Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo hablar de temas complicados con los hijos?

Desde la Fe - publicado el 29/06/16

Nos referimos a los consabidos temas tabú, aquellos que tratamos de evadir

La situación que nos está tocando vivir en la sociedad, nos presenta retos en la educación de los hijos que muchas veces nos preocupan y asustan, porque no contamos con la información y la formación adecuada para manejarlos de acuerdo a la verdad y a nuestras convicciones personales.

En otras ocasiones nos da vergüenza o miedo tocar temas “difíciles” que tenemos que hablar con nuestros hijos. Cuesta mucho trabajo, porque fuimos educados en otros momentos y contextos en los que no se hablaba abiertamente de ellos. Y sí, nos referimos a los consabidos temas tabú, aquellos que tratamos de evadir, en ocasiones esperando que otro venga y nos quite la pena de tener que hablar con nuestros hijos. Nos olvidamos de nuestros derechos y responsabilidades como padres. No son los maestros, ni las políticas internacionales, ni los gobiernos, ni los medios, ni las redes sociales, ni los amigos los que tienen que dar la información adecuada y correcta, que es necesaria para formar seres adultos maduros, responsables y dueños de su vida.

Somos nosotros los que tenemos que formar a nuestros hijos. Ese es nuestro primer derecho como padres, y por supuesto nuestra obligación ineludible.

Por lo mismo, no seamos ingenuos: los chicos de hoy en día oyen de todo, leen de todo, saben de todo y viven de todo. Por ejemplo: desde pequeñitos ya saben que la señora con pancita es que tiene un bebé dentro, lo cual obviamente no tiene nada de malo. Pero más adelante oyen conversaciones, o se chatean o ven programas televisivos en los que se tocan sin pudor temas de abusos, infidelidades, violaciones, abortos, droga, y prostitución. En la escuela se les presenta una sexualidad descarnada y hasta les enseñan, desde la primaria, a usar métodos “preventivos”, a cuidarse con el “sexo seguro”, lo que, por cierto, ha provocado un aumento significativo de embarazos en adolescentes.

Y así, poco a poco, pero sin interrupción, se van enterando por otros de las cosas que nosotros tendríamos que haber hablado con ellos, de acuerdo a su edad, para que tengan los elementos que los ayuden a vivir una vida adulta de acuerdo a su conciencia y decisiones personales.

Muchos padres no encuentran las palabras necesarias para explicar a sus hijos asuntos tan complejos como la muerte, el dolor, el sufrimiento, la sana sexualidad, el abuso y el fracaso. No obstante, no podemos dejar de hablar de esto con ellos, porque corremos el riesgo de que ya estén informados por otras fuentes, y entonces sí, ya perdimos la oportunidad de que nos tengan confianza y sepamos sus legítimas inquietudes.

Como bien dicen por ahí: “Para hablar con los hijos sobre temas ‘difíciles’, más vale un año antes que un minuto después”. Casi todos comprendemos la importancia de este consejo cuando ya es demasiado tarde. Pero no se trata sólo de instruir al hijo y educarle sobre los ambientes que encontrará; también es prevenir con nuestra actitud las reacciones negativas que él puede tener, salir al paso de los problemas antes de que surjan, saber en qué momento no es oportuno tocar ciertos temas.

Prevenir es también ser realista y no pensar que todas las cosas se arreglarán por sí solas, suponiendo que todo lo que encontrará nuestro hijo en su vida será positivo, bueno y agradable. La lección es clara. Lo que tengamos que hablar sobre estos temas tan sensibles, que sea a tiempo y en buena forma, de acuerdo a la edad de cada uno de nuestros hijos.

En la educación y formación de nuestros hijos no aplica el dicho “calladito me veo más bonito”. Absolutamente no. Tenemos que hablar. Es nuestra obligación.

Vamos analizando lo dicho anteriormente, porque la semana que viene hablaremos sobre el cómo lograr una educación y formación para nuestros hijos en estos temas complicados y sensibles, para que, cuando les toque a su vez ser padres de familia, sepan que con los papás se puede hablar de todo, en un ambiente respetuoso, bien intencionado, sereno y de confianza.

Artículo originalmente publicado por Desde la fe

Tags:
dialogohijospaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.