Aleteia

Chile: El desafío de crecer cuidando los activos ambientales

Comparte

El modelo económico chileno basado en recursos naturales está llegando a su límite, según la OCDE

«Chile es una potencia económica de América Latina, y la pregunta de los próximos 25 años es si podrá mantener ese crecimiento protegiendo al mismo tiempo su base de activos ambientales», expresó Simon Upton, director de Medio Ambiente de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) durante la presentación sobre la segunda Revisión del Desarrollo Ambiental de Chile se realizó en la capital Santiago y donde se exhortó al país a reducir las amenazas medioambientales.

Así pues, esta es una de las principales conclusiones del informe que estable que el modelo económico utilizado en Chile basado en los recursos naturales está llegando a su límite.

En ese sentido, destaca el informe publicado en el sitio oficial de la OCDE, Chile es una de las economías integrantes del organismo “que consume los recursos más intensivos”, además de una fuerte dependencia de sus recursos naturales como el cobre, la agricultura, la silvicultura y la pesca.

Esto trajo como consecuencia la contaminación del aire en zonas urbanas e industriales, pérdida de hábitat y vulnerabilidad ante el cambio climático.  También destaca que aún más del 95% de los residuos todavía se depositan en los vertederos.

Es por ello que para Upton uno de los principales desafíos para Chile es mantener su crecimiento económico, pero protegiendo al mismo tiempo sus activos ambientales.

El informe también hace referencia a los avances en cuento al uso de energías renovables en Chile. No obstante, las emisiones de gases de efecto invernado han ido en ascenso en los últimos años y se espera que la tendencia continúe.

En 2015, Chile se ha comprometido a reducir la intensidad de estas emisiones en un 30% de 2007 a 2030, o incluso a llevar el destino del 45% si el apoyo financiero internacional es suficiente, señala el informe.

Las recomendaciones

A raíz de esta revisión ambiental–la cuarta evaluación desarrollada en conjunto por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la OCDE- se realizaron una serie de recomendaciones.

Entre ellas se destacan mejorar la recopilación de datos ambientales y hacerlos accesibles a los organismos públicos e internacionales.  También se pide que se aplique el impuesto sobre las emisiones de CO2, además de aumentar la tasa de impuesto sobre el carbono.

Otro de los temas que recomienda la evaluación tiene que ver con el desarrollo de planes para luchar contra la contaminación del aire en todas las áreas donde no se cumplan con las normas de calidad, evaluando y actualizando lo planificado. En ese sentido, en los últimos días también trascendió que Chile presenta el segundo nivel de esmog más grave de los países de OCDE, reproduce La Tercera.  

“Todos los años el 15% de la población chilena está expuesta en promedio a más de 35 Ug/M3, la segunda mayor concentración registrada en el seno de la OCDE”, expresa el documento.

Gracias a esto más de 2 millones de personas (de un total superior a los 17 millones) están expuestos a altos índices de esmog.

Finalmente, el informe sobre la evaluación ambiental hace referencia a otras recomendaciones basadas en darle prioridad a los usos esenciales del agua, además de identificar más fuentes de financiación para alcanzar los objetivos climáticos.

De esta manera, Chile tiene un enorme desafío. Queda en manos de los responsables hacer lugar a las recomendaciones para lograr que el país siga creciendo, pero no a costa del abuso de sus recursos naturales y poniendo en riesgo la salud de su población.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.