Aleteia

¿Qué se está haciendo para salvar al Río Pilcomayo?

Comparte

La cuenca del río atraviesa una severa sequía en Paraguay

El Río Pilcomayo es uno de los más característicos de Paraguay con un curso de agua de más de 2.000 kilómetros de longitud que recorre además parte de Bolivia y Argentina. Sin embargo, de un tiempo a esta parte las noticias no son nada alentadoras debido a que se registró que en importantes tramos se secó.

Esta situación ha ocupado la agenda mediática de Paraguay en los últimos días y una de las consecuencias más negativas tiene que ver con las comunidades agrícolas del Chaco paraguayo, además de la tragedia medioambiental que provoca la muerte de animales y pone en riesgo la vida de otros.

“Es un desastre lo que está pasando, perdimos el Pilcomayo, no existe río del lado paraguayo”, manifestó al portal Hoy de Paraguay Zenón Moríngeo, un poblador del Chaco, que junto al resto de los habitantes de la zona reclamaba desde hace tiempo una intervención urgente de parte del gobierno.

La situación no es de ahora y la sequía se empezó a intensificar en los últimos meses. La falta de agua para el ganado, los cultivos y hasta para ellos mismos genera inconvenientes para estos pobladores.

Ecosistema afectado

Las especies más perjudicadas por esta situación del río son los yacarés, carpinchos y peces. Y el trabajo de rescate de estas especies requiere de una técnica especial y no es para cualquiera.

El secretario de Medio Ambiente de Chile, Rolando de Barros Barreto, comentó al diario La Nación de Paraguay que se está analizando trasladar a los animales que están siendo afectados hacia el lado argentino. Por otro lado confirmó que a 15 kilómetros de una de las zonas críticas hay una buena reserva de agua.

Tenemos identificado 4 puntos donde hay acumulación de animales silvestres afectados por la sequía. Con la ayuda de la sociedad civil y las instituciones del Estado vamos a poder dar respuesta inmediata y articular un plan a largo plazo”, explicó en esa oportunidad Barros Barreto.

Por otro lado, hay esperanza con la entrada de agua de deshilo, aunque recién para el mes de noviembre, según comentó a ese medio el presidente de la Comisión Nacional del Río Pilcomayo .

“Si todo sale bien, espero que para el mes de octubre tengamos máquinas trabajando en la zona del Pilcomayo. Si eso es así y llegan las riadas a fin de año, estaremos en condiciones de respirar un poco”, agregó.

Llenan tajamares en zonas críticas

Como parte del plan de acción, el Ministerio de Obras Públicas de Paraguay junto a la Secretaría del Ambiente (Seam) que trabajan en la identificación de zonas críticas para la fauna silvestre en las cuencas de este río, este martes encontró agua dulce a 17 metros de profundidad en una estancia del lugar, informa el propio sitio oficial de la entidad.

Gracias a la perforación de estos pozos se podrán llenar tajamares para poder paliar los efectos en las zonas críticas

¿Ineficiencia en la gestión?

La forma que trabajó la Comisión Pilcomayo, que recibió una importante suma de dinero para hacerse cargo del tema,  fue motivo de críticas por quienes afirman que no lo hizo de manera eficiente y que gracias a esta desidia el mantenimiento del río, que implica la limpieza,  no fue el adecuado y también fue una de las causas de la sequía.

Sin lugar a dudas, de confirmarse esto, habría responsabilidad humana en la sequía de este río, además de la falta de lluvias en Bolivia y

¿Los medios están manipulando la información?

“Tenemos yacaré desde el año 2001 al 2016; hay varios modelos de yacaré que tenemos. Que hay una situación crítica, hay una situación crítica, pero creo que hay una mala fe en el manejo de la información de algo que está ocurriendo cotidianamente y no es la manera de cuidar el país”,  expresó Cartes luego de arribar de Panamá, indica ABC.

“Se está espantando, inclusive manipulando medios, presentando imágenes del 2001, inclusive algunas que no son de Paraguay”.

De esta manera, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, salió al cruce rápidamente sobre algunos trascendidos vinculados a la crisis del Río Pilcomayo.

“Tenemos que estar muy atentos de lo que se viene, pero aquellos se que pasan contando mentiras, muy poco favor le hacen al Paraguay. El exceso de maldad en el manejo de información no hace bien a nadie”, finalizó.

Más allá de puntos de vista y opiniones sobre gestión, manipulación mediática, entre otras, la situación del río es crítica y merece la atención urgente de las autoridades, que dicen que están sobre el tema.  El problema de fondo no es menor y está en juego evitar que tanto humanos como animales mueran de sed, al igual que evitar una tragedia medioambiental aún más severa.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.