Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Para qué estoy aquí?

web-woman-coffee-window-think-lichtbildner-schmidkunzlopes-cc.jpg

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/06/16 - actualizado el 17/11/22

La respuesta de John Henry Newman con una inspiradora reflexión del padre Carlos Padilla sobre el sentido de la vida

Conozco a tantas personas que buscan el sentido de su vida… Han hecho lo que otros esperaban de ellos, o han tomado decisiones en medio de su camino.

Se han confundido. Han acertado. Personas que han recorrido los días de su vida. Han huido y se han encontrado a sí mismos de nuevo. Han elegido y han desechado.

Pero tal vez no son conscientes de haber decidido algo de la mano de Dios. No han visto su rastro en su vida. No han percibido el manto de ningún profeta cayendo sobre sus hombros.

En medio de su rutina buscan un sentido a sus pasos. ¿Para qué estoy aquí? ¿Hacia dónde navega mi barca?

La pregunta por el sentido último de mis pasos. La pregunta sobre el para qué de mi existencia. ¡Cómo acallar ese grito que surge de las entrañas!

Imposible acallarlo. Desaparece y vuelve. Una y otra vez. Regresa el deseo de encontrar un sentido.

El tesoro de encontrar el sentido

Cuando alguien descubre el sentido de las cosas, la razón de su vida, encuentra un tesoro. John Henry Newman describe así esta feliz experiencia:

Dios me ha creado para que
le presara un servicio particular;
me encomendó un trabajo
que no encomendó a los demás.

No se cómo, pero soy
necesario para sus fines,
necesario en mi lugar
como un arcángel en el suyo.

No me creó para nada.
Yo haré su trabajo;
seré un ángel de paz,
un predicador de la verdad
estando en mi lugar,
sin proponérmelo,
si solo observo
los mandamientos y
sirvo en mi vocación

Si estoy enfermo,
mi enfermedad puede servirle;
si me encuentro perplejo,
mi perplejidad puede servirle;
si sufro,
mi dolor puede servirle.

Él no hace nada inútilmente;
puede prolongar mi vida,
puede acortarla;
sabe lo que hace.
Puede quitarme a los amigos,
puede lanzarme entre extraños,
puede hacerme sentir desolado,
puede hacer que mi espíritu se sienta abatido,
puede esconderme el futuro,
y, sin embargo, sabe lo que hace.

Dígnate realizar en mí
tus altos proyectos,
sean los que sean;
trabaja en mí y a través de mí.

No te pido ver,
no te pido saber,
te pido simplemente
que me uses.

John Henry Newman
7 de marzo de 1848

Texto tomado de
John Henry Newman – Meditaciones y Oraciones

Seguir a Alguien

Y nos detenemos delante de Jesús: «Te seguiré, Señor». Queremos seguirlo. Queremos pertenecerle por entero. Descubrir el sentido de la vida. Estos «para qué» que no logramos respondernos.

Muchos han encontrado a quién seguir siguiendo los pasos de Jesús. Rostros humanos que son lazos tendidos desde lo alto. Decía el padre José Kentenich:

«Dios deja caer una cuerda. Desea vincularnos con lazos humanos. Desea atraer a los hombres. Pero tira de la cuerda hacia arriba y no descansa hasta que todo haya llegado a estar vinculado con Él».

Educación mariana, 1934,J. Kentenich

Amar a Dios en la carne de las personas que amo. En sus rostros humanos encontrarme con su rostro.

Subir más alto, más arriba. Superando las desilusiones y los desencuentros. Más hondo. Mar adentro.

Hay una meta

El amor me urge. Ese amor a los que Dios ha puesto en mi camino para atarme a Él. El amor que levanta mi corazón hacia su propio corazón.

Miro a Jesús en este día. Me arrodillo consciente de mi pequeñez sujetando mi manto. Ese manto que me entregó con mi vocación. Ese manto de servicio, de entrega, de amor.

No quiero perder el tiempo. Tengo mucho que hacer en este mundo que tantas veces camina sin rumbo.

¿Hacia dónde vamos? Vivo el hoy pero sé hacia dónde camino. Hay una meta, un rumbo, un ideal. Creo que es la clave de mi peregrinación en la tierra.

¡Qué importante es vivir el hoy al máximo, con lo que encierra de vida, de luz, de miedo, pero sabiendo hacia dónde voy!

De alguna manera, esa meta impregna el hoy y el hoy hace que la meta sea más bella.

Con una misión

Pienso que así vivió Jesús, disfrutando el momento, entregándose del todo en la etapa que le tocaba cada día, pero sabiendo que su meta era salvar a todos, llevar a todos a su Padre. Aunque hubiera que pasar por la cruz.

Y creer en mi misión en la tierra entre los hombres. Recibo el manto del profeta. Recibo la gracia de un camino. ¿Para qué estoy hecho? Quiero sostener con fuerza el manto que me han entregado.

No camino solo. Camino con muchos que me ayudan a caminar. Y yo, al mismo tiempo, ayudo a muchos a caminar.

Quiero dejar de lado mis excusas. Y decirle a Dios que quiero seguirle hoy, tal como estoy, en mis circunstancias, en este momento del camino.

Tags:
almafilosofíasentidovida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.