Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconEspiritualidad
line break icon

El regalo de la modestia: Lo que aprendí del «topless» en una playa

Kimberly Cook - publicado el 27/06/16

"Sencillamente mira a otra parte" es una respuesta comprensible, pero ¿misericordiosa?

Cuando estaba en la universidad, hice un viaje de mochilera por Europa y, al pasar por Barcelona, me topé con una playa donde se practicaba topless.

Lo curioso es que ni siquiera me di cuenta al principio. Nuestro grupito formado por tres chicas y dos chicos se dirigió alegremente a un lugar agradable cerca de la orilla y allí empezamos a instalarnos, deseosos de lanzarnos directos a la espuma de las olas. ¡Estábamos encantados de estar en una playa en España!

Tardamos un rato, pero por fin nos dimos cuenta de que nuestro atuendo era extrañamente excesivo en comparación al del resto.

Cuando nos percatamos de ello, no sabía si reír o limpiar de arena mi barbilla, de tan boquiabierta que me había quedado. Creo que hice un poco de las dos cosas.

Pero luego pensé: “Bueno, ¿y cuál es el problema? Nos quedaremos en nuestro propio rinconcito de la playa y no prestaremos atención a los demás”.

Al momento, una de mis amigas empezó a regañarme en nombre de los dos chicos, a los que ya había sugerido que debíamos recoger todo al instante y marcharnos.

Sorprendida por la reacción, respondí que los chicos no parecían incómodos en absoluto.

No había más que mirarlos a los dos, ahí sentados mirando al suelo. No se habían movido un ápice.

Y entonces caí en la cuenta: los chicos se estimulan visualmente. Obvio.

Por supuesto que a mí no me importaba que las mujeres fueran sin parte de arriba, pero claro, imagina que viniera un hombre corriendo sin bañador. Probablemente saldríamos corriendo entre risas o gritos. ¿Por qué?

Porque las mujeres no nos estimulamos visualmente igual que los hombres. Así de simple.

Estos chicos se habían dado cuenta de que no podían proteger su vista de todas las mujeres desnudas que iban de arriba a abajo por toda la costa, así que tomaron la única precaución que podían: mirar a la arena. Dios les bendiga, pero no, no podíamos quedarnos.

Lo recogimos todo y nos buscamos otro plan alternativo.

Se podría criticar lo sencillo que es siempre mantener el punto de vista de uno mismo y descartar las otras posibilidades por ser debilidades. Ese día la playa de Barcelona me enseñó una clara lección.

Estoy segura de que ninguna de aquellas mujeres en topless tenía la intención de ser considerada un mero objeto.

De hecho, probablemente pensarían que si algún hombre no podía estar allí sin reprimir pensamientos impuros, pues que mirara hacia otro lado o se marchara.

Sin embargo, ¿es totalmente justa esta actitud?

El hecho es que la modestia es también consideración, es misericordia. Un aspecto de la misericordia es que se ofrece a personas de las que en realidad no somos responsables y que tal vez ni siquiera lo merezcan.

Si yo soy responsable o no de la reacción de un hombre por mi forma de vestir es algo discutible, pero tal vez mi instinto es el de errar en favor de la misericordia y ni siquiera poner en un aprieto al hombre.

Ser parte de la sociedad es entender que ninguno de nosotros somos pequeñas islas aisladas de los demás.

Es posible que de primeras lo que nos salga decir sea: “Estoy cómoda y si tienes un problema con mi aspecto, es tu problema, así que supéralo”, y hasta cierto punto es cierto. Pero no es misericordioso.

La belleza del cuerpo se basa en su dignidad y su origen, y preservar esto es una responsabilidad espiritual.

Presumir de verdad de la dignidad del cuerpo con un ornamento adecuado al evento y la situación invoca más un deseo de solidaridad que de utilidad.

Tags:
misericordiasexualidadvirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.