Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 enero |
San Fulgencio
home iconEspiritualidad
line break icon

Divorciados en nueva unión y a la vez católicos

schoenstatt.org - publicado el 14/06/16

Curando heridas y construyendo sólidamente las bases de un nuevo y definitivo hogar

Los divorciados en nueva unión tienen que sentir el amor de la Iglesia; “no es suficiente que sepan que la Iglesia los ama, tienen que sentirlo”. Es la convicción de una iniciativa de acompañamiento a personas católicas que viven en una situación “irregular” por la ruptura de sus vínculos matrimoniales.

Se llama “Pastoral de la esperanza” y desde que nació hace 10 años en Argentina se ha extendido diversos países como Paraguay, Chile y España, dentro del movimiento católico de Schoenstatt.

La Iglesia no puede permanecer indiferente a estas situaciones dolorosas”, sino que, como el buen pastor, debe buscar «la oveja perdida», afirma uno de los matrimonios animadores en la web schoenstatt.org.

Y ello «sin establecer diferencias entre quienes siguen fieles a su compromiso matrimonial y quienes han roto dicho vínculo e, incluso, han establecido una nueva relación”.

Y recuerdan que los divorciados que tienen una nueva pareja siguen siendo miembros de la Iglesia, “han recibido el bautismo y conservan la fe”.

A través de diversas actividades, parejas en distintas situaciones se apoyan para recorrer “con confianza y alegría el itinerario de conversión (progresiva por excelencia), de sanación y de crecimiento en la fe y en la vida cristiana, de pareja y de familia, según cada situación en particular”.

Consideran que los divorciados que conviven con otra persona deben sentirse “parte importante de la Iglesia”, con derechos y obligaciones, y tratan de “integrarlos  y rehabilitarlos en el servicio a Dios y al prójimo”.

Los matrimonios que animan esta pastoral, entre ellos también divorciados en nueva unión, afirman que la iniciativa “es inclusiva y no busca una solución sacramental, sino evangelizadora”.

Convencidos de que se abrirán “caminos inéditos de crecimiento espiritual”, «queremos acompañarles con amor y esperanza a curar las heridas de una separación –concluyen- y a asumir el desafío de construir sólidamente las bases  de un nuevo y definitivo hogar”.

Tags:
divorcioiglesia catolicamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.