Aleteia

Viñedo cuidado por patos: una brillante alternativa ecológica

REUTERS
Comparte

La nómina de trabajadores de estos viñedos de Suráfrica incluye aproximadamente 800 patos

La nómina de trabajadores de los viñedos sudafricanos de Vergenoegd Wine State, en Suráfrica, incluye aproximadamente ochocientos patos, que se encargan de mantener una viña productiva y saludable.

Todos los días las aves se pasean por toda la zona de producción, en dos turnos: uno en la mañana y otro en la tarde.

A las 9:45 de la mañana el encargado de cuidar esta inusual cuadrilla de trabajadores lleva a los patos a los viñedos, donde estos caminan libremente en busca de comida (es decir, de babosas, caracoles y otras pestes que suelen atacar a las viñas), mientras fertilizan el campo con sus heces, de una forma ciento por ciento natural.

Cuando los turnos de trabajo terminan, las aves son pastoreadas de vuelta hacia su estanque.

De acuerdo a los responsables del viñedo, esta es una práctica que se utiliza desde 1984 para mantener las plagas bajo control.

Pero además de ser perfecta para mantener cultivos sanos, libres de pesticidas agrotóxicos y fertilizantes a base de petróleo y urea, los patos además se han convertido en una atracción turística que atrae a adultos y niños, como visitantes, al viñedo, para ver a estos particulares trabajadores en acción.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.