Aleteia

La asistencia a servicios religiosos reduce la mortalidad y morbilidad

© Iglesia en Valladolid
Comparte

Reducción de la mortalidad en un 33%

Las personas que pertenecían al grupo que acudía a servicios religiosos registraron una reducción de la mortalidad en un 33%, con respecto al grupo control

La Organización Mundial de la Salud define la salud como “un estado de bienestar físico mental y social”.

Algunos grupos religiosos afirman que dentro de un concepto holístico de la persona humana, la unidad de cuerpo, mente y espíritu puede influir en la salud, y otros aun van más allá al manifestar que la práctica religiosa puede influir en las conductas individuales modificando el desarrollo de las mismas. Sin embargo, hasta el momento esto no parece evidenciado científicamente, con respecto a la mortalidad y morbilidad.

Así, en un metaanálisis publicado en 2011 (Explore 7; 234-238, 2011), en el que se evaluaba la posible relación entre la asistencia a servicios religiosos y mortalidad, entre 1994 y 2009, se concluía que en el grupo de los asistentes a servicios religiosos la mortalidad se reducía en un 18% con respecto a la mortalidad de los no asistentes.

Sin embargo, algunos autores cuestionan la validez de estos estudios, arguyendo que la evidencia es a menudo débil  por la pobre metodología y diseño de los mismos, por lo que no se puede afirmar la causalidad entre religiosidad y disminución de la mortalidad.

En relación con ello, se publicó el pasado 16 de mayo, un estudio (JAMA 176; 777-785, 2016) en el que se profundiza en este tema, tratando de obviar algunas de las deficiencias de los anteriores trabajos, como especialmente puede ser el no haber tenido en cuenta determinados factores confundientes.

Datos del estudio en cuestión

Para realizar el estudio, los autores utilizan datos  del  “Nurses Health Study”, que incluye una amplia cohorte de mujeres norteamericanas, que acuden o no a servicios religiosos, valorando  detenidamente los referidos factores confundientes, como pueden ser dieta, estilo de vida, historia clínica, y raza, además de realizar un seguimiento a largo plazo.

En el estudio en cuestión se incluyen 74.534 mujeres, entre las que se produjeron 13.537 muertes, de ellas 2.721 por enfermedades cardiovasculares y 4.479 por cáncer. Las encuestas se llevaron a cabo entre 1992 y 2012.

Después de un ajuste de diversos factores confundiente, el grupo se divide en dos, aquellas que acuden a servicios religiosas más de una vez por semana y aquellas otras que nunca lo hacen, comprobándose que en el primer grupo, las que acuden a servicios religiosos la mortalidad se reducía en un 33%, así como que la probabilidad de sufrir accidentes cardiovasculares era del 0.73 y de padecer un cáncer del 0.79, con respecto al grupo control.

En el estudio que comentamos los autores afirman que sus resultados no pueden ser generalizables a la población de otros países o áreas con limitada libertad religiosa, pero que si es adecuado para la población norteamericana, dado que lo que se evalúan son grupos de enfermeras de características similares.

Este estudio está restringido al periodo de tiempo específico en el que se realiza, por lo que es posible que la asistencia a los servicios religiosos pudiera cambiar en otros periodos de tiempo. Parece conveniente que próximos trabajos pudieran extenderse a otras prácticas religiosas y a otros aspectos de la religiosidad, que posiblemente pudieran influir en los resultados que se están comentando.

Los autores concluyen que la frecuente asistencia a servicios religiosos está asociada a un significativo más bajo riesgo de mortalidad por cualquier causa, así como a la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer. También según su opinión la religiosidad y la espiritualidad están poco valoradas en relación con la morbilidad y mortalidad, por lo que los médicos deberían tener en cuenta en sus pacientes esta circunstancia.

Justo Aznar

Observatorio de Bioética

Universidad Católica de Valencia

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.