Aleteia

La historia de horror de cinco bolivianos esclavizados en Brasil

Comparte

Confeccionaban ropa para una marca de lujo en condiciones inhumanas

El equipo de inspección de la Dirección Regional de Trabajo de San Pablo, Brasil, halló a cinco inmigrantes bolivianos en una situación similar a la de esclavitud en un taller que produce ropa para la marca internacional Brooksfield Donna.

Entre ellos había un menor de 14 años y, según relata un comunicado del Ministerio de Trabajo de Brasil, estos trabajadores fueron encontrados en el mes de mayo en un taller de costura en el que trabajaban durante 13 horas al día, además de comer, dormir en el lugar y no recibir pagos por sus derechos laborales como el salario vacacional.

El taller del horror

El taller pertenecía a una empresa subcontratada, Via Veneto, de la marca de ropa de lujo Brooksfield Donna, que de alguna manera también se vio salpicada por el escándalo.

En el caso de Via Veneto, en primera instancia se negó a pagar una compensación a los trabajadores, pero fue notificada por el Ministerio de Trabajo de Brasil para regularizar la situación de los bolivianos encontrados en esas condiciones.

Los auditores pudieron relacionar el vínculo con esta marca gracias a las etiquetas de las piezas que se encontraron.

En ese lugar, ubicado en el barrio Santa María (San Pablo), los cinco bolivianos trabajaban seis días a la semana, en condiciones “degradantes”, recibiendo 6 reales (menos de dos dólares) por pieza producida.

En cuanto al menor, trabajaba en las mismas condiciones, aseguró el Ministerio de Trabajo.

En el taller no había extintores, se encontraron trozos de tela tiradas en el lugar, al tiempo que las instalaciones eléctricas eran precarias e improvisadas.

Además, también fueron encontrados dos niños, hijos de los empleados, que vivían en el lugar.

La firma Via Veneto envió un comunicado a BBC Brasil indicando que “la compañía cumple regularmente todas las normas de derechos aplicables”, algo que no parece verídico teniendo en cuenta el hallazgo del Ministerio de Brasil.

Las fotos difundidas por esa cartera muestran al adolescente sentado en una máquina de coser, un gran desorden y colchones tirados en el suelo.

De esta manera, el Ministerio de Trabajo también le exigirá a la firma que indemnice a los bolivianos afectados.

El repudio de Brooksfield Donna

Inmediatamente, la firma de ropa de lujo emitió un comunicado deslindando su responsabilidad al respecto y haciendo referencia que “el Ministerio de Trabajo encontró esas irregularidades en una oficina subcontratada por uno de sus proveedores”.

“Nuestros contratos con proveedores prohíben cualquier tipo de subcontratación de producción. Todos los pedidos fueron cancelados desde que Brooksfield Donna fue notificada sobre el caso”, prosiguió la empresa.

“Manifestamos nuestro repudio a cualquier transgresión de las leyes laborales y al incumplimiento por parte de los proveedores de las reglas estipuladas en el contrato”, concluyó.

Ante esta postura, en la que se niega responsabilidad y alguna compensación a los trabajadores, el Ministerio de Trabajo de Brasil estableció un proceso civil contra la marca, informa BBC Mundo.

Esclavitud en el trabajo

El hallazgo en Brasil generó conmoción por representar un claro ejemplo de explotación laboral y algo similar al trabajo esclavo, algo que ha sido condenado por el papa Francisco en varias ocasiones.

«No debemos ser nunca esclavos del trabajo, sino señores -señaló Francisco en una de sus audiencias generales-. Sin embargo, vemos que hay millones de hombres, de mujeres y también de niños que son esclavos del trabajo. Son explotados, esclavos del trabajo. Esto va en contra de Dios y en contra de la dignidad humana».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.