¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Turquía; «El llamado de las mezquitas a favor del gobierno, decisivo para que fracasara el golpe»

Comparte

Cuando en Turquía se extendió la noticia del intento de golpe, la Dirección Nacional de Asuntos Religiosos ordenó que los imanes de las mezquitas lanzasen inmediatamente la “Salah” por los altavoces, la oración ritual islámica, para expresar apoyo al gobierno y a las autoridades estatales.

Esta intervención, decisiva para mostrar el apoyo popular al gobierno y hacer fracasar el golpe de estado, “no tiene precedentes en la historia reciente de Turquía, pero se puede ver algo similar si se retrocede a los tiempos del imperio otomano, cuando el sultán llamaba a las mezquitas a organizar el apoyo popular contra las rebeliones de los jenízaros, que eran su guardia personal”.

Esta pintoresco comparación histórica es mencionada por el analista geopolítico Emre Oktem, profesor de derecho internacional en la Galatasaray University de Estambul. “Dada la importancia crucial de aquella elección” se atreve a hipotizar el analista turco “se puede imaginar que quienes han ordenado esa acción tenían presente esta experiencia histórica y lejana y han querido actualizarla”.

En una conversación con la agencia Fides, el profesor Oktem ofreció algunas reflexiones, para nada descontadas, sobre lo que sucedió en Turquía el pasado viernes 15 de julio: «Sorprende, desde el punto de vista de la que Curzio Malaparte definiría la ‘técnica del golpe de Estado’, que los aspirantes golpistas hayan tratado de repetir un esquema idéntico al del golpe de mayo de 1960, y de los golpes que vinieron después. Hay un anacronismo de más de medio siglo. Como si no se dieran cuenta de que vivimos en 2016. Por ejemplo, trataron de ocupar la red televisiva estatal. Pero en 1960 era suficiente apoderarse de la red radiofónica para condicionar a todo el país. Ahora hay miles de canales de tele y de radio… Querían nombrar representantes militares de alto rango como encargados de la Banca nacional, como se intentó hacer en los años setenta. Pero ahora estamos en el siglo XXI, la economía global se mueve por otros rieles, no es suficiente controlar la Banca del Estado… Es de cid, los golpistas no parecían tener presentes las dinámicas reales que vive el pueblo turco».

En relación con el futuro, añadió Oktem, todavía es demasiado pronto para intuir cuáles serán las repercusiones del golpe fracasado a nivel nacional y a nivel global. El movimiento de Fethullah Gülen, el intelectual que vive en los Estados Unidos, fue durante mucho tiempo un elemento importante del frente islámico que apoyaba a Erdogan. Ahora los aparatos del gobierno turco indican que Gülen es quien inspiró el golpe, y podrían pedir su extradición a los Estados Unidos. «Si los Estados Unidos se negaran», añadió Oktem, «podría nacer una crisis con Turquía, justamente en el momento en el que los dos países deberían colaborar en la lucha contra el terrorismo. Además, hay que verificar cómo serán juzgados los militares y los funcionarios de Estado arrestados. Si sus procesos serán ilegales, se crearán nuevas tensiones sociales y se abrirá la puerta a nuevas crisis».
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.