Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
San Luis Gonzaga
home iconEspiritualidad
line break icon

¿La santidad condena o más bien se humilla?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/07/16

Siempre hay algo bueno que se puede hacer

Siempre hay algo bueno que puedo hacer por alguien. Siempre puedo ser más generoso, más libre, más entregado, más bueno, más humilde. Siempre hay personas que pueden recibir un bien de mis manos, de mis palabras.

¿Hago yo ese bien que se puede hacer o peco por omisión? ¿Es suficiente todo lo que entrego? ¿Soy realmente generoso? Me gustaría saberlo. Pero pocas veces lo sé.

En ocasiones sí, cuando noto en mi alma que estoy siendo egoísta, que estoy privilegiando otras cosas o me estoy encerrando en mi comodidad.

Creo en la generosidad como esa actitud de vida que salva el corazón. Sé que si fuera más generoso lograría sembrar mucho más bien en este mundo del que ya siembro. Lo necesito, me hace bien dar más.

Le pido a Dios que me enseñe el camino: “Los dones del Espíritu Santo son por excelencia los medios que impulsan al alma a la generosidad; son los que prestan alas al alma para que se aventure a otro mundo”[1].

Sueño con ser generoso para salir de mí mismo, para creer en el poder de Dios cuando me dejo tocar. Imploro esa presencia del Espíritu que todo lo transforma, todo lo cambia.

Quiero alas para volar más allá de mi pobreza. Alas que me impulsen cuando caigo en el desánimo y en la desesperanza.

El Espíritu Santo me impulsa a la lucha, a la entrega, a salir de mí mismo, a vencer mis miedos, a calmar la sed de amor que padece el hombre.

Me da miedo convertirme en un cristiano con la vida ya hecha, resuelta, lograda. Me da miedo vivir con todo protegido. Asegurando aquellas cosas que parecen darme una felicidad duradera, aunque sea mentira. La felicidad del momento siempre es pasajera, lo sé.

Me da miedo no seguir a Jesús a donde vaya y quedarme quieto pensando en mí mismo, en lo que me hace falta, en lo que no me parece suficiente.

Le he dicho a Jesús tantas veces en momentos de amor: Tú lo sabes todo, Tú sabes cuánto te quiero. Sabes que te sigo siempre. Pero luego nada cambia en mi vida. Y no lo sigo con el corazón grande, con el alma libre. Y hago que mis palabras no tengan ningún valor.

Quisiera ser más radical en mi entrega. Lo pienso. Lo sueño. Lo rezo. No quiero dejarme llevar por la rutina.

Me gustaría agradecer cada pequeño detalle del día con una alabanza, con una sonrisa. Mirar el paso de Dios silencioso por mi alma, descubrir su huella, escuchar su voz.

Quedarme a solas con Él y rezar muy hondo. Sentir que me toca con su mano firme, sosteniendo mi debilidad. Notar que me abraza por la espalda, para darme ánimo. Oler su beso en la mejilla, muestra de tanto cariño.

A veces pienso que la vida se me escapa entre los dedos sin ver a Dios. Y no acabo de ser tan generoso como quisiera. No quiero convertirme en un hombre duro que va juzgando y condenando a todo el mundo por no estar a su altura. No lo quiero.

No creo en una santidad que condena, que sentencia, que juzga. Creo en una santidad que ama, que se humilla y se entrega desde la pobreza.

La verdad es que quiero a Jesús, quiero estar con Él. Sé que siempre permanece a mi lado, aunque no lo sienta. Saberlo me da paz. Saber que está ahí pase lo que pase, imperturbable, firme.

Mis palabras pasarán. Mis obras serán olvidadas. Pero Él al final del día se queda junto a mí. Lo hace siempre.

Podrán venir los fracasos, podré perder la fama, ser olvidado, pero Jesús jamás se va. Ya sea que fracase, ya sea que tenga éxito, Él va conmigo.

[1] J. Kentenich, Hacia la cima

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
5
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
6
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.