¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La clase de esgrima: La paternidad es incondicional

Comparte

Un hombre perseguido por hacer la guerra, obligado, en el bando nazi

El director finlandés Klaus Härö ya demostró en su anterior película, Cartas al Padre Jacob (2009), una habilidad para contar historias muy humanas desde una sobriedad plástica –y emocional- que inevitablemente recuerdan a la de su paisano Aki Kaurismaki o a la del francés Robert Bresson.

La clase de esgrima se basa en la historia real de Endel Nelis, un profesor de esgrima estonio, que fundó una de las más célebres escuelas del arte del florete de Europa.

El argumento arranca en 1950, con la Guerra Mundial recientemente terminada, cuando nuestro protagonista llega desde Leningrado a la población estonia de Haapsalu.

En dicha guerra él fue obligado a alistarse en el Ejército alemán, como tantos compatriotas. Con la anexión soviética de Estonia, se inicia una persecución de todos los estonios que hicieron la guerra en el bando nazi.

Por ello Endel piensa que en ese pueblo perdido puede sentirse seguro, y comienza a trabajar de profesor de esgrima en un colegio. Pero la policía política de Stalin está dispuesta a buscarle hasta los confines de la Unión Soviética.

Esta película es la historia de un hombre que se convierte en “padre” sin haberlo planeado, y cuyo destino será elegir entre ejercer una paternidad incondicional o dar prioridad a su propia seguridad personal.

La mayoría de sus alumnos son huérfanos, bien por la guerra bien por la ocupación soviética, y él se convierte en la referencia adulta y paternal que necesitan.

En este sentido, la cinta tiene muchos ecos de películas como Los chicos del coro o Las flores de la guerra, pero sin la emotividad de la primera ni la dureza de la segunda.

La clase de esgrima se entronca en el reciente cine europeo de revisión histórica, y más concretamente en ese grupo de películas que reflexionan sobre el drama de la Estonia del siglo XX, como pueden ser 1944, estrenada hace una semana, o la premiada Mandarinas, cuyo protagonista, Lembit Ulfsak, también trabaja en este film.

La clase de esgrima estuvo nominada como Mejor Película Extranjera en los Oscars y en los Globos de Oro de 2016. Sin duda el cine europeo sigue vivo en los países del Este.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.