Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las alarmantes cifras de trabajo en negro en América Latina

Comparte

Y tras ellas, las familias enteras que terminan aceptando cualquier propuesta laboral

Basta con recorrer las calles de varias ciudades de América Latina para enfrentarse a la realidad de la informalidad laboral.

Son muchas las personas en el continente que no tienen un trabajo estable y que se ganan la vida como pueden sin estar registrados en ninguna parte.

Pero también es común ver que hay empleadores que toman a trabajadores en condiciones de informalidad y también es motivo de preocupación.

Sobre este aspecto hizo énfasis la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en un reciente informe donde considera que el empleo en América Latina crecerá de forma leve en  2016, pero marcado por la informalidad.

“Se espera que el crecimiento del empleo alcance 1,6% en 2016, mientras entre 2008 y 2013 el promedio fue de 2,7%”, expresa la OIT.

En Bolivia, Honduras y Nicaragua la proporción del empleo informal sigue superando el 70%, mientras que en Colombia, México y Perú equivale al 50%“, detalla el informe,  según reproduce la agencia AFP.

Reorganización estratégica

La OIT  presentó en Lima (Perú) el informe Soluciones eficaces: Políticas activas de mercado de trabajo en América Latina y el Caribe en el que recomienda realizar una “reorientación estratégica” en el mercado de trabajo.

La OIT lanzó esta precisión argumentando que “se debe actuar en ese sentido para enfrentar las consecuencias de la desaceleración económica que producirá un aumento del desempleo y la informalidad, así como para aumentar la productividad”, indica su sitio web.

A modo de advertencia, el informe indica que los logros obtenidos desde la década de 2000 en términos de inclusión social y de calidad de trabajo se han estancado recientemente e, incluso, comienzan a revertirse.

Esto, advierte la OIT, podría generar un estancamiento estructural  que podría generar aumento de desigualdad y la informalidad.

El director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar, lanzó algunas consideraciones durante una rueda de prensa al momento de presentar el informe.

“La señal de alerta está dada, pues la desaceleración de la economía seguirá impactando los mercados laborales de la región durante 2016 y los próximos años”, expresó.

“Ahora de lo que estamos hablando es de soluciones eficaces. Las llamadas políticas activas del mercado de trabajo constituyen un nuevo enfoque de políticas que simultáneamente actúan para actualizar las calificaciones, mejorar el ajuste entre la oferta y la demanda de trabajo, y promover la creación de empleos productivos. Este enfoque integrado es lo que requieren ahora los mercados de trabajo de la región”.

Políticas activas del mercado de trabajo

El informe también indica que muchos países de América Latina no tienen un sistema integrado de políticas activas del mercado de trabajo, aunque en los países donde se han implementado programas al respecto hubo resultados positivos.

Estas políticas activas consisten en intervenciones para que la gente pueda acceder a una mejor calidad de empleo, mejorando calificaciones y la productividad.

Por otro lado, el informe destaca que Argentina, Brasil y Chile son  países en los que hubo programas de capacitación, subvenciones de empleos y programas de apoyo, donde se observa un nivel de gasto en políticas activas del mercado de trabajo comparable a los niveles registrados en países de ingresos más altos.

Finalmente, Salazar hizo referencia “a la necesidad de avanzar en estrategias de desarrollo productivo y de capacitación de la fuerza laboral que son esenciales para lograr un crecimiento más inclusivo y de desarrollo sostenible”.

También dijo que “las políticas activas de mercado de trabajo son una parte muy importante del arsenal de instrumentos que requieren los países de la región en este momento”.

La cara de la informalidad

Detrás de estas consideraciones e informes hay personas específicas que deben mantener a familias enteras y que terminan aceptando cualquier propuesta laboral, aún en condiciones de informalidad, porque no tienen otra alternativa.

En varias oportunidades el papa Francisco ha mencionado este tema y ha expresado algunas palabras enfocadas a las empresas que contratan a trabajadores de manera informal.

Por ejemplo, en ocasión de un encuentro con dirigentes y trabajadores del Instituto Nacional de Seguridad Social en Italia al hacer referencia a este tema.

“Si la situación es de desempleo, de injusticia social, de trabajo en negro, de precariedad en el trabajo, si tengo un trabajo que va solo de septiembre a junio. Esta precariedad sucede hoy, ¿cómo puedo descansar entonces?”, sentenció.

El empleo en América Latina sigue teñido de negro y esto debe generar una rápida reacción para que el tema no quede sin considerar y cada vez haya más intervenciones a favor de más trabajo digno y de calidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.