Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
San Félix III, papa
home iconDesde Roma
line break icon

«Genocidio», cuándo quiere usar la palabra y cuándo no

Vatican Insider - publicado el 25/06/16

Hace una semana, Francisco había dicho que no le gustaba mucho aplicarla a las persecuciones de los cristianos en el Medio Oriente. Pero en el caso del holocausto armenio la considera adecuada y pertinente

Hace apenas una semana, dialogando con los jóvenes de Villa Nazareth, Papa Francisco dijo que no le gustaba la palabra «genocidio». Dijo lo siguiente: «A mí no me gusta, y quiero decirlo claramente, a mí no me gusta cuando se habla de un genocidio de los cristianos, por ejemplo en Medio Oriente: esto es reduccionismo, es un reduccionismo. La verdad es una persecución que lleva a los cristianos a la fidelidad, a la coherencia en la propia fe. No hagamos un reduccionismo sociológico sobre lo que es un misterio de fe: el martirio».

Se refería, en general, a los cristianos perseguidos y, en particular, al destino de los cristianos del Medio Oriente, víctimas sobre todo del Estado Islámico y de las guerras en curso desde hace años.

Esta aclaración hizo pensar que durante el viaje a Armenia Francisco no habrá utilizado el término «genocidio», mismo que ya había utilizado en abril de 2015, en ocasión de la celebración en San Pedro en memoria de las víctimas del «Gran Mal». Pero entonces, el Papa hizo suya una frase contenida en la declaración conjunta firmada en 2001 por Juan Pablo II y el Catholicos Karekin II.

Como se recordará, justamente ese evento y el uso de la palabra «genocidio» provocó la dura reacción de Turquía que llamó a Ankara a su embajador acreditado ante la Santa Sede. Pero este año cicatrizó la herida. Teniendo en mente aquellas reacciones polémicas, el hielo diplomático que siguió a esa situación, y teniendo presente la respuesta que dio en Villa Nazareth a menos de una semana del viaje a Armenia, habríamos podido esperarnos que Francisco no pronunciara esa palabra.

Efectivamente, los textos preparados para los dos discursos que pronunció durante su primer día en Armenia, tanto el saludo en la catedral de Etchmiadzin como el discurso que pronunció ante las autoridades políticas y diplomáticas del país, en los pasajes dedicados a la masacre, al «Gran Mal», no la contenían.

La palabra «genocidio» no aparecía en los discursos escritos. En cambio, mientras leía el discurso frente al presidente armenio y a las autoridades políticas, Francisco la añadió improvisando. Al recordar el «Metz Yeghérn», el «Grande Male», el exterminio de un millón y medio de armenios que comenzó en 1915, habló de «aquella tragedia, aquel genocidio, por desgracia, inauguró la triste lista de las terribles catástrofes del siglo pasado, causadas por aberrantes motivos raciales, ideológicos o religiosos, que cegaron la mente de los verdugos hasta el punto de proponerse como objetivo la aniquilación de poblaciones enteras». «Es muy triste tanto en este armenio como en los otros dos –añadió sin leer el discurso y refiriéndose implícitamente a la Shoah y a las víctimas del stalinismo–, las grandes potencias internacionales veían hacia otra parte».

¿Por qué la palabra «genocidio» le gusta a veces y a veces la añade cuando aparece, por qué en otras ocasiones no le gusta? La respuesta está en las mismas palabras que dijo Bergoglio durante el encuentro en Villa Nazareth. Al Papa no le gusta que se aplique esa palabra a las actuales persecuciones contra los cristianos, que son «martirio». No la considera, pues, aplicable a la situación de los cristianos en Medio Oriente.

Pero la considera más que adecuada para definir las masacres sistemáticas y de enormes proporciones como las que sucedieron en Armenia en 1915, «el primer genocidio del siglo XX», al que habrían seguido la Shoah, el exterminio sistemático de seis millones de judíos por parte de los nazis, y el de los millones de muertos que provocó el stalinismo. En el caso de los armenios, a pesar de que no faltan todos los elementos del martirio cristiano ni de la persecución religiosa, entran en juego otros motivos étnicos y políticos. Por ello, la palabra «genocidio» le ha parecido adecuada al Papa.

Artículo originalmente publicado por Vatican Insider

Tags:
armeniagenocidiopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.