Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 16 mayo |
San Simón Stock
home iconActualidad
line break icon

Eddie, el águila: el sueño de Ícaro

Josep Maria Sucarrats - publicado el 10/06/16

Lo importante no es solo participar, sino perseguir el ideal en ello

En Calgary 88 una figura desconocida aletea en el salto de esquí. ¿Es un hombre, es un águila, es un avión? No; es un chico miope como pocos, regordete y fracasado: Michael Edwards, llamado Eddie, y apodado «el águila».

Michael (Taron Egerton) nunca ha dado la talla: creció cojo y sus trofeos son una colección de gafas rotas; siempre le han dicho que no está hecho para lo grande. Sin embargo, Eddie-el-patoso está dispuesto a partirse el cuello por conseguir su sueño; quiere ir a las olimpiadas, esquiar, saltar. Él no es su fracaso.

Fiasco tras fiasco, no se cansa jamás de perseguir lo imposible. ¿Y qué hace falta para conseguir el ideal? Encontrarse con otro loco que muestre que lo imposible es posible. Bronson Peary (Hugh Jackman) es este hombre: un antiguo campeón del salto de esquí borrachín y venido a menos. Con él, Eddie conseguirá convertirse en el primer deportista británico que compite en unos Juegos Olímpicos en salto de esquí. Con Eddie, Peary remontará su vida y redimirá su pasado tarambana.

Es este uno de los típicos biopics que llegan cada año sobre la historia de superación a través del deporte. Es fácil encontrar estas cintas tuteladas por un actor o director de primer nivel. Ahí están McFarland, USA, con Kevin Costner; El chico del millón de dólares, con el John Hamm de Mad Men; Un sueñoposible, con Sandra Bullock; Moneyball, con Brad Pitt; Invencible, de Angelina Jolie, etc. Mucho antes, el mismo John Houston se había encargado de ello, y nos había enseñado la épica del fracasado.

En este caso, tenemos a un Hugh Jackman paternal, humano, y un poco tirillas para lo que viene siendo habitual; vaya, lo que sería el típico malogrado a los ojos de la sociedad del éxito. A diferencia de las anteriores cintas, en esta película, de factura muy televisiva, y con muchos guiños previsibles, los personajes resultan un poco cómicos, gazmoños, y sin halo trágico. Es quizá por esta amabilidad blanda que la entrega resulta especialmente adecuada para un público juvenil.

En este sentido, no se entiende esa innecesaria escena en que Jackman explica el salto de esquí emulando un orgasmo (concesión o respuesta a la famosa escena de Cuando Harry encontró a Sally), y que la coloca fuera de cierto público.

Poca épica, ñoñería, humor infantil, ritmos televisivos, clímax previsibles. Y sin embargo, resulta. ¿Qué es tiene esta cinta que la hace tan entrañable? Pues que la épica es lo cotidiano. El film cuenta una historia de superación y de amistad. Dos deseos y dos desastres se encuentran, y surge lo posible. Eddie encarna la persecución del ideal en circunstancias adversas, la lucha entre el sueño de Ícaro y la gravedad de Newton.

Lo interesante de este biopic es la relación de amistad entre Eddie y Peary, personaje inventado para el propósito. Este le entrenará no solo con la técnica, sino que cuidará especialmente de su deseo. En efecto, de joven, Bronson fracasó al confiarlo todo al talento, sin tener el corazón puesto en la montaña. Pero ahora la amistad, sacará lo mejor de ellos, el coraje, el gusto por no ceder a la condena.

Porque la película le dice al mundo de éxito que lo importante es participar si con ello uno conoce el ideal que perseguía. Participar por participar, en el caso de Eddie, el quebrantahuesos, no sería más que inconsciencia suicida.

Ciertamente, en algún lugar muy fino está la frontera entre el freak y el antihéroe. Nuestra cultura del rendimiento produce fracasados (léase a Byung-Chul Han). No-poder es una derrota. El antihéroe y el freak salen de este mundo; el primero, villano o no, con su propio sistema moral; el segundo, por extrañeza, por bufonería.

Por esto, la película rompe la dinámica contemporánea. En una cultura sin esa referencia externa por la cual uno avanza comparándose, quizá envidiando, Eddie y Peary son el símbolo de una amistad que dice «sí puedes, podemos. Salgo hacia ti; tu mal, nuestro error, no es la última palabra». El enfoque de la película hacia Edwards festeja el verdadero espíritu humano. En una amistad así, quien no corre vuela.

Tags:
cinegrandes producciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
4
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
5
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
6
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
7
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.