Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cleofás
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Dios, descansar en mí?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/07/16

Allí donde están mis miedos y mis deseos, donde está mi sed y mi niñez, que entre

Jesús va a descansar a casa de sus amigos:“En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra”.

Jesús entra en un aldea y Marta lo recibe en su casa. En otro pasaje del evangelio leemos que “Jesús amaba a Marta, a su hermana María y a Lázaro”. Era una familia a la que Jesús quería. Jesús añoraría su hogar, primero en Nazaret, después en Cafarnaúm.

Todos queremos tener nuestra alma en un lugar y dejar que eche raíces. Los olores, los recuerdos, la luz. Jesús echaría de menos su casa. Y al final del día, cansado, necesitaría lugares donde poder reposar.

Betania es, en medio del camino a Jerusalén, un lugar de descanso y de paz. Jesús descansa en aquellos amigos ante los que no tiene que hacer nada especial. Sólo compartir la vida. Sólo descansar y callar. Reír y pasar el rato.

No le exigen milagros ni palabras de altura. Sólo compartir el día. La comida, el descanso. Allí Jesús puede reclinar la cabeza. Puede estar en paz. Puede desahogar su alma. Esos tres hermanos son su casa. Son los suyos.

Muchas veces se dice que Jesús estaba en Betania. Fue su lugar de reposo los días previos a su pasión. Hoy es descanso en medio de su camino. Jesús camina entre nosotros. Marta lo recibe, lo acoge. Marta le dice siempre lo que piensa. Hay confianza entre ellos.

Me gusta esa confianza. Jesús quiere a esa familia y comparte la vida con ellos, reposa en ellos. Jesús descansa en los hombres.

Del mismo modo, Dios se detiene hoy a la puerta de la casa de Abrahám: “El Señor se apareció a Abrahán junto a la encina de Mambré, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda, porque hacía calor. Alzó la vista y vio a tres hombres en pie frente a él. Al verlos, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y se prosternó en tierra, diciendo: – Señor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Haré que traigan agua para que os lavéis los pies y descanséis junto al árbol”.

Es un Dios que pasa ante mi puerta. Que camina. Que llega hasta mi vida y mi casa. Dios busca descanso en mí. Parece extraño. Normalmente soy yo el que busca descanso en Dios. Pero hoy es Dios el que busca descanso.

A veces pienso que tengo que hacer muchas cosas para llegar a Dios. Salir a buscarlo. Hacer cosas grandes porque mi vida es muy pequeña. Y hoy nos muestra Dios cómo es Él el que llega ante mi casa, caminando.

Se hace presente en mi vida, sale a mi encuentro. Y si quiero, lo puedo hacer pasar dentro. Y entonces mi casa cambia para siempre. Nada será igual desde que Dios entra.

Un pasaje del Apocalipsis dice: “He aquí que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo”. Es Dios el que busca al hombre y se detiene ante su puerta. Lo mismo hace conmigo. Y yo la abro, y dejo lo que estoy haciendo. Y salgo también a su encuentro.

Dios quiere comer conmigo. En Mambré. En Betania. Eso quiero para mi vida. Quiero que pase dentro, que no se quede en mis afueras, que entre muy dentro, en lo más profundo de mi corazón. Allí donde están mis miedos y mis deseos, donde está mi sed y mi niñez. Que entre. Y que lo cambie todo.

Que me dé vida y cumpla su promesa de fecundidad como lo hizo con Abraham. Que sea mi amigo como en Betania y le pierda el miedo. Que se quede allí donde soy quien soy y me sienta amado así.

Jesús siempre vuelve. Porque nunca se va, siempre llega de nuevo. Él busca un amor que acoja. Una casa con las puertas abiertas.

La hospitalidad es muy importante. Quiero ser hospitalario. Es fundamental aprender a acoger en el servicio. Aprender a acoger en el cariño.

Abrahám acoge en Mambré al mismo Dios. En Betania los tres hermanos acogen a Jesús. Mambré y Betania se unen en una misión común: ser hogar para Dios. Allí podrá descansar Dios. Allí podrá descansar el hombre.

No sé si mi vida se parece a Betania o a Mambré. Quiero que a Dios le guste pasear por mi alma enferma. Descansar allí donde yo mismo no descanso y me turbo. ¡Qué paradoja! ¿Cómo haré para que Dios descanse en mí que necesito tanto el descanso? Me aburgueso, me vuelvo tibio. Desnutrido, sin vida. Y ahí quiere Dios descansar, en medio de mi desorden.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.