Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 25 julio |
Santiago Apóstol
home iconDesde Roma
line break icon

«Muchos marginados, refugiados, pobres», y a nosotros nos da «fastidio»

Vatican Insider - publicado el 15/06/16

«¡Cuántas veces, cuando vemos a tanta gente en la calle – gente necesitada, enferma, que no tiene que comer – sentimos fastidio! Cuántas veces nosotros, cuando nos encontramos ante tantos prófugos y refugiados, sentimos fastidio». En la Audiencia general en la Plaza San Pedro, Papa Francisco recordó el episodio evangélico en el que Jesús cura a un ciego en la ciudad de Jericó, y subrayó que «la indiferencia y la hostilidad hacen ciegos y sordos» y afirman: «Todos somos mendigos, tenemos necesidad siempre de salvación. Y todos nosotros, todos los días, debemos hacer este paso: de mendigos a discípulos».

El evangelista Lucas, dijo Francisco, escribió que «aquel ciego estaba sentado al borde del camino pidiendo limosna. Un ciego en aquellos tiempos – incluso hasta hace poco tiempo atrás – podía vivir solo de la limosna. La figura de este ciego representa a tantas personas que, también hoy, se encuentran marginadas a causa de una discapacidad física o de otro tipo. Está separado de la gente, está ahí sentado mientras la gente pasa ocupada, en sus pensamientos y tantas cosas. Y el camino, que puede ser un lugar de encuentro, para él en cambio es el lugar de la soledad. Tanta gente que pasa. Y él está solo. Es triste la imagen de un marginado, sobre todo en el escenario de la ciudad de Jericó, la espléndida y prospera oasis en el desierto. Sabemos que justamente a Jericó llegó el pueblo de Israel al final del largo éxodo de Egipto: aquella ciudad representa la puerta de ingreso en la tierra prometida».

Mientras el ciego grita («y tenía buena voz, ¿eh?»), invocando a Jesús, la gente lo regaña y quiere que se calle, «como si no tuviese derecho a hablar. No tienen compasión de él, es más, sienten fastidio por sus gritos», prosiguió el Papa. «¡Cuántas veces nosotros, cuando vemos tanta gente en la calle, gente necesitada, enferma, que no tiene que comer, sentimos fastidio! Cuántas veces nosotros -recordó el Pontífice-, cuando nos encontramos ante tantos prófugos y refugiados, sentimos fastidio. Es una tentación: todos nosotros tenemos esto, ¿eh? Todos, también yo, todos. Es por esto que la Palabra de Dios nos enseña. La indiferencia y la hostilidad los hacen ciegos y sordos, impiden ver a los hermanos y no permiten reconocer en ellos al Señor. Indiferencia y hostilidad. Y cuando esta indiferencia y hostilidad se hacen agresión y también insulto – «pero échenlos fuera a todos estos», «llévenlos a otra parte» – esta agresión; es aquello que hacia la gente cuando el ciego gritaba: «pero tu vete, no hables, no grites»».


El evangelista, prosiguió el Papa, «dice que alguien de la multitud explicó al ciego el motivo de toda aquella gente diciendo: ‘Que pasaba Jesús de Nazaret’», es el « «paso» de la pascua, el inicio de la liberación: cuando pasa Jesús, siempre hay liberación, siempre hay salvación. Al ciego, pues, es como si fuera anunciada su pascua». Y, a diferencia de la multitud, «este ciego ve con los ojos de la fe. Gracias a ella su suplica tiene una potente eficacia. De hecho, al oírlo, ‘Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran’. Haciendo así Jesús quita al ciego del margen del camino y lo pone al centro de la atención de sus discípulos y de la gente. Pensemos también nosotros, cuando hemos estado en situaciones difíciles, también en situaciones de pecado, como ha estado ahí Jesús a tomarnos de la mano y a sacarnos del margen del camino a la salvación».

La gente, explicó el Papa, «había anunciado la buena noticia al ciego, pero no quería tener nada que ver con él; ahora Jesús obliga a todos a tomar conciencia que el buen anuncio implica poner al centro del propio camino a aquel que estaba excluido». Además, el ciego «no veía, pero su fe le abre el camino a la salvación, y él se encuentra en medio de cuantos habían bajado al camino para ver a Jesús. Hermanos y hermanas, el paso del Señor es un encuentro de misericordia que une a todos alrededor de él para permitir reconocer quien tiene necesidad de ayuda y de consolación». La narración evangélica termina indicando que el ciego «recuperó la vista y siguió a Jesús, glorificando a Dios»: «se hace discípulo. De mendigo a discípulo, también este es nuestro camino: todos nosotros somos mendigos, todos. Tenemos necesidad siempre de salvación». Y todos nosotros, exhortó el Papa, «todos los días, debemos hacer este paso: de mendigos a discípulos». «Aquel que querían hacer callar, ahora testimonia a alta voz su encuentro con Jesús de Nazaret, y  ‘todo el pueblo alababa a Dios’». Y sucede un segundo milagro, concluyó Francisco: «lo que había sucedido al ciego hace que también la gente finalmente vea. La misma luz ilumina a todos uniéndolos en la oración de alabanza. Así Jesús infunde su misericordia sobre todos aquellos que encuentra: los llama, los hace venir a él, los reúne, los sana y los ilumina, creando un nuevo pueblo que celebra las maravillas de su amor misericordioso».

Antes de la Audiencia en la Plaza San Pedro, el Papa recibió el Primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, quien después se reunió con el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin y con mons. Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados. Durante la cordial entrevista, informó la Sala de prensa vaticana, «se insistió en las buenas relaciones bilaterales entre los Países Bajos y la Santa Sede. Después se afrontaron cuestiones de común interés, como el fenómeno de las migraciones, y se hizo una reseña de algunas problemáticas de carácter internacional».

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
4
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
5
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.