Aleteia

Canal de Panamá: una oportunidad histórica de justicia social

Comparte

Mensaje de los obispos de la Conferencia Episcopal Panameña (CEP) a la ampliación del Canal

“Un Canal Ampliado para el bienestar del pueblo”, es la parte que le dedican los obispos de la Conferencia Episcopal Panameña (CEP) a la ampliación del Canal de Panamá que ha puesto a este país centroamericano en una posición privilegiada con respecto al comercio internacional por vía marítima entre el Atlántico y el Pacífico.

Los prelados panameños emitieron un comunicado al término de su 204º Asamblea General Ordinaria “para analizar, reflexionar e iluminar la realidad eclesial y social del país”. En la parte dedicada a la obra hidráulica, dicen que la inauguración del Canal Ampliado con el tercer juego de esclusas “fue un acontecimiento que nos llenó de gozo y patriotismo, por lo que ha significado esta obra en la historia de los panameños”.

Un programa consensado

El Programa de Ampliación es el proyecto de mejora más grande que el Canal haya tenido desde su apertura en 1914. En 2006, más del 75 por ciento de los panameños aprobaron el proyecto en un referéndum celebrado en todo el territorio nacional y, en 2007, comenzó la construcción de la obra por un monto de 5.250 millones de dólares.

El proyecto incluyó la construcción de un tercer complejo de esclusas en los sectores Atlántico y Pacifico, y la excavación de más de 150 millones de metros cúbicos de material, creando un segundo canal de tránsito y doblando la capacidad de carga de la vía acuática.

Frente a esta obra que podría cambiar la realidad del comercio global, los obispos de la CEP han dicho que los panameños enfrentan ahora “el gran desafío de empinarnos (elevarnos) por encima de las diferencias y las rivalidades, para aplomar el pie y el corazón sobre baluartes de soberanía, democracia y justicia social…”.

Ello permitirá, según los obispos de este país centroamericano, “direccionar nuestros esfuerzos para construir el Panamá que todos queremos, sin exclusión de nadie, cerrando la escandalosa brecha entre los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen poco”.

Que sea para la justicia social

Los obispos de la CEP indicaron que el país tiene la oportunidad histórica de que el

Canal Ampliado sirva a todos los panameños sin excepciones, e incluso inventaron un posible eslogan bajo el lema de un “Canal para todos” y no nada más para las fuerzas del capital.

En este sentido, los prelados panameños pidieron “un mayor uso social, y el manejo transparente de la vía interoceánica y las ganancias que genere, permitiendo inversiones en temas vitales como educación, salud, trabajo, y ofreciendo mayores oportunidades a quienes se mantienen excluidos del desarrollo nacional”.

Cabe destacar que en 2015, el Canal original rompió record de tonelaje, transitando 340.8 millones de PC/UMS. Este seguirá transitando buques de tamaño Panamax o más pequeños.

Si bien las nuevas esclusas son 70 pies más anchas y 18 pies más profundas que las actuales, utilizan menos agua gracias a las tinas de reutilización de agua que reciclan el 60 por ciento del agua utilizada en cada acción de esclusa.

El buque de gas licuado de petróleo (LPG), Lycaste Peace, de la línea Nippon Yusen Kaisha (NYK Line), se convirtió ayer lunes, en el primer tránsito con reserva y el segundo tránsito comercial por las recién inauguradas esclusas del Canal de Panamá.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.