¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Pray for Dallas, Dios nos ayude

Michael Kevin Bautista/Facebook
Comparte

5 policías muertos tras una protesta racial pacífica

La gente solía decir que Dalas es la ciudad donde uno estaba relativamente a salvo de los que disparaban al aire, sobre todo porque muchos tejanos llevan armas de fuego.

Ya no podremos decirlo más.

Que Dios nos ayude. Lo que estamos viendo en Dallas no es una historia aislada, es un signo de una violencia despiadada que está por todas partes, y es semanal y se está convirtiendo en diaria.

Según el jefe de policía de Dallas, David Brown, los eventos siguen en marcha. Algunos sospechosos están bajo su custodia y no cooperan, hay negociaciones en marcha en este momento con otra persona, lo cual ha supuesto un intercambio de disparos.

Uno de los sospechosos ha dicho que ha colocado bombas estratégicamente en el centro de Dallas.

Vamos a rezar por Dallas, y por esos agentes de policía caídos y por sus familias. Vamos a rezar por los manifestantes pacíficos. Vamos a rezar por los Estados Unidos.

La oración es también acción, es la acción fundamental y esencial que debe estar si algo bueno está por venir.

Así que recemos:

Señor Jesús, aquellos a los que amas están en crisis, tus criaturas están en las garras de una fuerza destructiva –un odio maligno que está haciendo estragos indiscriminadamente en nuestras ciudades, en nuestros países, en nuestro mundo.

Envía tu Espíritu Santo, te pedimos, para que cubra nuestro mundo turbulento con un espíritu de sabiduría, un espíritu de verdad, un espíritu de prudencia y paz, tu paz que está más allá de toda comprensión.

Que podamos, Señor, usar estos dones para ir más allá de nuestras facciones polarizadas, tan arraigadas, y de nuestras ideas, para que podamos hablar los unos con los otros con apertura, confianza y buena fe. Que podamos suavizar nuestros corazones lo suficiente como para ver al “otro”, escuchar al “otro”, sea quien sea, y encontrar soluciones reales a los problemas que tenemos delante.

Sólo así, y con tu ayuda, podremos retroceder del gran abismo del que tan cerca estamos.

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios, Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Espíritu Santo, apoyo de todos nosotros, ten misericordia de nosotros.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros.
San José, consuelo de los miserables y patrón de los moribundos, ruega por nosotros.
San Miguel, patrón de los agentes de policía y de los servicios de socorro, ruega por nosotros.
Santos arcángeles, rogad por nosotros.
San Pablo, primer patrón de Texas, ruega por nosotros.
Santo Tomás Moro, patrón de los líderes cívicos, ruega por nosotros.
Santa Dympna, patrona de los enfermos mentales, ruega por nosotros.
Todos los santos y santas, rogad por nosotros.
Amén.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.