Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 23 noviembre |
San Clemente I
home iconCuriosidades
line break icon

La increíble historia de la falsa “enfermedad K” que salvó a judíos de los nazis

Jesus Colina - publicado el 21/06/16

El Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios es reconocido como “Casa de Vida”

El nombre era terrible, pero la “enfermedad K” no era un virus letal. Era la genial invención del profesor Giovanni Borromeo y de los religiosos del Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios, que se encuentra en la Isla Tiberina de Roma, para salvar la vida de decenas de judíos perseguidos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuando las SS entraron en el hospital, médicos y religiosos explicaron a los alemanes que detrás de las puertas de dos salas especiales se encontraban enfermos que padecían esa terrible enfermedad, algunos en estado terminal. Los oficiales no se atrevieron a abrir las puertas.

Se hubieran encontrado con familias judías. En una sala, se encontraban los hombres, en la otra, las mujeres y los niños.

Para recordar esta gesta de creatividad y valentía, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg ha atribuido el 21 de junio el prestigioso reconocimiento de “Casa de vida” a este hospital, uno de los más antiguos y reconocidos en la Ciudad Eterna.

En el patio del sugerente centro sanitario, en medio del Tíber, se ha colocado una placa en presencia de los máximos representantes de la comunidad judía de Roma, en particular de su presidenta, Ruth Dureghello, del vicepresidente del hospital, el hermano Giampiero Luzzatto, del presidente de la Fundación Museo de la Shoá de Roma, Mario Venezia, y de directivos del hospital religioso.

La emoción empañó los ojos de muchos de los presentes cuando tomó la palabra Luciana Tedesco, quien durante la ocupación alemana, era una niña de diez años. En este hospital pudo salvar la vida, junto a su familia.

“Creo que en este hospital no había ningún enfermo”, explicó sonriendo Luciana, quien hoy tiene 83 años. “Todas las personas que yo pude ver estaban sanas. Éramos refugiados que aquí pudimos encontrar una casa”.

En la ceremonia se recordó al superior de esta comunidad de la Orden de San Juan de Dios, el religioso polaco Maurizio Bialek, quien en los sótanos del hospital instaló una emisora de radio clandestina, que estaba en contacto continuo con los partisanos de Roma y la región.

A los falsos enfermos, los religiosos les dieron documentos y refugios alternativos en los monasterios de la capital italiana.

El profesor Borromeo, médico sumamente prestigioso en esa época, tenía buen sentido del humor, y bautizó a la enfermedad de su invención con la letra “K”, la misma inicial del oficial nazi en Roma, Herbert Kappler. “K” era también la inicial del tristemente famoso en Roma general Albert Kesselring.

En la ceremonia también participó otro superviviente, Gabriele Sonnino, quien entró en el hospital el 16 de octubre de 1943, a los cuatro años: “Había niños de mi edad —revela a Aleteia.org—. No podíamos hacer nada en todo el día, y no sabíamos por qué estábamos encerrados allí. Creíamos que era un castigo. Hoy sabemos que fue salvación”.

Gabriele recordó en la ceremonia al hermano Mauricio Bralek con lágrimas en los ojos: “Fue mi segundo padre. Le debo la vida”.

La placa que ahora verán las miles de personas que todos los días atraviesan el patio del hospital, según explica la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, recordará que “este lugar fue un faro de luz en las tinieblas del Holocausto, y nuestro deber moral consiste en recordar a estos grandes héroes para que las nuevas generaciones puedan reconocerlos y apreciarlos”.

Tags:
historiajudaismonazismosegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Patricia Navas
Novena a la Virgen de la Medalla Milagrosa
PORTRAIT
Cecilia Zinicola
¿Qué hace elegante a una mujer?
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.