Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa María Micaela
home iconActualidad
line break icon

Independence Day – Contraataque: Recordemos la Guerra de 1996

Tonio L. Alarcón - publicado el 01/07/16

Roland Emmerich ha construido una secuela que intenta reproducir con demasiado ahínco algunas de las ideas de su predecesora

La idea de partida sobre la que está construida Independence Day: Contraataque es, al menos sobre el papel, muy sugerente: concebir lo narrado en la primera Independence Day como una especie de Segunda Guerra Mundial, con alienígenas en vez de nazis, para la raza humana. Un trauma histórico convertido en mito frente a las nuevas generaciones de la ficción, que han crecido dentro de una sociedad edificada, para bien y para mal, tanto en lo moral como en lo tecnológico, sobre lo allí vivido.

No deja de resultar sintomático que, apenas seis meses atrás, J.J. Abrams ya propusiera, con la ayuda de Lawrence Kasdan en el guión, algo similar en su muy criticada Star Wars: El despertar de la fuerza: una revisión de los orígenes de la franquicia como fábula popular para sus personajes más jóvenes, proyectando así sobre el propio relato su estatus de mito generacional, comentando, entre líneas, su propia importancia para la historia del cine.

Una coincidencia que parte de la propia naturaleza de ambos proyectos, construidos sobre el recuerdo nostálgico de sus antecesoras, con la intención de captar a un público ansioso por recuperar, aunque sea puntualmente, las sensaciones –y los recuerdos– de su niñez y/o adolescencia.

La diferencia está en que Abrams hablaba de su propia generación, y lo hacía, gustaran más o menos los resultados, desde el corazón. En cambio, Roland Emmerich marca muchas más distancias respecto a Independence Day: Contraataque, dejando claro desde el primer momento que, si ha asumido las riendas de la misma, ha sido más por necesidad pecunaria –debido, sobre todo, al fracaso consecutivo en taquilla de sus últimos proyectos, Anonymous, Asalto al poder y Stonewall– que emocional.

Y eso impregna al largometraje de una sensación de hastío, de cansancio creativo, que se interpone a la más mínima posibilidad de que el producto remonte las limitaciones que el alemán se ha autoimpuesto a través de un guión –en el que han intervenido nada más y nada menos que cinco personas– que se ahoga en guiños, en reiteraciones y reverberaciones argumentales que no proponen nada especialmente atractivo.

Lo mejor de la película está, de hecho, en sus aparatosas secuencias catastróficas: ahí es donde, realmente, Emmerich se desmelena y deja que fluyan sus ideas visuales –el aterrizaje de la nave nodriza extraterrestre, y todo lo que éste provoca, es una auténtica exhibición de efectos CGI de última generación por parte de las compañías que han colaborado, entre ellas Digital Domain y Weta Digital–.

En cambio, cuando se adentra en el lado más sci-fi de la trama –que, paradójicamente, es lo más interesante de la misma, al menos por las posibilidades narrativas que plantea, pues apunta hacia la space opera– y tiene que abordar otro tipo de money shot, menos escatológico, más controlado, el director pone el piloto automático y se limita a ilustrar, hay que decir que sin una excesiva brillantez, una historia que pedía a gritos una energía y una visceralidad que, a día de hoy, el alemán es incapaz de proporcionar a un proyecto de esta categoría.

Y es que, si hay algo en lo que brillaba la primera Independence Day, era el entusiasmo con el que Emmerich –y su, por entonces, inamovible socio Dean Devlin– rodaba un relato maniqueo hasta la médula, abrazando para ello una ideología profundamente nacionalista, patriotera.

Pudiendo ser una respuesta post 11-S a aquélla, reflejando la paranoia, los miedos y las incertidumbres de la sociedad estadounidense actual, Independence Day: Contraataque se conforma con ser un reflejo desvaído de la original, que intenta tocar las mismas teclas pero lo hace de forma mucho más timorata, menos convencida, ofreciendo, a cambio, un mensaje de colaboración colectiva –dentro del que no falta, claro está, el inevitable guiño al mercado chino, que se concreta en el papel absolutamente secundario de la estrella hongkonesa Angelababy– que se diluye como un azucarillo a medida que la trama se precipita hacia un clímax, paradójicamente, notablemente anticlimático.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.