Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Tomar decisiones correctas (y mantenerlas)

mujer pensativa

Carlos Padilla Esteban - publicado el 26/06/16

Jesús era profundamente libre y tenía miedo pero amaba

Jesús toma hoy la decisión de ir a Jerusalén: “Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén”. Es el inicio del camino hacia la cruz. No hay azar. Jesús decide. Acepta. Acoge el amor de su Padre. Decide, no se deja llevar.

¡Cuántas veces corro el riesgo de dejarme vivir por otros! Simplemente dejo que la vida vaya y yo reacciono como puedo frente a ella.

Me gusta mirar hoy a Jesús, antes de ponerse en camino. Rezaría. Pensaría. Lo hablaría con su Padre. Descifraría en la vida las señales.

Acaba de tener lugar la transfiguración. Pero ya sabe que lo buscan para matarlo. En su corazón humano le costaría tanto dejar Galilea, a su madre, su lago, para ponerse en camino. No hacia cualquier lado. Hacia Jerusalén.

Ha ido muchas veces, pero esta vez era especial. Seguramente, los discípulos le dijeron que era peligroso. Pero Jesús sentía que su misión pasaba por Jerusalén.

Mis decisiones, ¿las tomo con Dios? ¿Qué es lo que pienso cuando decido algo? ¿Qué tomo en cuenta?

Hoy Jesús inicia un camino. Terminará con su muerte. Con la resurrección. Su Padre se lo ha mostrado en el monte.

A veces pensamos que Jesús no luchó en sus decisiones. Y no es así. Era libre. Profundamente libre. Y tenía miedo. Pero amaba. Y era el Hijo obediente que ante todo quería cumplir la voluntad de su Padre.

Empezó a caminar. Me gusta pensar en los inicios de tantos caminos míos. Es bonito ese momento de vértigo, en el que no sabes qué te vas a encontrar. Miro a Jesús. Decide y se pone en marcha. Va con los apóstoles. El camino no lo hace solo. Desde que los escogió nunca se ha separado de ellos.

Son uno. Ellos van con Él. Con sus torpezas, sus preguntas, sus huidas y cobardías. Pero en su corazón estaba el anhelo de estar con Él, fuera donde fuera.

Jesús toma la decisión. Quizás la compartió con ellos. No lo sabemos. Pero ellos también dejan su tierra nuevamente, igual que dejaron sus redes y su mesa de cambios, su vida. Se ponen en camino junto a Él. A su lado merece la pena vivir el miedo y la incertidumbre.

Es lo que me pide siempre Jesús. Confiar, caminar a su lado, salir de mí mismo, ir donde Él vaya. Sé que juntos tocaremos el cielo, que la vida será mucho más que mi pequeña parcela.

Ninguno se quedó. Todos se fueron con Él hacia Jerusalén. Caminantes confiados. Abiertos a lo que Dios les preparase. Sin tener todo controlado, sin una casa segura donde dormir cada día. Dejaron Cafarnaúm, donde habían vivido juntos. Con Jesús no necesitaban tantos seguros.

Yo también pienso eso. Si voy a su lado, me fío y no quiero calcular tanto. Ni medir. Pobres apóstoles, una y otra vez tienen que abrir el corazón. Jesús les ayuda a romper prejuicios, a superar miedos.

Hay dos actitudes ante la vida. O nos ponemos en camino detrás del que nos invita a seguirle o nos quedamos quietos sin hacer nada.

O creemos en Aquel que no tiene dónde reclinar la cabeza o preferimos la seguridad de una vida tranquila, sin agobios ni exigencias.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.