Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eusebio de Vercelli
home iconActualidad
line break icon

Black Mirror T1E2 “15 millones de méritos”: Mira quién pedalea

Antonio Rentero - publicado el 01/07/16

“Si la tecnología es una droga, ¿cuáles serían sus efectos secundarios?”

 “El espejo negro (traducción del título de la serie, “Black Mirror”) puedes encontrarlo hoy en cada pared, en cada escritorio, en la palma de cada mano. La fría y resplandeciente pantalla de un televisor, un monitor de ordenador, un tablet, un smartphone…”

(Charlie Brooker, creador y guionista de “Black Mirror”)

El segundo episodio de la primera temporada de la serie británica “Black Mirror” nos coloca en un futuro (que puede ser mañana por la tarde, no hay que esperar décadas) en el que para algunos (para muchos) la única forma de ganarse la vida es pedaleando en unas bicicletas estáticas en las que cada milla recorrida equivale a unos puntos que, acumulados en una cantidad astronómica, facilitan un pasaporte a la gloria televisiva.

El problema es que esos créditos obtenidos también son los que permiten pagar la manzana del desayuno o el sandwich de la cena… y por si todo esto fuera poco en esta sociedad no queda otra que pedalear para proporcionar energía. En cierto modo, los protagonistas son como hamsters 2.0 dando vueltas en su rueda sinfin, pero rodeados de pantallas donde aparecen sus avatares digitales.

Jóvenes sin más horizonte que pedalear delante de pantallas virtuales mientras se ganan su derecho a prosperar en un ecosistema distópico en el que no obstante se sienten cómodos. Algunos incluso felices y realizados. Otros encuentran la motivación para el triunfo en un cierto despecho que les impele a no rendirse ante nada ni ante nadie.

Curiosamente, como en nuestra “vida real”, la publicidad es un límite insoslayable… excepto si has heredado 15 millones de méritos que te permiten “saltarte” los anuncios… previo pago de su importe, claro.

Un día uno de los protagonistas, Bing, dona sus méritos a una chica, Abi, para que esta pueda acceder a un concurso de talento musical, pero ese sacrificio sirve de poco puesto que una vez seleccionada, los productores ofrecen a Abi que participe en un concurso de actores y actrices porno. Es eso o regresar a la dura rutina del pedaleo sin fin.

Y para terminar de poner la cosa simpática Bing, que sigue atrapado en ese submundo ciclista, no dispone del suficiente crédito como para saltarse la publicidad u otros contenidos, y se ve obligado a contemplar cómo Abi, aquella a quien trató de ayudar, es ahora una gran estrella del porno sin poder cambiar de canal ni pasar al siguiente contenido.

Solo esta cuestión ya daría para una estremecedora reflexión sobre lo que puede esperarnos en un futuro en el que tengamos que pagar para no ver publicidad o contenidos que nos resulten desagradables. Pero la reflexión de esta mirada a un hipotético futuro que propone en esta ocasión “Black Mirror” va más allá.

Bing consigue ahorrar lo suficiente como para llegar a participar en un concurso de talentos y cuando lo consigue, gracias a un trozo de cristal que lleva meses ocultando, amenaza ante las cámaras con suicidarse en directo mientras despotrica contra todo el sistema que ha pervertido a alguien dulce e inocente como Abi y que no solo permite sino que alienta comportamientos tan demenciales, inhumanos, alienantes e inhumanos como a los que se ven sometidos.

¿El resultado? El jurado queda sobrecogido por su actuación y le ofrecen su propio programa desde el que ofrecer periódicamente sus críticas sobre todo cuanto considera que no funciona. Y Bing acepta. Voilà, el apocalíptico ha quedado integrado. Ya tiene su propio púlpito desde donde señalar los males de su época en horario de máxima audiencia como líder de los medios. Pero… ¿se ha liberado o simplemente ha pasado a estar preso en una jaula mayor, más lujosa y con tan solo un poco más de libertad?

“Si la tecnología es una droga, ¿cuáles serían sus efectos secundarios?”

(Charlie Brooker, creador y guionista de “Black Mirror”)

Tags:
cineserie tv
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.