Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 12 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconDesde Roma
line break icon

«¿Diaconisas? Es más urgente cambiar la estructura piramidal en la comunidad de los fieles»

Vatican Insider - publicado el 27/06/16

«No está en juego que seamos admitidas o no como diaconisas o sacerdotisas, sino que está en juego, según mi opinión, el cambio estructural en la comunidad de los creyentes. De una pirámide a la circularidad». Y la que piensa así es una mujer. La teóloga moral sor Antonietta Potente es una dominica de 57 años que ahora vive en Turín pero que pasó 18 años en Bolivia, en donde experimentó una forma de vida comunitaria con los campesinos indígenas. Profesora de Teología moral en el Angelicum de Roma, en la Facultad teológica de la Italia Central en Florencia y en la Universidad Católica de Cochabamba (Bolivia), también fue miembro de la Conferencia Latinoamericana de los Religiosos y colabora con el Instituto ecuménico de teología andina de La Paz. La entrevistamos al margen de la conferencia sobre las mujeres en las Escrituras que pronunció durante la presentación del Informe 2015 de la asociación Orizzonti-Maidan, de la que se ocupan las Misiones de los Camilianos de Turín.

Según su opinión, ¿podrían tener un papel mayor las mujeres en la Iglesia con el magisterio de Papa Francisco?

Admito que Papa Francisco ha dado otra clave de lectura a todo, y que también ha rescatado un poco a las mujeres, que han sido ignoradas durante mucho, mucho tiempo. No digo por siglos, porque creo que en el primer siglo tenían más protagonismo del que tienen hoy. Pero luego caímos en la sombra, no se nos ha dado un sitio en realidad, era más bien como el lugar de Sara, que se queda dentro de la tienda y observa y escucha desde ahí. Yo creo que en este momento, como está sucediendo en relación con otras cuestiones, como las parejas de divorciados que se han vuelo a casar, la cuestión de los homosexuales, las uniones civiles, yo creo que ahí también se está dando algo. Pero lo que sinceramente me inquieta un poco es que, como sea, nosotras las mujeres siempre tenemos que esperan a que los hombres se pongan de acuerdo para decidir si nos admiten o no. Entonces creo que, al final, todavía no se reconoce por completo que desde siglos tenemos nuestras estrategias propias.

¿Qué le parece el debate que se creó alrededor de la posibilidad de estudiar el caso de las diaconisas?

La cuestión de las diaconisas, que son roles, me parece un poco como eso de las «cuotas rosa» de los partidos políticos: a ver cuál partido tiene más mujeres. Lo que se debería hacer es esta presencia alternativa, esta lectura alternativa que nosotras hacemos de la historia desde hace siglos. Y también, un poco, dejarse criticar por las mujeres. Si sigue habiendo mujeres que siempre dan razón a todo, no cambiará nada. Se necesita una crítica verdadera, porque no está en juego que seamos admitidas o no como diaconisas o sacerdotisas, sino que está en juego, según mi opinión, el cambio estructural en la comunidad de los creyentes. De una pirámide a la circularidad, porque, a pesar de Papa Francisco, todavía existe.

También ese clericalismo tantas veces denunciado por el Papa…

No está bien este sentirse pastores que manda, investidos de algo mucho más grande de lo que es la investidura cotidiana de muchas mujeres y hombres. Y luego creo que si se admitieran las mujeres al sacerdocio habría que admitir también a todos los laicos que ya se reconocen en una vocación de este tipo. No veo cuál sea el problema. Pero si la Iglesia sigue con esta estructura, si las comunidades siguen con esta estructura, me parece difícil. Tanto respecto a las mujeres, a su presencia en el ámbito de la formación o a ejercer determinados ministerios. Creo que el gran obstáculo es esta gran estructura que existe desde hace siglos.

En la relación final del Sínodo sobre la familia se lee que «la presencia de los laicos y de las familias, en particular la presencia femenina, en la formación sacerdotal favorece el aprecio por la variedad y la complementariedad de las diferentes vocaciones en la Iglesia». ¿De esta manera podrían encontrar mayores espacios las mujeres en la vida de las comunidades en general?

Sí, por ejemplo en América Latina esto se daba mucho. La mayor parte de los estudiantes en la facultad en la que enseñaba en Bolivia eran seminaristas o como sea religiosos que después habrían sido llamados al sacerdocio. El problema es que probablemente somos pocas voces con respecto a lo que es el resto de la formación. Yo soy muy crítica…

Usted vivió casi 20 años con los campesinos aymaras de Bolivia. ¿Qué pueden aprender los laicos y la Iglesia en general de las mujeres indígenas?

Podrían aprender mucho. Ellas, las mujeres, tienen una gran capacidad estratégica y de existencia. Me parece que se parecen a esas mujeres bíblicas, que en los momentos más desesperados de un pueblo logran encontrar estrategias particulares de vida, de vida concreta, es decir no solo de ideas y de palabras. A final de cuentas, las que se ocupan de la economía allá son las mujeres, tanto la economía informal como la economía reconocida. Es cierto que si uno ve superficialmente, en las reuniones comunitarias parece que hablan solo los hombres y que las mujeres no participan. Pero viviendo allí, a mí me pareció lo contrario. Las mujeres tienen una fuerza, y luego no es solo como rol, sino también como pensamiento, porque el pensamiento en la cultura indígena es femenino. No digo femenino excluyente, porque en su cultura hay un equilibrio neto, incluso en el cuidado de la tierra.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.