Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La boda del corazón donado

Comparte

Entró a la iglesia de la mano de quien recibió como donación el corazón de su padre

Hay historias conmovedoras.  Y ésta es una de ellas.  Hace una década, en septiembre de 2006, Michael Stepien de 53 años de edad fue asesinado en Swissvale, Pennsylvania, por Leslie “Y” Brown (quien fue sentenciado en 2011 a cadena perpetua).  El móvil fue el robo.

Cuando murió su corazón se conservó por 24 horas y fue donado a Arthur Thomas, conocido como “Tom”, en Nueva Jersey.  Casi 10 años más tarde, el pasado 6 de agosto, la hija de Michael Stepien, Jeni, se casó con Paul Maenner en la Iglesia de San Anselmo, ahí mismo, en Swissvale, entrando al templo del brazo de Arthur Thomas.

“Estaba tan agradecida de que mi padre pudiera estar aquí hoy con nosotros en espíritu y corazón. Fue muy especial”, contó Jeni Stepien. “Fue el mejor día de mi vida”, dijo más adelante a CBS Pittsburgh, la chica dijo que la boda “no hubiera sido igual sin Tom”.

Jeni le pidió a Thomas que reemplazara a su padre al entrar al templo.  Y adelantó que quería que “toda la familia estuviera reunida” para un día tan especial.  Thomas y su esposa se trasladaron desde Nueva Jersey a Swissvale para hacer feliz a la hija del donante.

“Me escribió una carta, y me dijo: `Querido Tom, soy la hija del hombre cuyo corazón está dentro suyo, y me voy a casar el 6 de agosto. Una cosa más, si usted está dispuesto, ¿caminaría conmigo por el pasillo de la iglesia?’“, contó Arthur Thomas.

“Fue un honor acompañar al altar a la hija del hombre que te ha regalado su corazón”, completó el hombre que oficializó de padrino. Había estado 16 años esperando un corazón. “Estaba a las puertas de la muerte cuando Michael fue asesinado. De no ser por él, hubiera muerto en los días siguientes”, explicó.

Desde que recibió el corazón, en 2006, Thomas y la familia del donante hablaban por teléfono, se enviaban regalos e intercambiaban cartas. Pero nunca se habían visto personalmente. Hasta ahora: “Con solo abrazarlo –dijo Michelle Stepein, hermana de Jeni- me sentí muy cerca de mi padre otra vez, lo cual ha hecho que este día fuera perfecto. Era lo que yo necesitaba”.

Por su parte, la novia terminó diciendo: “Es como haber tenido a mi papá aquí, pero también queríamos compartir esta historia, para que otras personas vean que donar órganos sí importa”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.