Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 08 marzo |
San Juan de Dios
home iconActualidad
line break icon

El Ala Oeste de la Casa Blanca: La política, a escena

Enrique Anrubia - publicado el 20/06/16

Si quieren ver cómo funciona la política por dentro, en términos amables, moderados, semiprecisos pero adecuados, esta es su serie

Hablar de política y hablar del gobierno, el Estado, los partidos políticos o determinadas leyes son dos cosas distintas. Puede parecer que no, pero se pueden distinguir. Política es todo aquello que hacemos respecto de la posibilidad de nuestra bien común y convivencia social, lo que creemos que es justo o lo que vemos que es necesario.

Pero no todo lo justo, lo conveniente o lo necesario para nuestra propia convivencia y bien común ha de venir del gobierno, los partidos políticos o las leyes. Por eso cualquier ciudadano tiene derecho a hacer política sin tener que estar dentro de un partido, y cualquier gobierno, Estado o partido no es sino la plasmación de que se necesita una institución que tenga como fin último ese bien común.

De ahí que la política del ciudadano es más amplia y de ahí que ningún ciudadano se deba a ningún partido o Estado, sino que más bien es al revés: El Estado y el gobierno se debe al ciudadano. Y es ahí donde se entiende que un partido, un gobierno y el mismo Estado se ha de entender como un siervo al servicio de algo mayor: el ciudadano. Básicamente todo gobierno tiene una estructural funcionarial. Distinto es que se haya desvirtuado o haya quedado oculto ese sentido y que el ciudadano entienda la política estatal como un campo de batalla ideológico.

Precisamente por eso, los entresijos y mecanismos gubernamentales o las reglas políticas de los partidos le pueden ser casi absolutamente desconocidos al ciudadano medio, sin merma de su interés político. Se puede ser muy político con total disgusto o desinterés por los partidos o los procedimientos legales de cualquier índole. De hecho eso suele ser una tónica bastante generalizada hoy en día. Sin embargo, y pese a que estos dos ámbitos puedan distinguirse, no pueden separarse. De ahí que las muchas temporadas de “El ala oeste de la casa blanca” resulten cuanto menos extravagantes.

Cinematográficamente y sobre el papel, una serie de televisión sobre política es de aparente carencia e interés por cualquier público no atraído por la política de partidos. No ha sido el primer intento. En su momento se filmó aquella fantástica “House of cards”, tan británica como el mejor de Macbeth y el peor Hamlet, que tuvo hace un par de años su réplica americana. Pero la política era el trasfondo y el poder, la ambición y las conspiraciones de cortinas y cuchillos, su argumento. Fantásticas ambas, pero no eran series sobre política.

Muy recientemente (apenas un par de capítulos emitidos) está la tragicomedia Braindead, donde unos alienígenas devoran los cerebros de los senadores, congresistas y los mandatarios de la Casa Blanca: toda una declaración de intenciones. Pero tampoco la política como tal es el tema.

Si quieren ver cómo funciona la política por dentro, en términos amables, moderados, semiprecisos pero adecuados, su serie es “El ala oeste de la Casa Blanca”. En sus siete temporadas vamos a seguir la estela de Josiah Barlet, un presidente demócrata y católico, egresado de la University Notre Dame, en su periplo presidencial de 8 años. The West Wing (el ala oeste) tiene un elenco de actores que aunque no todos dan la talla y atrapan, muchos de ellos ganan poco a poco hasta convertirse en lo que son: grandes actores.

Destaco 4 de ellos: Leo Macgarry (Chief of staff, la mano derecha del presidente) Toby Ziegler (Deputy chief of staff, el segundo del tal Leo), C. J. Cregg (Chief of Press, la jefa de medios de comunicación) y el propio presidente Josiah Barlet (Josh). Por orden, John Spencer, Richard Schiff, Allison Janney y Martin Sheen. Las tramas son siempre políticas y nos llevan a problemas que a los ojos del ciudadano medio (ese que hace política pero no le interesa la otra) le pueden sorprender.

La serie te va mostrando un sistema democrático donde no sólo se han de razonar las cosas, sino que se les da un sentido, se tiene un plan, y se posee la conciencia de que la política es un servicio. No se evitan los dilemas, y no se eluden los fallos. Cierto es que todo se tamiza de cierto edulcorante televisivo, pero no se mitigan los errores del propio presidente. La serie muestra bastante bien y en profundidad el sistema americano que, aunque plagado de errores, tiene una valía democrática que ya a muchos países europeos nos gustaría poseer.

A medida que avanzan las temporadas uno percibe que el presidente de los Estados Unidos no puedo hacer lo que quiera, que siendo un régimen presidencialista, el presidente tiene al congreso y al senado para marcarle y negociar. También se observa la genialidad de los propios asesores (se nota la mano del guionista y creador Aaron Sorkin), sus niveles de razonamiento, donde, al menos, no tratan al espectador como un tonto ni se basan constantemente en lo políticamente correcto.

Sin duda, de lo mejor de la serie es ver cómo pertenecer a un partido no significa que todos tus correligionarios de tu partido hayan de votar tus planes, tienes que convencerlos. Del mismo modo que puedes contar con dirigentes del bando opuesto.

Es una serie que no defrauda, porque, entre otras cosas y sobre todas ellas, uno sale diciendo algo que con pocas series puede decirlo: hoy he aprendido algo nuevo que no sabía.

Tags:
cineserie tv
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
TIZIANO
Maria Paola Daud
Encontraron «La Última Cena» perdida de Tiziano, en una pequeña i...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.