Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 13 junio |
San Antonio de Padua
home iconActualidad
line break icon

La mina (The Night Watchman): En lo más profundo

Tonio L. Alarcón - publicado el 29/07/16

Pretende construir una pieza de género con vocación internacional, pero se le notan en exceso las costuras y la intención imitativa

Antes de que la aprobación del decreto Miró se llevara por delante, con la excusa de la calidad cinematográfica –que, como bien es sabido, siempre depende del punto de vista del que la califica como tal–, a la escasa industria cinematográfica que había logrado consolidarse en nuestro país tras las zancadillas del franquismo, una parte de la misma se nutría de la producción de explotations genéricas que, fueran concebidas o no en coproducción, solían tener la vocación de funcionar en el mercado internacional… Pensando, sobre todo, en los programas dobles.

Esa es la intención, al menos sobre el papel, de La mina (The Night Watchman): construir un relato de terror utilizando el lenguaje y las herramientas de la industria estadounidense, pero rodándolo en España –de hecho, la filmación se llevó a cabo en los alrededores del pozo Montsacro, en el concejo de Morcín, en Asturias– y con técnicos autóctonos.

El problema es que al resultado se le notan demasiado las costuras, tanto en la impostura de un dibujo dramático demasiado derivativo –la relación entre un antiguo preso, Jack (Matt Horan), y su hermano, el pastor Mike (Jimmy Shaw), está repleta de tópicos y de lugares comunes– como, sobre todo, la absoluta falta de convencimiento en el empleo de los tropos del género.

Tanto el director del largometraje, Miguel Ángel Jiménez, como su guionista de cabecera, Luis Moya, se habían movido en sus anteriores colaboraciones cinematográficas, Ori y Chaika, en el terreno del drama comprometido.

Quizás por ello, a la hora de construir la tensión que se supone que debería latir tras las imágenes de La mina (The Night Watchman), lo que acaban exhibiendo es una notable incapacidad para densificar la atmósfera, para enrarecer los espacios en los que se mueven sus personajes y convertir las experiencias como vigilante de una mina abandonada de Jack en una especie de proyección de la inestabilidad psicológica que, en teoría, debería caracterizarle –como les ocurría a los protagonistas de dos largometrajes similares que sí jugaban bien sus bazas genéricas: Session 9 y La sombra de la noche– por culpa de un pasado traumático convenientemente desdibujado.

Lo peor del filme está, de hecho, en el (excesivo) tiempo que, siendo un proyecto que se vende a sí mismo como una pieza de terror psicológico, le dedica a un grupo de protagonistas que insisten en moverse dentro de los límites del estereotipo más ramplón y más irritante.

No hay evolución dramática, ni consecuencias a sus acciones previas, sino situaciones culebronescas de libro que no funcionan, sencillamente, porque ni Jiménez ni los actores –todos ellos muy limitados, o mal dirigidos– son capaces de generar la más mínima empatía hacia ellos.

Pero ni siquiera cuando La mina (The Night Watchman) se vuelca en su (supuesto) gancho comercial, las (escasísimas) secuencias de terror, el largometraje logra tomar algo de oxígeno.

Más que nada porque, por más que Jiménez haya intentado empaparse del estilo de los miembros del splat pack –tanto la planificación como el (espléndido) trabajo de diseño de producción de Ion Arretxe parecen referir a la versión de Las colinas tienen ojos de Alexandre Aja–, la realidad es que no logra generar inquietud, ni tensión alguna, a pesar de la intención imitativa de su trabajo de cámara.

No hay visceralidad en lo que muestra en pantalla, en parte porque no cree en lo que está rodando –los momentos supuestamente gore no transmiten la más mínima fuerza: no hay más que ver el momento en el que degüellan a determinado personaje principal–, y en parte porque, como antes señalaba, no ha sido capaz de generar un vínculo emocional entre el espectador y la narración.

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.