Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿La homosexualidad es motivo de anulación de una ordenación sacerdotal?

Henry Vargas Holguín - publicado el 07/07/16

La condición establecida por el derecho es que el sacerdote sea un hombre

La Iglesia, a través del derecho canónico, indica, en el canon 1024, cuál es la primera condición para recibir válidamente la ordenación, sea diaconal, sacerdotal o episcopal.

Según dicho canon, la primera condición del sujeto para la ordenación es la de ser varón: “Sólo el varón bautizado recibe válidamente la sagrada ordenación”.

De aquí se deriva que, en principio, la condición homosexual de un clérigo no puede ser alegada como causa de nulidad de su ordenación, pues ‘materialmente’ cumple la condición establecida por el derecho, al tratarse fisiológicamente de un varón.

Es obvio que si algún homosexual llega a ser ordenado –entre otras cosas- se le pide, como a todos los homosexuales, la castidad: “Las personas homosexuales están llamadas a la castidad” (Catecismo, 2359). Y esto, más que nadie, lo debe saber dicho sacerdote.

En aquellos casos donde el comportamiento del clérigo homosexual pudiera ser motivo de escándalo se le deberá prohibir el ejercicio del ministerio en aras del bien personal, del bien común y del buen nombre de la Iglesia.

Por tanto no podemos caer en el hecho simplista de considerar la homosexualidad como una contraindicación absoluta que invalide el sacramento del orden.

Ahora bien, recordemos que el hecho en sí mismo de ser homosexual o, lo que es lo mismo, tener la tendencia no es pecado; el pecado está en los actos homosexuales.

“La tradición ha declarado siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’. Son contrarios a la ley natural… No pueden recibir aprobación en ningún caso” (Catecismo, 2357).

Por tanto al sacerdote homosexual como al heterosexual se le pide el celibato y más aún la castidad; y si el sacerdote es religioso la castidad se tiene que observar con mayor razón en virtud del voto público. Ver en la castidad una bienaventuranza.

Ahora, entrar en el debate sobre la idoneidad de los homosexuales para ser admitidos en el orden sagrado, ya es otra cuestión con repercusiones sobre todo en el campo de la formación en los seminarios.

El hecho que la homosexualidad no sea causa de nulidad o, al menos, no aparezca en la lista de las seis irregularidades para recibir órdenes (Can. 1041), no significa que la condición o tendencia homosexual se tenga que pasar por alto o que se deba aceptar en los candidatos al sacerdocio. ¿Por qué? Porque la homosexualidad implica una seria problemática personal.


Ver también: ¿Los homosexuales tienen derecho a ser sacerdotes?


El hecho de experimentar ‘tendencias homosexuales profundamente arraigadas’ (catecismo 2358) impide una madurez afectiva tan necesaria en cualquier ámbito de vida, incluyendo la vida matrimonial.

Si se pide una madurez afectiva para el matrimonio, con mayor razón se pide para la vida sacerdotal, en la que el sacerdote está llamado a tratar con niños, jóvenes y adultos de todas las edades.

Es importante formar bien a los seminaristas, y orientarles hacia la madurez –en toda la extensión de la palabra-; madurez necesaria para estar a la altura del servicio eclesial encomendado.

Hay que tener en cuenta que cada sacerdote hace presente a Jesús (verdadero Dios y verdadero hombre) a través de la celebración de los sacramentos, de la predicación, de su continuo servir a personas de todas las edades y clases sociales.

Por esto el sacerdote debe ejercer su ministerio de manera correcta, ordenada, equilibrada y sana; con una madurez afectiva e integridad moral sin tacha.

La Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario y a las Órdenes sagradas de la congregación para la educación católica, firmada el 4 de noviembre del 2005, dice que la Iglesia “no puede admitir al Seminario y a las Órdenes sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o sostienen la así llamada cultura gay” (nº, 2).

Tags:
derecho canonicodummies liturgiahomosexualidadsacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.