Aleteia

¿Por qué dejamos solos a los niños en las redes sociales?

Comparte

Los repetidos casos de grooming son motivo de alarma entre los padres

Un reciente caso de una joven asesinada por un hombre que la conoció y engañó por Facebook en la Argentina llama la atención de los padres:¿Cuál es el límite que deben poner a las redes sociales? Acompañar a nuestros hijos en sus logros “virtuales” puede ser una buena estrategia.

A continuación la opinión del especialista Francisco Albarello*: 

Los repetidos casos de grooming, (cuando un adulto se acerca a un menor con intenciones sospechosas) que ocupan la agenda mediática semana tras semana no dejan de preocuparnos e instalan la alarma. A esto nos tienen acostumbrados las noticias que, siguiendo una tendencia creciente a la espectacularización, muchas veces se dedican más a divulgar detalles escabrosos -incluso vulnerando los derechos de las mismas víctimas- que en atacar el problema de fondo. La pregunta que nos debemos hacer es si estamos dejando solos o no a los niños y jóvenes en las redes sociales.

La cultura digital nos presenta nuevas formas de socialización, una suerte de extensión de la vida social física en el entorno virtual. Necesitamos ver a estos dos ámbitos –el físico y el virtual- como complementarios y no como opuestos.

En las evaluaciones rápidas que hacemos al respecto cuando consumimos noticias como estas, perdemos de vista que el mundo virtual tiene sus reglas, y que muchas de ellas no son tan diferentes de las que rigen el mundo físico. Si hay un consenso generalizado en que a los chicos no los dejaríamos solos en una plaza, hablar con un extraño en la vía pública o cruzar la calle sin compañía, ¿por qué los dejamos solos en una red social?

Tal vez nos otorga cierta tranquilidad el verlos en su habitación, sentados frente a una computadora o manipulando silenciosamente su tablet o smartphone en la mesa del living o la cocina, y con eso nos basta para sentirnos progenitores responsables. Pero, ¿sabemos qué redes sociales utilizan, qué videos ven en Youtube, conocemos cuáles con sus intereses, qué contenidos miran y comentan?

Uno de los referentes máximos de la cultura participativa, Henry Jenkins, decía en una entrevista que así como felicitamos a nuestros hijos por sus logros deportivos, deberíamos hacer lo mismo por sus hazañas en los videojuegos, o sus creaciones en los mundos virtuales. Esto implica involucrarnos, hablar de lo que hacen en Internet, preguntarle sobre sus gustos y sus preferencias.

Si habilitamos el diálogo en torno a su relación con el mundo virtual, que es parte fundamental de su vida, podremos establecer canales para advertir, señalar y prevenir posibles riesgos. La censura y la prohibición está claro que no funcionan; entonces debemos asumir una posición de acompañamiento, una cierta vigilancia cautelosa, sin intervenciones que sean experimentadas como intromisiones o invasiones a su privacidad.

Tal vez nos resulte más cómodo refugiarnos en el difundido estereotipo de los migrantes digitales que se sienten ajenos a este mundo virtual que nos inquieta y desafía. Es un modo elegante de no asumir nuestras responsabilidades como adultos.

Lejos de lo que creemos, tenemos mucho para aportar: no es necesario dominar completamente las herramientas digitales. Para comenzar, basta con preguntar, escuchar y estar abiertos a acompañar en esta aventura de la vida, que hoy se juega y cada vez más en las redes.

*Francisco Albarello. Profesor investigador de la Universidad Austral y la Universidad Nacional de San Martín. Autor de “Personalizar el vínculo con la tecnología. Hacia un discernimiento de la cultura digital” (Editorial de la Palabra de Dios).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.