómo hablar de Dios a las víctimas del terrorismo y de los desastres naturales?

Comparte

Un sacerdote estadounidense pone en marcha un curso sobre «Pastorear en tiempos de tragedia»

Cada vez que sucede un acto terrorista o pasa un huracán, un tifón, un monzón, un tsunami o un terremoto, la gente se pregunta en los medios ¿dónde estaba Dios en esos momentos? ¿Por qué permitió el atentado en el Paseo de los Ingleses en Niza, o el tiroteo en el bar Pulse de Orlando? ¿Por qué la tormenta tropical “Earl” acaba de dejar 39 muertos en los estados mexicanos de Puebla y Veracruz?

Las preguntas pueden extenderse hasta el infinito. Y la Iglesia tiene que darle respuesta. Por ello, cobra relevancia el próximo seminario gratuito del 31 de agosto de 2016 que habrá de sustentar –en inglés—monseñor Stephen Rossetti, sacerdote y psicólogo miembro de la Escuela de Teología y Estudios Religiosos de la Universidad Católica de América en Estados Unidos.

El seminario lleva el nombre de “Pastorear en tiempos de tragedia: cuidar de sí mismos y de los demás en tiempos traumáticos” y tratará sobre la atención pastoral de víctimas de terrorismo y desastres naturales.

Monseñor Rosetti (1951) es autor de una numerosa obra bibliográfica, buena parte de ella dedicada a prevenir abusos sexuales dentro de la Iglesia y en atender con misericordia a las víctimas; es profesor, licenciado en psicología, guía de retiros espirituales y dedicado, como experto, a temas que tienen que ver con aspectos psicológicos y espirituales de los sacerdotes católicos.

El seminario se dará por medio de la plataforma del Saint Luke Institute de Silver Spring, Maryland, de donde monseñor Rosseti fue presidente y director entre 1996 a 2014. Actualmente enseña en la Facultad de Teología y Estudios Religiosos de la Catholic University of America.

Las aportaciones de monseñor Rosetti vienen de sus formación pastoral y académica, pero sobre todo de la experiencia, en 2005, cuando la ciudad de Nueva Orleans, en Luisiana, fue devastada por el ciclón “Katrina”. Y ahora lo aplica a las víctimas y a las sociedades atacadas por el terrorismo.

«Sería torpe pensar que esto no nos va a pasar a nosotros», dijo a medios católicos de Estados Unidos monseñor Rossetti. «Mire al número de diócesis (en Estados Unidos) en el último año que han sido afectadas directamente por terrorismo y tragedias. Yo creo que cada diócesis, cada orden, debería tener no sólo entrenamiento sino también un plan».

Según comentó, el trauma de las tragedias puede generar problemas de ira y frustración, pero también tiene efectos espirituales. «Esto también le sucede a los sacerdotes, esto puede afectar fuertemente su fe», advirtió monseñor Rosetti, sobre todo en caso de actos de terrorismo .

«Enfrentar un mal tan grande, tan devastador, deja una marca en las personas». El perdón y la bondad supera el poder del mal, incluso cuando las personas se sienten devastadas.

Según monseñor Rossetti, la formación es importante para saber actuar en próximos casos. «Tenemos todas las razones para pensar que esto se va a poner peor», concluyó. «Así que estemos preparados». La información del seminario (webinar) se puede ver en la página del Saint Luke Institute: https://sli.org/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.