Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconDesde Roma
line break icon

Francisco: la oración es la vía para salir de las cerrazones

Vatican Insider - publicado el 29/06/16

La oración «es siempre una forma de salir de nuestras cerrazones personales y comunitarias». El Papa reflexionó en su homilía para la misa de la solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, en la Basílica de San Pedro, sobre el binomio «cerrazón – apertura», explicando que, en la época de los apóstoles y en la actualidad, la oración «permite a la gracia abrir una vía de salida: de la cerrazón a la apertura, del miedo a la valentía, de la tristeza a la alegría», y, subrayó Francisco dirigiéndose a la delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla que estaba presente en la misa en la que el Pontífice bendice el palio que recibirán los arzobispos metropolitanos nombrados durante el año, «podemos añadir: de la división a la unidad.

«La Palabra de Dios —explicó Francisco— de esta liturgia contiene un binomio central: cerrazón – apertura. A esta imagen podemos unir el símbolo de las llaves, que Jesús promete a Simón Pedro para que pueda abrir la entrada al Reino de los cielos, y no cerrarlo para la gente, como hacían algunos escribas y fariseos hipócritas a los que Jesús reprende».

Los Hechos de los Apóstoles presentan «tres encierros», «la de Pedro en la cárcel», «la de la comunidad reunida en oración» y la de «la casa de María, madre de Juan, llamado Marcos, donde Pedro va a llamar después de haber sido liberado». «Con respecto a los encierros, la oración —indicó Fracnisco— aparece como la principal vía de salida: salida de la comunidad, que corre el peligro de encerrarse en sí misma debido a la persecución y al miedo; salida para Pedro, que al comienzo de su misión que le había sido confiada por el Señor, es encarcelado por Herodes, y corre el riesgo de ser condenado a muerte». La oración, «como humilde abandono en Dios y en su santa voluntad, es siempre una forma de salir de nuestros encierros personales y comunitarios».

También Pablo, al escribirle a Timoteo, «habla de su experiencia de liberación, la salida del peligro de ser, él también, condenado a muerte; en cambio, el Señor estuvo cerca de él y le dio fuerzas para que pudiera llevar a cabo su trabajo de evangelizar a los gentiles.  Pero Pablo habla de una ‘apertura’ mucho mayor, hacia un horizonte infinitamente más amplio: el de la vida eterna, que le espera después de haber terminado la ‘carrera’ terrena. Es muy bello ver la vida del Apóstol toda ‘en salida’ gracias al Evangelio: toda proyectada hacia adelante, primero para llevar a Cristo a cuantos no le conocen, y luego para saltar, por así decirlo, en sus brazos, y ser llevado por él ‘que lo salvará llevándolo a su reino celestial’».

El Evangelio demuestra que la vida de Simón Pedro, «pescador de Galilea ? como la vida de cada uno de nosotros? se abre, florece plenamente cuando acoge de Dios la gracia de la fe. Entonces, Simón se pone en el camino ?un camino largo y duro? que le llevará a salir de sí mismo, de sus seguridades humanas, sobre todo de su orgullo mezclado con valentía y con generoso altruismo». Pedro «fue liberado de la prisión de su ego orgulloso y miedoso, y superó la tentación de cerrarse a la llamada de Jesús a seguirle por el camino de la cruz». El Papa recordó un aspecto particular de la vida de Pedro: «Cuando Pedro se encuentra milagrosamente libre, fuera de la prisión de Herodes, va a la casa de la madre de Juan, llamado Marcos. Llama a la puerta, y desde dentro responde una sirvienta llamada Rode, la cual, reconociendo la voz de Pedro, en lugar de abrir la puerta, incrédula y llena de alegría corre a contárselo a su señora. El relato, que puede parecer cómico, nos hace percibir el clima de miedo en el que vivía la comunidad cristiana, que permanecía encerrada en la casa, y cerrada también a las sorpresas de Dios. Este particular nos habla de la tentación que existe siempre para la Iglesia: de cerrarse en sí misma de cara a los peligros. Pero incluso aquí hay un resquicio a través del cual puede pasar a la acción de Dios: dice Lucas que en aquella casa, ‘había muchos reunidos en oración’. La oración permite a la gracia abrir una vía de salida: de la cerrazón a la apertura, del miedo a la valentía, de la tristeza a la alegría. Y podemos añadir: de la división a la unidad», dijo el Papa al concluir. «Sí —insistió— lo decimos hoy junto a nuestros hermanos de la delegación enviada por el querido Patriarca Ecuménico Bartolomé, para participar en la fiesta de los Santos Patronos de Roma. Una fiesta de comunión para toda la Iglesia, como pone de manifiesto la presencia de los Arzobispos Metropolitanos venidos para la bendición de Palios, que les serán impuestos por mis Representantes en sus respectivas sedes. Que los santos Pedro y Pablo intercedan por nosotros, para que podamos hacer este camino con la alegría, experimentar la acción liberadora de Dios y testimoniarla a todos».

Durante la Misa se rezó por la unidad de la Iglesia, por la paz y la justicia en el mundo, por los misioneros del Evangelio y, en chino, por los cristianos perseguidos, para que encuentren consuelo «en la hora de la prueba» y para que sean arrancados «de las manos de sus enemigos».

El palio, una tira de lana tejida a mano que se apoya sobre los hombros y que representa la oveja perdida y al buen pastor que da la vida por ella, es bendecido cada 29 de junio por el Papa para los nuevos arzobispos metropolitanos, para subrayar el vínculo de los que llevan el palio con la Sede Apostólica. Los arzobispos metropolitanos nombrados este año son 25: Matteo Maria Zuppi (Boloña), Corrado Lorefice (Palermo), Salvatore Ligorio (Potenza-Muro Lucano-Marsico Nuovo), Lauro Tisi (Trento) y Felice Accrocca (Benevento); también es italiano el dominico Lorenzo Piretto, que desde noviembre del año pasado es arzobispo de Izmir (Esmirnia), en Turquía. También recibieron el palio los arzobispos Dominique Lebrun (Rouen, Francia), Luis Gerardo Cabrera Herrera (Guayaquil, Ecuador), Roque Paloschi (Porto Velho, Brasil), Fidel Herraez Vegas (Burgos, España), Juan José Omella Omella (Barcellona, España), Jozef de Kesel (Bruselas, Bélgica), Zanoni Demettino Castro (Feira de Santana, Brasil), Rodolfo Luis Weber (Passo Fundo, Brasil), Darci José Nicioli (Diamantina, Brasil), Bernard Anthony Hebda (Minneápolis, Estados Unidos), Juan de la Caridad Garcia Rodriguez (La Habana, Cuba), Ruy Rendon Leal (Hermosillo, México), Kenenth David Oswin Richards (Kingston, Jamaica), Adam Szal (Przemysl de los latinos, Polonia), Francisco Moreno Barrón (Tijuana, México), Marcos Aurelio Pérez Caicedo (Cuenca, Ecuador), Christopher M. Cardone (Honiara, Islas Salomón), Basilio Athai (Tauunggyi, Myanmar), Roger Houngbedji (Cocontou, Brasil).

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.