Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ideología de género en Colombia: ¡Nuestros hijos no son del Estado!

Facebook Angela Hernandez
Comparte

Familias colombianas piden respeto a la patria potestad ante manual que quiere imponer esta ideología en la educación

En estos días miles de colombianos, a través de las redes, se han empezado a movilizar debido a las declaraciones reiteradas de la ministra de Educación, Gina Parody, de querer revisar el Manual de Convivencia de todas las instituciones educativas del país con el objetivo de que estos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género.

Al otro lado, y haciendo parte de la mayoría de colombianos en desacuerdo, está la diputada Ángela Hernández, quien denuncia la interpretación que el ministerio ha realizado del artículo 20 de la ley 1620 que el Gobierno Nacional implementó en el año 2013 para crear una ruta de atención en casos de violencia y un sistema nacional único de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos.

Hernández ha declarado para El Tiempo que un número considerable de padres de familia y rectores de varios colegios la han buscado para manifestarle su preocupación frente a las indicaciones que funcionarios del Ministerio de Educación hacen en los planteles para fomentar los baños y uniformes mixtos y la implementación de la cátedra de sexualidad “basada en la ideología de género para decirle a la niña y al niño que no tienen un sexo definido por haber nacido con un pene o una vagina, sino que el sexo es algo que se construye y que tienen derecho a explorar y construir”.

Para muchos es evidente que se trata de una imposición que atenta contra los derechos que tienen los padres de educar a sus hijos y de los niños de ser protegidos íntegramente.

Catalina Roa, ha querido compartir con Aleteia sus opiniones al respecto. Ella es madre de cuatro hijos y actualmente trabaja en el Foro Nacional de la Familia como directora y es Orientadora Familiar de profesión.

Es una apasionada por la familia: “Trabajo por la familia por ser el ámbito donde se enseña a amar. Trabajo por la familia porque es donde la persona debe crecer, donde debe encontrar un amor incondicional, donde se estructura su personalidad para así salir al mundo y poder construir vínculos sanos, que permitan enriquecer la vida de muchos, donde la persona aprende los valores morales, espirituales, donde aprende a trabajar para dejar un mundo mejor.”

 ¿Qué hay detrás de nuevas políticas?

 La preocupación de muchos rectores y padres de familia radica en la ideología de género que se está buscando impregne a la sociedad colombiana. A través de la modificación de los Manuales de Convivencia, se quiere imponer que esta sea una estructura transversal en todas las materias.

La protesta de los colombianos que no están a favor de esta colonización ideológica no radica en credos. “Se trata ciencia, de sentido común, de principios, es cuestión de supervivencia y de bien para toda la humanidad”, dice Catalina quien cita lo que el Colegio Americano de Pediatría ha dicho sobre la ideología de género: “La sexualidad humana es un rasgo binario biológico y objetivo Los genes XX o XY son marcadores genéticos de salud, no marcadores genéticos de un trastorno, lo normal en el diseño genético humano es ser concebido macho o hembra”.

“No se nace con género se nace con sexo biológico, dice Catalina. Así mismo, el género femenino y el género masculino son condiciones que en mujeres y hombres respectivamente van desarrollando la feminidad y masculinidad que los hace madurar y posibilita el ejercer, en la adultez, una sana sexualidad dentro de la vida matrimonial, concretándose en el proyecto de familia donde la madre y el padre son únicos, irrepetibles, diversos y complementarios, y su presencia y labor son indispensables para el equilibrio en la formación de la personalidad”.

Mi hijo, mi responsabilidad

Muchos de estos padres de familia marcharán pacíficamente este miércoles 10 de agosto pidiendo el respeto a la patria potestad, a los principios morales, éticos y religiosos, a la libertad de educar según los propios criterios.

El Estado no puede obligar a que todos los colegios impartan los mismos principios, pues por algo cada padre de familia decide en qué colegio quiere que se forme su hijo cuando se trata de una educación no subsidiada por el Estado, y en la que los padres de familia pagan altísimas sumas de dinero para lograr ciertos objetivos de educación y formación en sus hijos.

En el caso de la educación pública tampoco el Estado puede imponer una ideología, menos aun cuando se sabe que esta ideología de género es nociva para cualquier ser humano y no es justo que los programas educativos quieran imponer esta ideología perversa. Son los padres los primeros responsables de educar a sus hijos; estos no son del Estado.

“Somos los padres los que sabemos que queremos estructurar en nuestros hijos, que visión ética y moral queremos que interioricen, que herramientas y que valores darles para la vida. Además, esta formación se da básicamente desde las creencias, valores y principios tradicionales, en el día a día, con las acciones cotidianas que papá, mamá y hermanos viven y que van formando una identidad humana y en el caso de mi fe, una identidad cristiana cuyo propósito es que la familia haga vida el mandamiento del amor: ‘Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos’”, dice Catalina.

La verdadera educación que necesitan los colombianos

El Estado colombiano tiene que actuar según el principio de subsidiariedad. Prestar un servicio idóneo a la familia, sin querer imponer ningún tipo de contenido ideológico ya que esas imposiciones son propias de los estados totalitarios. Debe permitir vivir según la Constitución y apoyar a las familias en la tarea de educar a los niños según los principios y valores que cada uno considere importantes.

La preocupación del ministerio ha de ser que todos los niños de Colombia tengan acceso a una educación digna.

Finalmente, muchas instituciones en Colombia a favor de la familia están convocando a una Marcha este miércoles 10 de agosto. Es importante hacernos presentes para defender lo más preciado que tiene una sociedad: los niños.

Por más información: Foro Nacional de la Familia; Twitter: Mesa Nacional de Educación y Autonomía Educativa.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.