Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Los dispositivos móviles acabaron con los momentos de reflexión?

Comparte

Cómo la telefonía celular ha desplazado los momentos diarios de contemplación

“Encontrar momentos para dedicarse al pensamiento contemplativo siempre ha sido un reto, ya que siempre hemos estamos sujetos a la distracción”, afirma Nicholas Carr, autor de The Shallows, de acuerdo a la nota de Teddy Wayne para el New York Times.

“Pero ahora que llevamos con nosotros estos dispositivos multimedia todo el día, esas oportunidades se vuelven aún menos frecuentes por la sencilla razón de que tenemos esta capacidad de distraernos constantemente”.

La neuroplasticidad (esto es, la capacidad que tiene el cerebro de cambiar y adaptarse a nuevas situaciones constantemente), estimulada por la tecnología, es un arma de doble filo.

Si bien, por ejemplo, los videojuegos ayudan a mejorar la memoria y la concentración en personas de avanzada edad, e incluso aumentan la materia gris, estas habilidades no están relacionadas con los procesos reflexivos. Estrictamente hablando, son capacidades relacionadas exclusivamente con la planificación y la navegación espacial.

En un mundo donde un teléfono o un ordenador casi nunca están fuera de nuestro alcance, ¿estamos eliminando la introspección en momentos que podrían haber estado dedicados a eso? No necesariamente: estos frailes franciscanos reciben en sus teléfonos peticiones de oración.
En un mundo donde un teléfono o un ordenador casi nunca están fuera de nuestro alcance, ¿estamos eliminando la introspección en momentos que podrían haber estado dedicados a eso? No necesariamente: estos frailes franciscanos reciben en sus teléfonos peticiones de oración.

Escribe Wayne: “en un mundo donde un teléfono o un ordenador casi nunca están fuera de nuestro alcance, ¿estamos eliminando la introspección en momentos que podrían haber estado dedicados a eso? ¿Acaso la profundidad de esa reflexión está en peligro porque nos hemos acostumbrado a buscar la gratificación inmediata de los estímulos externos?”.

Los números no son del todo alentadores: un grupo de participantes en un estudio calculó que utilizaban sus dispositivos electrónicos al menos 37 veces a lo largo del día (incluyendo todas las ocasiones en las que se enciende una pantalla, sea por la razón que sea). Para su sorpresa (o su decepción), el número real estaba más cerca de  85.

En 2010, investigadores del Wellcome Trust Center for Neuroimaging del University College en Londres, dirigidos por el médico Stephen Fleming, publicaron un artículo en en el que establecieron la correlación entre la habilidad introspectiva (entendiendo esta como la capacidad de medir el propio desempeño en una tarea de percepción visual, o como la capacidad de “pensar acerca de pensar”), y la cantidad de materia gris en la corteza prefrontal.

Encontrar momentos para dedicarse al pensamiento contemplativo siempre ha sido un reto, ya que siempre hemos estamos sujetos a la distracción.
Encontrar momentos para dedicarse al pensamiento contemplativo siempre ha sido un reto, ya que siempre hemos estamos sujetos a la distracción.

Utilizando esta información, Brian Maniscalco y Hawkwan Lau publicaron, a su vez, otro artículo que medía la habilidad introspectiva mientras los sujetos del estudio podían concentrarse en una tarea o se distraían con una segunda tarea difícil.

Distraerse con la segunda tarea no afectó el desempeño real de la primera tarea, pero sí impidió que los sujetos tuvieran la habilidad de ser introspectivos.

El hallazgo respalda estudios anteriores que indican que hacer varias cosas al mismo tiempo disminuye el desempeño cognitivo.

Por lo tanto, de acuerdo con el doctor Fleming, es una “conjetura razonable” que si pensamos en que navegar el mundo es una primera tarea (físicamente, como cuando caminamos sin rumbo determinado o, mentalmente, cuando sopesamos algo) y revisar el teléfono es una segunda tarea, esta última dificulta nuestra capacidad de reflexionar.

“La corteza prefrontal es buena para hacer una sola cosa a la vez”, dijo el especialista. “Si sometes a las personas a un contexto donde hay dos tareas, parte de la razón por la que las cosas se dificultan es que la tarea secundaria interfiere con las funciones involucradas en la introspección”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.