Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Pequeño código del caballero del siglo XXI

© Masson / Shutterstock
Comparte

Resucitando un código de caballería medieval para hacer nacer un nuevo espíritu caballeresco

¿Cómo sería un caballero que viviera en los tiempos modernos? Para responder a esta espinosa pregunta, Aleteia ha puesto al día un antiguo código de caballería en vigor en el siglo XII.

Estos diez mandamientos, a imagen del decálogo de la Iglesia católica, dictaban la conducta de los caballeros deseosos de cultivar las santas virtudes y de despertar en ellos los sentimientos más nobles.

Puesto que respondían a problemáticas medievales, un código de este tipo podría parecer a primera vista desfasado o inapropiado para la época moderna, ¿verdad?

Ampliamente impregnados por la moral cristiana, católicos de hoy han revisado y actualizado para vosotros los preceptos de este código, de cuya inspiración nuestra sociedad moderna se beneficiaría en gran medida. ¡Hagamos nacer juntos un nuevo espíritu caballeresco!

I – Creerás todo lo que enseña la Iglesia y observarás todos sus mandamientos.

Unido en sí mismo, unido a los demás, unido a la Iglesia, unido a Cristo, el caballero es entonces consciente de que puede mover montañas.

© José Daniel Cabrera



II – Protegerás a la Iglesia
Un caballero será capaz de defender a la Iglesia de amenazas físicas y llegará a hacerlo incluso con la santidad de su propia vida.

© Masson / Shutterstock

 

III – Mostrarás respeto por los más débiles y te constituirás como su defensor
Reconocer al débil también como hijo de Dios, del mismo modo que los reconoce Cristo, tal es camino de un caballero sirviente.

CC

 

IV – Amarás el país donde has nacido
Como caballero cristiano, tienes que poner tu vida bajo la bendición de Dios y, por consiguiente, amar el país y la época que te vieron nacer.

© José Daniel Cabrera

 

V – No retrocederás ante un enemigo
La salvación de un rey no está en su ejército, ni la victoria de un guerrero está en su fuerza.

© José Daniel Cabrera

 

VI – Harás contra los infieles una guerra sin tregua ni cuartel
Lejos de predicar una nueva cruzada, el combate es ante todo el de la fe y el del Amor.

© Wikimedia

 

VII – Cumplirás exactamente con tus deberes feudales, si no son contrarios a la ley de Dios
Sin la figura del Estado, una nación está abocada a la anarquía. Ésta última vuelve estéril la acción de un caballero que deba encarnar el espíritu del Evangelio.

© Public domain

 

VIII – No mentirás y serás fiel a la palabra dada
Toda la vida del caballero es ejemplo de lealtad. Ha tomado la decisión de seguir el ejemplo de Cristo, la lealtad encarnada.

© Public domain

 

IX – Serás tolerante y generoso con todos
El corazón del caballero es generoso y servil, dispuesto a ofrecerse para cambiar el mundo e invertir el curso de la historia.

Public Domain

 

X – Serás siempre y donde quiera que estés el campeón de la rectitud y del bien contra la injusticia y el mal
Darás a cada uno lo que le corresponde, comenzando por Dios, que es el “primero que ha de ser servido”.

© Musée du Louvre, Paris

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.