Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 22 junio |
Santos Juan Fisher y Tomás Moro
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué significa seguir a Jesús?

Midiman / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 28/06/16

¡Cuántas veces le pido a Jesús que me siga Él a mí! Y Él lo hace... porque me ama mucho

Hoy algunos le ofrecen a Jesús seguir sus pasos: “Te seguiré adonde vayas”. En otras ocasiones es Jesús quien invita al seguimiento: “Sígueme”. Toma la iniciativa para que le sigan.

¡Cuántas veces le pido a Jesús que me siga Él a mí, en mis caminos, en mis idas y venidas, en mis huidas y en mis regresos! Y Él lo hace, porque me ama mucho. Me ama como soy. Se hace el encontradizo en mis caminos. Siempre lo hace. Y me habla al corazón. Y mi corazón arde y todo lo cambia.

Pero yo también quiero seguirlo a Él. Estar con Él cuando sufra. Cuando se sienta solo. Cuando necesite que alguien lo sostenga. Estar con Él en la montaña, en el lago, en la cruz. Ir detrás de Él. A su lado.

Me conmueven esas personas tan dóciles para seguir al Señor. Se arriesgan, no dudan, no temen. Lo dejan todo para seguir a otro. Para caminar en pos de otro.

Siempre me han impresionado aquellos que son tan libres para darse, para ponerse en camino.

Sé que si no soy libre no puedo dar un salto audaz en la vida. Me gustaría ser libre de tantas cadenas que me atan.

Muchos dicen seguir al Señor pero luego no todos le siguen: “Déjame primero despedirme de mi familia. Déjame primero ir a enterrar a mi padre”.

Seguir significa comportarme como Jesús se comporta. Significa ir donde Él vaya, seguir siempre sus pasos. Amar como Él ama. Custodiar a otros como Él los custodia. Interesarme por la vida de los que me confía.

Seguirle significa hablar con sus palabras, sentir como Él siente. Tener sus valores. Seguir a Jesús significa llegar a amar como Jesús me ama. Siguiendo las tendencias que Él impone en mi vida.

Me gustaría sentir que lo he dejado todo para seguir sus pasos, pase lo que pase. En medio de la luz de mis éxitos, en medio de la oscuridad de mis fracasos.

No siempre me siento tan libre para seguirle sin miedo. Recuerdo que estas palabras me han acompañado desde hace muchos años: “Te seguiré, Señor, adonde vayas”. Me han recordado que mi sacerdocio pasa por estar con Él, por caminar con Él.

No consiste en hacer muchas cosas, en lograr muchas metas. No consiste en ser pastoralmente muy eficiente, en contar a manos llenas mis éxitos pastorales.

Estar con Él. Dormir donde Él duerma. Seguir sus pasos. ¿Y si de repente pierdo sus huellas? ¿Y si no sé si ha dejado el lugar donde estoy para emprender un nuevo camino? No lo sé. Sólo sé que está conmigo y eso me hace pensar que estoy donde Él está. Haciendo lo que Él quiere que haga.

Cuando me comparo con otros, cuando intento ver cómo lo hacen otros, a veces dudo y me entra esa presión de ser como los otros. Quiero ser fiel a su llamada. Seguirle por los caminos de la vida, de mi vida. No quiero sentir que pierdo su rastro.

A veces no sé cómo hacerlo. Creo que implica que por una vez deje de pensar en mis planes y en cómo pedirle a Jesús que se meta en ellos y me ayude a resolverlos a mi manera.

Seguirle es dejar mis planes, y pensar, vacío de mí, cuál es su plan, su camino. La confianza en Él, el abandono, es la única manera de seguirlo. No quiero ponerle excusas. No quiero entorpecer sus deseos.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.