Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
San Luis Versiglia y san Calixto Caravario
home iconActualidad
line break icon

Cine clásico: Tiburón, el infierno blanco

Jaws

UNIVERSAL

Josep Maria Sucarrats - publicado el 16/07/16

Si en la playa no has jugado a ser Tiburón, no has tenido infancia

Ficha técnica:

Tráiler:

Año: 1975

País: Estados Unidos

Director: Stephen Spielberg

Guión: Peter Benchley, Carl Gottlieb

Música: John Williams

Fotografía: Bill Butler

Género: Terror-Drama

Duración: 124 minutos.

Reparto: Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss, Lorraine Gary, Murray Hamilton, Carl Gottlieb

Clasificación: No recomendada para menores de 13 años

Como mínimo, hay toda una generación con una melodía en la cabeza: la de ese ostinato intrigante de John Williams (Oscar merecidísimo) acompañando la aleta blanca de un tiburón gigante. ¡Peligro: el mal acecha!

Estás en la playa, en un pueblo costero como Amity Island (¡menuda gracia el nombre!), con tus hijos y sus flotadores; les ves bañándose en el océano donde hace poco te aseguraban que había un depredador; sientes un escalofrío en la espalda pero te crees el ser más seguro del mundo (el mal ha sido eliminado), y de repente… la musiquilla, la aleta de tiburón, y ¡zas! un bañista menos.

Cada cierto tiempo el azul del mar cinematográfico se tiñe de rojo. Tiburones, pirañas, ballenas, seres abisales, etc. Existe todo un mundo de entes terribles en esa agua que se mece bajo nuestros pies flotantes.

Este verano, Infierno azulnos devuelve a este terror. En este blockbuster, tenemos bañadores mínimos y surfistas guapos y rubiales en el agua; pero tenemos también todos los clásicos: el mar paradisíaco que se torna infierno, la boya de balizamiento y el avieso escualo. El mal persiste y es sempiterno, el hombre no puede con él.

Desde el Leviatán, las sirenas de Ulises o las bestias del abismo de ultramar, hasta la ballena de Moby Dick o al mismísimo tiburón, el mar ha sido emblema de esa lucha del hombre contra la iniquidad.

Tiburón de Spielberg es un clásico que se acerca más a esta literatura clásica que al mero filme de acción contra un monstruito.

Como será habitual en el rey Midas, la trama contiene lo propio de una lucha metafísica contra el mal, gracias a muchoterror hitchcockiano y a mucha catarsis final.

El bicho, como el demonio, es astuto y ambiguo; ojos sin vida de muñeca que se vuelven blancos al matarte.

Desde esa primera secuencia inicial (fiesta jipi, erotismo, baño y muerte), Spielberg te ancla en la butaca. ¿Nos creíamos a salvo? «Gritas tiburón, y cunde el pánico». No es cuestión de psicología, se trata de una lucha real.

El golfo, un escualo solitario, busca una y otra vez tragarse a los bañistas aburguesados de la población en una estructura narrativa tan antigua como las narraciones bíblicas o el cuento tradicional.

Un personaje profetiza una desgracia (¿castigo?), nadie le cree (¿falta de fe?), y la desgracia sucede. Pero no estamos solo en el Antiguo Testamento. Aquí no acaba la cosa.

Tendremos también la eterna persecución integrada primero por el ingenuo ser humano (pescadores cazarrecompensas), y después por una mínima comunidad de salvadores, una tríada o suerte de mismísima trinidad con sacrificio incluido.

Aviso spoiler: Hará falta un Moisés reinventado cruzando el mar o una suerte de Cristo subrogado caminando sobre las aguas.

Estará Martin Brody (nombre recuperado en Homeland), un sheriff provinente de Nueva York que odia el agua y que parece ser el único hombre noble de la isla; Hooper, un afectuoso ictiólogo que ama a los bichos acuáticos; y Quint, un cazador de tiburones o héroe de la clase trabajadora. Los tres acabarán literalmente con el agua en el cuello.

En un crescendo climático el trío se irá dando cuenta de que su adversario no es un pececito cualquiera, sino que se trata del mismísimo mal. Este viene a recordarle al hombre que no puede aburguesarse, y a tirar de las orejas a esos políticos canallas, dispuestos a jugarse el pellejo de los turistas por cuatro duros.

Basada en el superventas de Peter Benchley (que regresaría a los monstruos marinos con La bestia, La criatura), la historia tiene la habilidad de no centrarse solo en la caza contra el escualo.

Tiburón profundizará en las entrañas de los protagonistas o de la misma población costera, Amity, un pueblo que como su nombre indica necesitará recuperar su origen: la amistad como hogar para la vida.

Película clásica como pocas, de culto, encumbró a Spielberg y dejó mella en los cánones de nuestro Occidente racionalista. Devolvió al hombre contemporáneo, hipertecnologizado y descreído, a las mitologías y lo ancló a los terrores del mundo natural, a la lucha entre naturaleza y cultura, entre eros y thanatos, entre vida y muerte.

¿Es el hombre el culmen del universo? Sí, pero ojo: el mal existe y te devora. No se puede poblar el mundo (o una playa entera) pensando que el ser humano es el último tribunal de todo.

Tags:
cinegrandes producciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.