Aleteia

El Código del Anciano, un sueño de jóvenes

Comparte

Una universidad para mayores, jubilación, integración, acabar con el maltrato,… una propuesta desde Uruguay

Allison Kennedy es una joven de 25 años, licenciada en Comunicación Social por la Universidad Católica del Uruguay y preocupada por salvaguardar los derechos de los adultos mayores. Es por ello que desde hace un año está impulsando la actualización del Código del Anciano para que se convierta en proyecto de ley.

El original había sido creado por su abuelo, el geriatra gerontólogo Antonio Ferrara, en la década del 80, junto a la doctora Delia Giudice. Ahora, su sueño es lograr que no quede plasmado solamente en el papel, sino que pueda ponerse en práctica.

A través de una amplia difusión mediática, también en redes sociales con campañas específicas y el inicio de los contactos a nivel político y social, Allison está promoviendo esta idea.

“He encontrado compromiso de todos y ha tenido mucha repercusión en la gente”, expresó Allison a Aleteia.

En cuanto a los objetivos del Código, indicó que el original ya de por sí era muy visionario, pero actualmente realizó algunos cambios.

“La parte de maltrato hacia los adultos mayores todavía está contemplado, pues hace 25 años también existía. Mi abuelo promovía la creación de una universidad de la tercera y cuarta edad. Pero también hay muchas cosas como la jubilación, la vivienda que son nuevas”, expresó.

El proyecto cuenta con más de 200 artículos divididos en varios capítulos, entre los que se destaca el papel del adulto mayor en la sociedad y su ubicación. También indica la creación de comisiones, además de otros temas como protección civil, trabajo y salud.

Propone también la creación de clubes estatales para promover la integración de las personas de la tercera edad, de la creación de comunidad, pero también contemplar lo referente a hogares y otros centros.

“Se puede mejorar la calidad de vida de muchos adultos mayores. No quiero que quede registrado en un papel, quiero que se aplique a nivel social. Si se aplica se estaría cumpliendo mi sueño”, prosiguió.

Allison también indicó que durante el proceso de investigación para desarrollar su iniciativa no encontró otras experiencias similares a nivel internacional.

“Así como existe un Código del Niño puede existir un Código del Adulto Mayor. En otros países hay leyes, pero no conozco otros códigos”, indicó.

¿Código de referencia internacional?

La joven uruguaya recordó que cuando el proyecto original fue presentado por su abuelo ya se creía que era posible que se desarrollara un código a nivel internacional.

Ahora, con esta actualización, si bien Allison aún entiende que falta mucho para poder llegar a esa instancia, no descarta que así sea e incluso reconoció que el objetivo fue contemplado.

“A mí me gustaría muchísimo que este código sea modelo a nivel regional y mundial, pero soy consciente de que hay muchos organismos internacionales como Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA) deberían brindar apoyo si fuera a nivel mundial”, precisó.

Igualmente, desde otros países algunas personas la han felicitado por su trabajo. “Desde Perú me dijeron que estaría bueno que se apruebe a nivel regional porque hace falta que se contemplen los derechos del adulto mayor. Se han contacto conmigo desde Argentina y otros países”, aseguró.

¿Los ancianos, material de descarte?

Uruguay es uno de los países de América Latina con mayor número de adultos mayores de la región, pero el fenómeno, en cuanto a este aumento, no es exclusivo y hay otros países de la región como Chile donde el tema también preocupa mucho.

En varias oportunidades se ha generado el debate sobre el rol de los ancianos en la sociedad y si deben ser considerados “material de descarte o no”.

“Creo que es muy subjetivo considerar a un adulto mayor como descarte o no, porque depende de los valores de cada persona. Hay muchos que se preocupan muchísimo por sus adultos mayores y otros que no y los dejan al abandono», dijo.

«La idea es atender y generar una gerocultura (contemplar a las personas mayores de una forma integral e integradas en la sociedad de la que forman parte) dentro de la sociedad uruguaya para educar en la importancia del adulto mayor en la sociedad y buscar para los casos en que se los abandone se les quiera más, se les cuiden más y se les valore más”, sostuvo.

El sueño de que llegue a Francisco

“’Me gustaría contar con el apoyo de la Iglesia católica y me gustaría enviarle a al cardenal uruguayo Daniel Sturla una copia del original redactado por mi abuelo y una copia actualizada. También me gustaría enviarle al papa Francisco la copia actualizada del adulto mayor», explicó.

«Uno de mis sueños es que llegue al papa Francisco. Me gustaría pedirle una bendición sobre el proyecto y para todos los ancianos del mundo”, agregó Allison.

Según estima la joven, este año el anteproyecto de ley podría ser considerado por el Parlamento uruguayo.  

“Lo importante es que ingrese el proyecto con ayuda de todos. Creo que va a ingresar a estudio. Con respecto a probarse lleva un tiempo y depende de los políticos, de los legisladores”, manifestó.

“Muchos jóvenes han contactado conmigo porque dicen también que quieren trabajar y ayudar en el tema. Los motiva ver a una persona joven como ellos preocuparse por los adultos mayores”.

Estas expresiones de Allison, más el arduo trabajo de promoción y reflexión sobre el tema que viene realizando desde hace tiempo, no hacen más que confirmar que mejorar la vida de los adultos mayores es también un sueño de jóvenes.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.