Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconActualidad
line break icon

“Sutak, nómadas del viento” o cómo cada generación necesita un “Dersú Uzala”

Antonio Rentero - publicado el 11/07/16

Una película producida en... ¡Kirguistán!

Comenzaremos hablando de esta película aportando una confesión personal: nunca he visto una película producida en Kirguistán. Y llevo un par de décadas realizando crónicas, críticas y reseñas de cine en distintos medios de comunicación.

Pero una de las suertes de dedicarse a esta sacrificada labor de estar al tanto de los estrenos cinematográficos de cada semana en ocasiones acarrea estas singulares experiencias de tener que aproximarse a una película como la que nos ocupa, procedente de tan exótico país que no me duelen prendas en reconocer que me costaría ubicar en un mapa, lo que trataría de solventar señalando vagamente algún punto indeterminado entre Rusia y China.

Una vez te adentras como espectador en “Sutak” comienzas a percibir que una vez más la historia, (con hache mayúscula y minúscula) es hija del paisaje y en este caso dado que nos ubicamos en las estribaciones del Himalaya (por lo que he podido saber después es de los escasísimos países fuera del Tíbet que cuenta con un pico de más de 7.000 metros) y en un ambiente rural comenzamos a percibir que las condiciones extremas del entorno ya comienzan a configurar el tipo de conflicto al que pueden enfrentarse los protagonistas, y derivado de su relación con la naturaleza resulta inevitable acudir a uno de los grandes clásicos de este subgénero (término empleado con afán no peyorativo sino clasificatorio) de “el hombre y su entorno”.

En 1975 el director japonés Akira Kurosawa dirigió la producción soviética Dersú Uzala (El Cazador), donde narraba la peculiar historia del personaje homónimo, un guía al que recurría un capitán ruso para efectuar unas prospecciones en la inmensa y hostil taiga siberiana.

El peculiar personaje, que comenzaba presentándose con un devastadoramente humilde “soy gente” permanece constantemente en la mente el espectador de Sutak por la sencilla razón de que las imágenes le enfrentan con algo a lo que la cómoda vida moderna y urbana nos ha hurtado para siempre: la supervivencia y la cohabitación con el medio natural, especialmente cuando este no es una plácida campiña o un apacible bosque con cobertura 4G.

El elemento de supervivencia en Sutak lo representa una familia nómada de pastores cuya madre, a pesar de la muerte del padre, decide permanecer en la montaña, a pesar de la dureza de ese tipo de vida, llevada por el amor que en ella despierta precisamente ese paisaje y la sencillez de las gentes con las que mantiene contacto.

El conflicto (no habría nada interesante en una película sin un mínimo conflicto) nacerá cuando conozca a un científico que vive en una cercana estación meteorológica. Las costumbres locales no son precisamente proclives a que la joven viuda pueda rehacer su vida con el meteorólogo.

Llegados a este punto el espectador reconocerá que más allá de los puntos de contacto (o fricción) entre personajes contrapuestos, el telón de fondo de la Naturaleza (con N mayúscula) del impresionante paisaje y la imposible historia de amor, no importa realmente el escenario, la nacionalidad o los actores, porque volvemos a una historia que desde Shakespeare hasta Disney (La dama y el vagabundo, Clyde Gernomini, Hamilton Luske, Wilfred Jackson,1955) estamos acostumbrados a consumir en una oscura sala con una pared llena de imágenes a 24 fotogramas por segundo.

Reconforta saber que una cinematografía tan poco usual y alejada (ya he mirado en Google dónde está el país, y no estaba lejos de donde yo suponía) es capaz de hacernos rememorar grandes clásicos del cine pero también de contarnos historias que podemos reconocer porque forman parte de nuestra propia cultura fílmica y también humana, por qué no asumirlo.

Y eso reconforta porque permite confirmar una vez más que no somos tan diferentes unos de otros y que los mismos miedos y anhelos son compartidos por todos los que habitamos este planeta, vivamos donde vivamos y vivamos como vivamos.

Tags:
cinecine espiritual
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.