¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué hace un astronauta en la fachada de la catedral de Salamanca?

Carlos Espejo-cc
Comparte

Una relativamente reciente reconstrucción de la fachada de la Nueva Catedral incluye un dragón comiendo helado, y un astronauta con casco y traje

Salamanca, amén de ser el hogar de la célebre universidad en la que san Juan de La Cruz estudió bajo la tutela de Fray Luis de León, es también la casa de dos magníficas catedrales conocidas comúnmente como “la catedral vieja” y “la catedral nueva”.

La vieja, que se comenzó a construir en el siglo XII, y se terminó a finales del XIV, está dedicada a Santa María de La Sede, y es de estilos gótico y románico ibérico. Podría, fácilmente, ser una de las más antiguas en toda Europa.

Más de uno se ha sorprendido al ver a un astronauta, junto a una especie de fauno comiendo helado de una barquilla, entre los motivos decorativos de su fachada
Antonio Jose Fernandez-
Más de uno se ha sorprendido al ver a un astronauta, junto a una especie de fauno comiendo helado de una barquilla, entre los motivos decorativos de su fachada

Cuando la catedral nueva comenzó a construirse, se pensó en demoler esta anterior, pero la demora en los trabajos hizo que se desistiera de ello: el inicio de la construcción de la “nueva” está fechado en 1520, y el edificio sólo se terminó en 1733.

Así las cosas, la vieja catedral seguía siendo necesaria para celebrar la liturgia, de modo que permanece en pie, hasta el día de hoy.

Como se ve, la catedral “nueva” no es, tampoco, tan nueva. Por eso, más de uno se ha sorprendido al ver a un astronauta (junto a una especie de fauno comiendo helado de una barquilla) entre los motivos decorativos de su fachada, al punto de que más de un blogger ha caído, por ingenuo, en las típicas especulaciones a propósito de ovnis viniendo a visitar a la humanidad y echándole una mano a la hora de construir sus grandes monumentos.

El astronauta, obra del cantero Miguel Romero, es parte de una adición hecha a la fachada de la catedral en el año de 1992, cuando se inició un necesario proceso de restauración, dirigido por el arquitecto Jerónimo García de Quiñones
Marc-CC
El astronauta, obra del cantero Miguel Romero, es parte de una adición hecha a la fachada de la catedral en el año de 1992, cuando se inició un necesario proceso de restauración, dirigido por el arquitecto Jerónimo García de Quiñones

Lejos de eso, el astronauta, obra del cantero Miguel Romero (que de extraterrestre no tiene nada), es parte de una adición hecha a la fachada de la catedral en el año de 1992, cuando se inició un necesario proceso de restauración, dirigido por el arquitecto Jerónimo García de Quiñones.

La restauración fue parte de una exposición temporal que se llevó a cabo en la misma catedral, y que llevó por nombre “las edades del hombre”.

El diseño procuró seguir la estética de la decoración de la catedral, pero incluyendo motivos que tuviesen, al menos, un guiño de contemporaneidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.