Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 09 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconActualidad
line break icon

1944: Una película fallida sobre el drama de la guerra

Enrique Anrubia - publicado el 01/07/16 - actualizado el 04/07/16

No llega a ningún sitio excepto a recordar que hubo un drama interno estonio por culpa de la Segunda Guerra Mundial

Hace unos años, Andrzej Wajda conseguía con “Katyn” meter a Polonia en la carrera de los Óscar. La película, sin ser nada excepcional, mostraba parte de la intrahistoria de la Segunda Guerra Mundial en clave polaca, es decir, una película bélica no desde el punto de vista de los alemanes o los aliados. Pues bien, “1944” es una suerte de lo mismo pero en clave estonia. Ahora bien, aquí la calidad es bastante peor, y aunque fue seleccionada para ir a los Oscar ni siquiera llegó a la nominación.

Como en Katyn, el valor añadido de 1944 es la narración de las contradicciones de la guerra dentro de los países que posteriormente fueron del ala soviética. En Estonia hubo un precomunismo, un nazismo y postcomunismo. La película busca hacer una génesis en clave interna de las vivencias de la Segunda Guerra Mundial y de las heridas profundas que ello supuso.

“1944” va tener el punto de vista de los soldados estonios siempre en primer plano, tratando de hacer externos (poner distancia) al comunismo y al nazismo. Para ello la película va a tener dos partes muy diferenciadas.

En un primer momento (y casi la mitad del metraje) vamos a seguir las peripecias bélicas de un batallón del ejército alemán formado por soldados estonios defendiendo las trincheras de Estonia cuando el ejército rojo está a las puertas de la invasión.

Pero el director se encarga de mostrar que más que nacionalsocialistas, los soldados estonios se distancian de lo alemán para sentirse apegados a su patria. Luchan contra el ejército soviético porque es un ejército invasor y no por apego alguno los valores del Tercer Reich. Las escenas bélicas, aún sin tener el presupuesto hollywoodiense, se dejan ver; pero no llegan al clímax.

De hecho, la película adolece de una buena banda sonora que hubiese enfatizado y quizás suplido la falta de grandiosidad técnica de las batallas: si no tienes millones de presupuesto, pon una buena música que realce. Poner como punto de vista heroico a un batallón estonio del ejército nazi puede aparentar impopular, pero el director quiere mostrar que esos soldados creen que están defendiendo su soberanía.

En una de esas batallas se va a producir el relevo narrativo y se dará la otra mitad del metraje. El ejército rojo entra en Estonia, pero al igual que son soldados estonios del bando alemán, los soldados comunistas serán también estonios. Y entonces pasaremos al punto de vista de estonios que, más que ser comunistas (donde el director más firmemente todavía va a separar comunismo de sentimiento patrio), son hombres que buscan recuperar su país.

Con ello ya tenemos este drama de la Segunda Guerra Mundial: estonios contra estonios. Por vicisitudes de la historia se va a generar una tercera historia que una la contradicción que supuso: la de los civiles. En términos generales, tres serán los protagonistas que mostrarán esta “guerra civil” implícita: un soldado alemán estonio, su hermana y un soldado soviético estonio que se enamorará de ella.

Y todo esto estaría bien si la película estuviese bien hecha. En primer lugar, le falta transmitir el apego emocional que el espectador espera de los personajes. El metraje es lento. Las escenas dramáticas (sean en la guerra o fuera de ella) no llegan. Y quizás, sólo quizás, se pueda decir que el doblaje al español no ayude nada y haga, aún más si cabe, torpe, lenta y carente de interés a la película.

1944 no llega a ningún sitio excepto a recordar que hubo un drama interno estonio por culpa de los contendientes de la Segunda Guerra Mundial.

Si antes hemos recuperado Katyn como ejemplo de esa memoria histórica patria, llena de contradicciones y dramas, ahora nos basta recordar que nosotros tenemos una gran película (de lo mejor del cine con mayúsculas) que muestra esas contradicciones, entresijos y devaneos sin salida que es una guerra de compatriotas contra compatriotas: La Vaquilla. Donde esté Berlanga, que se quiten los demás.

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
5
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
6
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
7
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.