Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconActualidad
line break icon

Un espía y medio: dos antihéroes y poco más

Josep Maria Sucarrats - publicado el 11/07/16

Una buddy movie de verano que permite (casi promete, ¡ay, madre!) una secuela

Relájense: esta cinta es lo que es, cine de consumo rápido y palomitero. No hay que exigirle mucho más. Estamos en la era de las series, y el talento se ha trasladado de Hollywood a Nueva York. Si esto ocurre con los géneros más serios, imagínense cómo está la pobre comedia. Y Un espía y medio es un filme de estío, de entreacto, un momento de distensión: poca reflexión, algo de acción (mucha menos de la que promete) y buena química entre sus dos protagonistas.

Es una comedia de espías, pero podría ser de momias, médicos, astronautas o cualquier otra cosa que sirviese para subrayar la desproporción entre los dos personajes principales, y la comunión que se genera en ellos.

La comedia salva el pellejo, sobre todo si tenemos en cuenta que viene protagonizada por Dwayne Johnson, apodado La Roca en la lucha libre profesional.

Johnson se relaja, parodia su aspecto de guerrero serio de El rey Escorpión, y vuelve a asumir el papel de agente, aunque mucho más friki que en Super Agente 86. Si sigue así, bien puede quitarle el puesto a su amigo Arnold Schwarzenegger.

Como típica buddy movie, el guión se basa en el cruce de caminos y la disparidad de los dos protagonistas como claves para la risa.

Calvin, o Jet Dorado, estudiante elegido como el chico con un futuro más prometedor, está en caída (trabajo, matrimonio, físico), no ha visto cumplirse ninguno de sus sueños, y es un mero contable decepcionado y ceniciento.

Bob, patito feo en la secundaria, y carne de cañón del bullying, se ha convertido en un Hércules que busca conexión emocional y con una misión importante: salvar al mundo. Es agente de la CIA y está acusado por asesinato de otro agente.

Calvin ha sido la única persona que ha defendido a Bob de modo gratuito. Una reunión de antiguos alumnos les juntará de nuevo. El reencuentro cuajará en una trama de espías a la caza del ratón que avanza gracias a los equívocos necesarios.

Tiros, refriegas, intrigas, engaños y espionaje que obligarán al pobre contable a tener que decidir sobre su vida y la verdad.

Como toda comedia, tiene su autoparodia, autocrítica y homenajes a otras cintas.

Lástima que la película decaiga poco después de su brillante inicio, y que no remonte hasta el final, aunque suene a pegote la moralina sobre la necesidad de ser uno mismo.

Sin duda, esta es la típica comedia veraniega para pasar el rato o para cuando el cerebro está fundido. Poco más.

Estereotipos y lugares comunes, mínima trama (con un mero conflicto que se estirará como un chicle), chistes groseros y escatológicos, lenguaje soez y referencias sexuales, y un montón de basura típica de las comedias que ya no son comedias.

Sostienen la película el buen intento de los protagonistas y unos secundarios un poco hiperactuados, pero solventes, así como las persecuciones y escenas de acción bien llevadas.

Algo le pasa al género… Está claro que no estamos en la edad dorada de la comedia americana. Estamos más cerca de Borat, Dos policías rebeldes, o de Superdetective en Hollywood.

A pesar de todo, la comedia se sostiene y permite su visionado sin muchas acusaciones en contra. Hay que aceptar lo que es.

Incluso podríamos decir a su favor que, sin mucha pretensión, la película nos abre a una cuestión decisiva: hace falta un amigo para vivir, yamigo es quien te ha mirado bien, no por cómo eres ni por lo que haces.

Solo así con una colaboración imposible a priori que no depende de las capacidades el mundo puede estar seguro.

Una amistad así, tan evidentemente desproporcionada, es mucho más eficaz que toda la inteligencia organizada de las naciones, con sus equipos perfectos y técnicas ensayadas.

Dos héroes de dos tamaños, imposibles y anónimos, que pese a todo, y con todo, se hacen amables en una comedieta intrascendente.

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.