Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 16 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconDesde Roma
line break icon

Francisco: el modo en que vivimos la enfermedad demuestra nuestra manera de amar

Vatican Insider - publicado el 12/06/16

«El mundo no será mejor cuando este compuesto solamente por personas aparentemente ‘perfectas’», advirtió Papa Francisco. En la actualidad hay quienes quieren deshacerse de los enfermos «cuanto antes, porque son una carga económica insostenible en tiempos de crisis», y, aunque no existe una medicina eficaz para todo, «la respuesta siempre es el amor». Por ello, insistió Francisco, no hay que encerrar a los enfermos «en algún ‘recinto’ (acaso dorado) o en las ‘reservaciones’ del pietismo y del asistencialismo».

En la homilía de la misa que celebró en San Pedro en ocasión del Jubileo de los enfermos y las personas discapacitadas, Papa Francisco aseguró que «la enfermedad encuentra en Cristo su sentido último». Para la cultura del placer, «el enfermo no puede ser feliz», pero en contra de la «patología de la tristeza» la solución es «amar a pesar de todo». El Papa describió una época en la que «el cuidado del cuerpo se ha convertido en un negocio y en la que lo que es imperfecto debe ser ocultado porque va contra la felicidad y tranquilidad de los privilegiados y pone en crisis el modelo imperante». Una época en la que es mejor «mantener a estas personas separadas, en algún ‘recinto’ -tal vez dorado- o en las ‘reservaciones’ del pietismo y del asistencialismo, para que no obstaculicen el ritmo de un falso bienestar». En algunos casos, incluso, se sostiene que es mejor «deshacerse» de las personas discapacitadas «cuanto antes, porque son una carga económica insostenible en tiempos de crisis».

Pero, en realidad, denunció Jorge Mario Bergoglio, «con qué falsedad vive el hombre de hoy al cerrar los ojos ante la enfermedad y la discapacidad. No comprende el verdadero sentido de la vida, que incluye también la aceptación del sufrimiento y de la limitación». De hecho, «el mundo no será mejor cuando este compuesto solamente por personas aparentemente «perfectas», por no decir  sino cuando crezca la solidaridad entre los seres humanos, la aceptación y el respeto mutuo». Y después subrayó: «El modo en que vivimos la enfermedad y la discapacidad es signo del amor que estamos dispuestos a ofrecer. El modo en que afrontamos el sufrimiento y la limitación es el criterio de nuestra libertad de dar sentido a las experiencias de la vida, aun cuando nos parezcan absurdas e inmerecidas».

Por ello, Papa Francisco hizo un llamado a no dejarnos «turbar por estas tribulaciones», pues debemos saber que «en la debilidad podemos ser fuertes, y recibiremos la gracia de completar lo que falta en nosotros al sufrimiento de Cristo, en favor de la Iglesia, su cuerpo; un cuerpo que, a imagen de aquel del Señor resucitado, conserva las heridas, signo del duro combate, pero son heridas transfiguradas para siempre por el amor». La naturaleza humana, «herida por el pecado, lleva inscrita en sí la realidad del límite. Conocemos la objeción que, sobre todo en estos tiempos, se plantea ante una existencia marcada por grandes limitaciones físicas». Entonces, «se considera que una persona enferma o discapacitada no puede ser feliz, porque es incapaz de realizar el estilo de vida impuesto por la cultura del placer y de la diversión». Y «no existe sólo el sufrimiento físico; hoy, una de las patologías más frecuentes son las que afectan al espíritu». El Papa evocó el espectro de la depresión, un sufrimiento que «afecta al ánimo y hace que esté triste porque está privado de amor». Cuando «se experimenta la desilusión o la traición en las relaciones importantes, entonces descubrimos nuestra vulnerabilidad, debilidad y desamparo. La tentación de replegarse sobre sí mismo llega a ser muy fuerte, y se puede hasta perder la oportunidad de la vida: amar a pesar de todo.¡Amar a pesar de todo!»


El Papa recordó que hay que tener cuidado frente a una actitud que concibe el límite como algo que siempre se puede superar: «en nuestro ánimo se puede dar incluso una actitud cínica, como si todo se pudiera resolver soportando o contando sólo con las propias fuerzas». Pero en realidad, «todos, tarde o temprano, estamos llamados a enfrentarnos, y a veces a combatir, con la fragilidad y la enfermedad nuestra y la de los demás». Y «esta experiencia tan típica y dramáticamente humana asume una gran variedad de rostros. En cualquier caso, ella nos plantea de manera aguda y urgente la pregunta por el sentido de la existencia».


Las lecturas de la Misa fueron proclamadas por personas con diferentes discapacidades y fueron también traducidas a la lengua de signos internacional. Una chica ciega leyó en braile y el rito fue transmitido en vivo a nivel mundial con un intérprete para sordomudos. Las oraciones de los fieles, en diferentes lenguas, fueron pronunciadas por personas enfermas y con discapacidades de diferentes nacionalidades.

Por primera vez en la Plaza San Pedro, la lectura del Evangelio fue «escenificada» por un grupo de personas discapacitadas para permitir que el texto fuera comprendido por los peregrinos que tenían alguna discapacidad mental o intelectiva.

Concelebró con el Pontífice el padre Cyril Axelrod, redentorista sordo y ciego conocido por su compromiso a favor de las personas discapacitadas. «Para catequizar se pueden usar movimientos, emociones, expresiones del rostro, el lenguaje del cuerpo, el tacto. Hay varios métodos que ayudan a las personas ciegas, sordas, sordo-ciegas y a las personas con graves discapacidades mentales a abrir el corazón a Cristo para que Él pueda entrar en sus vidas», explicó Axelrod al periódico «Avvenire», que se comunica utilizando el lenguaje de señas táctiles. «Mi vocación es la de ayudar a todos a ver cuán potente es el Señor en nuestras vidas —insistió el religioso que siempre va acompañado por una persona que transforma en frases los signos que traza en la palma de su mano. La catequesis no es solo palabras, palabras, palabras. Hay que comprender cuáles son las posibilidades que tienen las personas discapacitadas para comprender y cuál es la mejor manera para ayudar a todos, incluso a los niños, a recibir a Jesús, a experimentar su alegría».

Después de la celebración, durante el Ángelus, el Pontífice recordó que hoy se festeja la Jornada contra el trabajo infantil. «Renovemos todos unidos el esfuerzo para remover las causas la esclavitud, que priva a millones de niños de algunos derechos fundamentales y los expone a graves peligros», dijo el Papa. «Unámonos a la alegría y a la acción de gracias de la diócesis de Vercelli» y «de Monreal», pidió Francisco recordando la beatificación de ayer del sacerdote Giacomo Abbondo, y hoy en Monreal, de la hermana Carolina Santocanale, fundadora de las Hermanas Capuchinas de la Inmaculada de Lourdes. Antes de la oración mariana, Francisco también expresó el deseo de «un fructuoso empeño en la lucha contra la lepra», y agradeció a los organizadores y participantes en el  Congreso internacional dedicado a la curación de las personas afectadas por esta enfermedad, que tuvo lugar en Roma en los días pasados. Para concluir, agradeció de manera particular a los peregrinos presentes con «su condición de enfermedad o incapacidad» que llegaron a Roma en ocasión del Jubileo de los Enfermos, y también a los médicos y a los operadores sanitarios.


Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Arthur Herlin
Una biblia hallada en un infierno
2
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Este vuelo tiene algo de despedida…»
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.