Aleteia

Pederastia en streaming supervisada por los propios padres

Comparte

Niños filipinos de familias pobres son expuestos ante cámaras web a cambio de dinero

Pederastas de distintos países del mundo están pagando a familias filipinas para ver en streaming a sus niños desnudos sufriendo abusos sexuales por parte de sus padres o hermanos en su propia casa.

Por ver una escena de este tipo pagan entre 5 y 200 dólares. El número de casos denunciados ha aumentado de 57 en 2013 a 167 en 2015, según informó The Guardian.

Los menores a menudo se exponen durante todo el día, por la mañana para europeos y americanos y por la tarde para “clientes” que se encuentran en Australia.

Otros se someten a este abuso on line sin que lo sepan sus padres. Como Lorna, que fue reclutada por un vecino cuando tenía 7 años para representar actos sexuales ante la cámara web.

3 veces al día, por 5,30 euros, para pagar comida, explica con naturalidad junto a unos osos de peluche. «Estoy enfadada y quiero olvidarlo. No me gusta. ¡No!».

La ONU estima que decenas de miles de niños se encuentran en una industria local de abuso sexual infantil en expansión. Sin embargo, en Filipinas sólo ha habido dos condenas. El resto de casos sigue pendiente.

La policía encuentra dificultades para llegar a los pedófilos con esta nueva forma de explotación, sin fotos descargadas que poder rastrear como pruebas, con conversaciones en vivo y encriptadas a través de Skype y pagos anónimos mediante transferencias de pequeñas cantidades de dinero.

Además, los niños conciben a menudo el abuso como un medio más de subsistencia para su familia y son reacios a testificar contra sus padres.

Sólo en 2015, el centro para niños desaparecidos y explotados con base en los Estados Unidos NCMEC remitió unos 15.000 avisos a la Oficina Filipina de Cibercrimen, y el 80% de ellos se referían a explotación sexual infantil on line.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.