Aleteia

Bolsos millonarios: Esclarecer hechos y que actúe la justicia

Comparte

La Iglesia en argentina quiere que se investigue a las “monjas” y al obispo fallecido

Imágenes de cámaras de seguridad parecen indicar que el exfuncionario argentino encontrado mientras quería esconder bolsos con millones de dólares en un monasterio fue ayudado esa madrugada por al menos una de las religiosas que en él habitaban.

En las imágenes, difundidas en televisión, se ve a una mujer con hábito abrir la puerta al exsecretario de Obras Públicas José López, y ayudarlo a ingresar los bolsos, en los que había cerca de 9 millones de dólares en efectivo, aun con un arma de guerra a menos de un metro de la puerta.

Lo visto se contradice con lo declarado por la policía, cuyos efectivos aseguraron que al llegar al monasterio y al preguntar si había alguien allí, inicialmente la religiosa negó todo.

Además, según trascendió en la prensa, la justicia ya investiga llamados telefónicos que se realizaron, y determina pericias, entre los teléfonos de López y su esposa y el convento.

Se busca establecer si existe complicidad entre los habitantes del convento y el exfuncionario para ayudarlo a esconder dinero.

La escandalosa situación “afecta mucho a la imagen de la Iglesia en la Argentina”, declaró el nuncio Apostólico al diario La Nación.

Este matutino publica además una entrevista con José María Arancedo, presidente de la conferencia episcopal, que aclaró que la “Iglesia debe colaborar con la Justicia para esclarecer la verdad de los hechos y someterse a sus dictámenes”.

Sobre cómo la investigación podría involucrar al fallecido obispo Rubén Héctor Di Monte, emérito de Mercedes-Luján, quien habitaba el convento y frecuentaba una relación con José López y otros exfuncionarios hoy sospechados de corrupción, el presidente del episcopado se mostró abierto a que se investigue toda participación en actos ilícitos.

“La Iglesia no puede, por sentido corporativista, negar si ha habido hechos. Siempre va a ser mi hermano obispo, pero si uno tiene que reconocer que ha actuado mal, lo tiene que hacer», dijo.

«Lo corporativo tiene un límite y ese límite son los valores de la verdad y la justicia. A uno le puede doler, pero si ha cometido un acto ilícito, tengo que reconocerlo, decirlo y lamentarlo. No se lo puede encubrir por un sentido de cuerpo”, añadió.

“Alentamos a la Justicia a que actúe, nos ponemos a disposición de los jueces”, aclaró Arancedo.

Asimismo, se ha confirmado que las involucradas no eran en verdad monjas, como inicialmente se difundió. Tal como publicó Aleteia, se trata efectivamente de mujeres consagradas a un instituto, que, aclaró Arancedo, se encuentra en proceso de evaluación para su aceptación desde Roma. El obispo fundador sí las había autorizado a utilizar hábito.

El “Monasterio” había sido recientemente refaccionado para ser utilizado como Casa de Ejercicios. Se está investigando, asimismo, el origen de los fondos con los que se realizó el acondicionamiento, ya que podrían haber sido concedidos fondos públicos para ello.

“Puede haber colaborado el Gobierno, también empresarios, no sé. La Iglesia quiere que se esclarezcan los hechos, que la Justicia actúe con independencia y libertad, y somos los primeros, nosotros, en necesitar la claridad de los hechos”, dijo Arancedo.

Tanto la hermana Alba -superiora del instituto registrado como Asociación Privada de Fieles denominado “Monjas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima” y quien colaboraba con el obispo desde que este había sido obispo de Avellaneda- como el mismo Di Monte, fallecido en mayo de este año, aparecieron en distintas imágenes siendo saludados en el monasterio por distintos exfuncionarios, entre ellos la actual gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, hermana del expresidente Néstor.

Esa noche no era la primera vez que López visitaba el convento, y de hecho hay imágenes que lo muestran participando de una Eucaristía en la capilla.

La irregularidad por los millones de dólares encontrados en tan sospechosa actitud ha sido condenada públicamente de manera prácticamente unánime, tanto por referentes del anterior Gobierno, como la misma expresidenta Cristina Kirchner, como por voceros del actual Gobierno.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.