Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconCuriosidades
line break icon

Las «catanas de Dios» encontradas en Japón

Alexandre Meyer - publicado el 09/06/16 - actualizado el 08/08/20

El secreto de unos particulares sables de samuráis de la época feudal

Oriente posee un pasado cristiano bastante desconocido por muchos. También allí florecen los santos del calendario romano.

Sin embargo, en la tierra del sol naciente y de los cerezos en flor, la fe cristiana existe (y persiste) desde hace mucho tiempo a pesar de las persecuciones, lo que certifica aún más el adagio de nuestros clásicos: sanguis martyrum semen christianorum, la sangre de los mártires es semilla de cristianos.

Los mártires cristianos en Japón

Para dar a conocer a estos héroes de la fe, en 2016 fue beatificado Justo Takayama Ukon (1552-1615). En efecto, un “samurái de Cristo”, algo poco común que, sin embargo, existe.

El martirio del beato Justo Takayama Ukon no es único en su género. También están las nobles almas caídas en Nagasaki, muertas en 1597 y canonizadas en 1862, o los cristianos asesinados por su fe en 1617 y 1632, beatificados en 1867. Se contabilizan 395 de ellos en el martirologio romano.

“Hoy en día son muchos los católicos japoneses que piensan que el martirio no tiene nada que ver con sus vidas, porque es poco probable que reciban muerte en nombre de su fe en Cristo”, explica Kikuchi, obispo de Niigata.

“Pero una vida de mártir es también una vida en la que uno se entrega por completo a Dios, en la que se renuncia a todo por el amor de Dios”.


MARTYRS

Te puede interesar:
Papa Francisco: Los mártires japoneses, maestros de humildad y libertad

Los secretos de las catanas

Y como testimonio del cristianismo en el día a día de un samurái, el museo Sawada Miki Kinenkandans, en la prefectura de Kanagawa, expone con orgullo unas cincuenta catanas (el arma favorita de estos formidables guerreros) que disimulaban símbolos cristianos en sus guardas [la protección de las empuñaduras].

En estas piezas de hierro gastado aún resaltan diseños de cruces, en todas las formas imaginables, más o menos claras, aunque algunas incluso representan a un Cristo doliente.

Según informa el diario japonés Asahi Shimbun, las investigaciones de los científicos revelan que las armas fueron construidas entre los años 1467 y 1598.

Al igual que los cruzados llevaban un tatuaje bien visible en el hombro izquierdo, el mismo donde Cristo cargó el dulce lignum, la viga horizontal de la santa Cruz, estos caballeros de oriente armaban el brazo que defendía al oprimido con un recuerdo de la Pasión.

En 1587, el shogun Toyotomi Hideyoshi, valiéndose de un ejército de 150.000 hombres, derrotó a todos sus adversarios, unificó Japón y se convirtió en el hombre más poderoso inmediatamente después del emperador.

El mismo año, expulsa a los misioneros jesuitas y confisca el próspero puerto de Nagasaki que se les había asignado.

En 1597, continuando con la persecución anticristiana, hace crucificar a los 26 mártires de Nagasaki, casi todos japoneses, para desalentar las conversiones.

En 1614, el cristianismo, percibido como una religión sediciosa y venida del exterior, queda prohibido por el heredero del shogunato (el Gobierno), Ieyasu Tokugawa.

El Gobierno japonés, para desenmascarar a los cristianos, extendió el uso del fumie: una imagen de la Virgen María o de Cristo debía ser pisoteada delante de los representantes del orden; cualquiera que se negara a hacerlo era detenido al instante.




Te puede interesar:
Scorsese cuenta la epopeya de los cristianos en Japón

En la piel de un samurái

Un samurái de la sociedad feudal japonesa es, ante todo, un caballero. La vida de estos guerreros se asemejaba a la de nuestros caballeros cristianos: los samuráis a veces poseían tierras que les ofrecía su señor –el daimio– como muestra de gratitud por su lealtad.

Estas tierras eran cultivadas por los campesinos. Se temían y respetaban mutuamente, pero obedecían a un único hombre, el shogun, comandante en jefe del ejército nacional.

Pero eran algo más que guerreros, tenían una serie de principios (valentía, fidelidad, lealtad, etc.) y un código de honor, el bushido, similar al estoicismo (con muchas variantes, como el Hagakure).

Se nacía samurái, aunque de forma excepcional algunos llegaban a serlo, por ejemplo, a través de la adopción de un caballero meritorio por una de las familias de guerreros.

La Iglesia no ha dudado en canonizar a los mártires cristianos que se escondían entre ellos, porque esos hombres, además del sacrificio de su propia vida por Dios, estaban dispuestos a vivir y morir por el valor, la rectitud y la honradez que impone una orden de caballería.




Te puede interesar:
Ukon Takayama, el «samurai de Cristo»

Tags:
culturahistoriajaponmartires
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.