Aleteia

¿Más narcomenudeo o cárceles menos congestionadas?

Comparte

La polémica surgió en Brasil a raíz de un fallo sobre traficantes de droga primarios

El fallo del Supremo Tribunal brasileño vinculado a los traficantes de drogas primarios en Brasil que permite que reciban penas más blandas como medida para atenuar la superpoblación carcelaria generó malestar y polémica en varios sectores.

Según la propia Fiscalía de Brasil, que lamenta la decisión, esto lo único que hará será alimentar el resurgimiento de un ejército de pequeños narcotraficantes “profesionales”, indica la agencia ANSA.

Hasta ahora los delitos de este tipo cometidos por cualquier persona que transportara estupefacientes eran penados como “hediondos” basados en la “Ley de la Droga” de 2006, algo que creaba similitud en cuanto a penas tal cual se cometiera una violación o se asesinara a personas con discapacidades, algo que impedía la excarcelación gradual.

Es por ello que con este fallo del tribunal brasileño estos pequeños transportadores de droga, conocidos también como “dealers”, ya no son considerados “criminales hediondos”.

En cuanto a los argumentos a favor de esta medida, el propio presidente del Tribunal Supremo, Ricardo Lewandowski, indicó que se manejó como argumento principal que hace falta una solución más racional que contemple la “realidad tremenda” de las cárceles, agrega ANSA. 

Más de 50 policías asesinados en Río

El tema de las drogas y el narcotráfico inunda la escena de actualidad de Brasil y a pocos días del inicio de un evento deportivo que volverá a generar la atención mundial como lo son los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro las noticias vinculadas a esto se multiplican.

En las últimas horas se confirmó que desde el mes de enero hubo 54 policías asesinados en Río de Janeiro, además de 174 agentes heridos en enfrentamientos, robos y otros tipos de ataques.

Según relata la Agencia ANSA, la última de las víctimas fue el policía José Josenilson Alves dos Santos, de 31 años que trabajaba en una Unidad de la Policía Pacificadora (UPP) establecida en una favela.

Según reconocieron las propias autoridades, estos ataques sistemáticos a los policías a mano de delincuentes que tienen redes de información para llevar a cabo estos crímenes afectan emocionalmente a los policías, que además reclaman aumentos salariales y mejores condiciones salariales.

Consecuencias inesperadas

Pero todo este escenario crítico a veces también resulta con consecuencias inesperadas tal cual sucedió como un niño de 12 años en San Pablo que lo mató la propia policía luego de una violenta persecución a los asaltantes de un automóvil.

En este caso, la policía paulista está considerada una de las más violentas del país acusada incluso de ejecuciones extrajudiciales.

En cuanto a datos estadísticos, culmina ANSA, en 2014 hubo más de 58 asesinatos en Brasil, el 5.3% de los cuales fueron cometidos por diversas fuerzas de seguridad federales, estaduales y municipales que tienen más de un millón de efectivos en todo el país.

Más allá de estos últimos aspectos vinculados a la policía, el tema del narcomenudeo y las drogas en las favelas sigue siendo más que preocupante para una sociedad que al mismo tiempo necesita tomar medidas urgentes en cuanto a su población carcelaria.

El dilema no es menor  y la policía tiene en sus manos una gran responsabilidad en cuanto al combate a la delincuencia, aunque también la necesidad de generar confianza a través de acciones bajo el amparo de la legítima defensa y dejando a un lado el gatillo fácil.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.