Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 25 julio |
Santiago Apóstol
home iconDesde Roma
line break icon

Nycz: «Hay que ayudar a los prófugos que escapan de la guerra»

Vatican Insider - publicado el 06/06/16

«La cuestión no es si ayudar o no a los prófugos que escapan de la guerra, sino cómo hacerlo bien». El cardenal Kazimierz Nycz, de 66 años y desde 2007 arzobispo de Varsovia, no tiene dudas sobre la actitud que hay que tener con quienes huyen de las bombas y de la devastación del Medio Oriente. En esta entrevista con Vatican Insider, el purpurado polaco describe cómo fue recibida en su país la exhortación «Amoris laetitia», cómo es visto Papa Francisco e invita a los jóvenes a no tener miedo y a participar en la JMJ de Cracovia.

Eminencia, faltan menos de dos meses para la Jornada Mundial de la Juventud en Polonia. ¿Cómo se están preparando?

Lo más importante es la preparación espiritual y pastoral para esta Jornada mundial. Desgraciadamente, los medios de comunicación hablan poco de esto, aunque en Polonia estemos haciendo mucho en este ámbito. Tanto en las diócesis en las que los jóvenes serán recibidos una semana antes del encuentro con el Papa, sobre todo en Cracovia, y en las diócesis limítrofes. Estamos preparando no solo programas culturales, religiosos, espirituales, sino que también trataremos de ayudar a estos jóvenes a conocer las regiones que visitarán. Cracovia tiene mucho que ofrecer al mundo desde el punto de vista cultural y artístico, pero sobre todo desde el punto de vista espiritual, con figuras como Juan Pablo II. Está el santuario dedicado a Juan Pablo II, está el santuario de la Divina Misericordia. La JMJ, principalmente, es una experiencia de Iglesia universal, que es una en todas las naciones, y esto es muy importante para los jóvenes. Al final llegará el encuentro con Papa Francisco, que es acogido por los jóvenes de nuestro país con entusiasmo: se puede comparar a la acogida reservada a Juan Pablo II. Quisiera decirle a los jóvenes de todo el mundo: vengan, no tengan miedo y serán felices.

Los medios de comunicación de Polonia han escrito que hay peligros relacionados con el terrorismo. ¿Qué opina?

Me gustaría tranquilizar a todos. Lo que está asustando a los jóvenes, y en particular a sus padres, son los hechos que se han verificado en los últimos tiempos en París y en Bruselas. Puedo comprender lo que sienten, pero estoy seguro de que el Estado y las fuerzas del orden son capaces de garantizar la seguridad para que la JMJ se lleve a cabo de la mejor manera. La seguridad al cien por ciento no existe, pero sería un gran éxito de los terroristas si tuviéramos que reducir los programas de la JMJ.

¿Y cómo va la preparación de las estructuras?

Hay que recordar que durante el último año y medio hemos tenido grandes cambios en el gobierno del país, en las administraciones locales y en la región Malopolska, en la que será la JMJ. La preparación de este sitio comenzó hace tres años, y ha tenido una organización muy profesional. ¡No es cierto que todo haya comenzado hace seis meses, cuando llegó el nuevo gobierno! La preparación lleva tres años y estoy seguro de que hay una continuidad en esta preparación.

¿Puedo preguntarle cómo ha recibido la Iglesia polaca la exhortación apostólica «Amoris laetitia»?

Como dijo Papa Francisco en la reciente entrevista con «La Croix», el recorrido comenzó en 2014 durante el consistorio con la lección del cardenal Kasper y después continuó con los dos sínodos sobre la familia que se celebraron y al último llegó el documento final.  Creo que la Iglesia polaca lee «Amoris laetitia» en este contexto. El Papa dijo en la entrevista (y esto me gustó mucho) que hemos recorrido un largo trayecto dedicado a un tema importantísimo: la familia. De este recorrido nació una reflexión muy profunda y esta es la exhortación apostólica: una meditación sobre la familia. Papa Francisco dijo que hemos aprendido a ver profundamente la sinodalidad de la Iglesia. En algunas partes de este recorrido de tres años hemos aprendido a comprender qué es el Sínodo «cum Petro», con el Papa. Y al final añadimos ese punto sin el cual no existirá la sinodalidad, es decir «sub Petro», bajo la guía del Papa.

¿Y cómo fue recibida la exhortación concretamente?

Normalmente en Polonia los fieles, los sacerdotes y los obispos han recibido esta exhortación positiva y tranquilamente. Hay algunos grupos mediatices y grupos organizados de laicos que tratan de sobreinterpretar el texto, de manera ideológica. Y así, dicen algunos que ‘hay demasiado poco’, y otros dicen que ‘hay demasiado’. Los medios se han concentrado demasiado solo en el octavo capítulo. En nuestra diócesis hicimos mucho con los fieles y los sacerdotes, tratando de meditar sobre le exhortación teniendo en cuenta tres palabras clave: preparación al matrimonio, acompañamiento de los matrimonios, discernimiento. No esperamos ni siquiera la publicación de «Amoris laetitia», comenzamos antes a replantear una pastoral de la familia proponiendo cursos pre-matrimoniales muy profundos y muy fuertes. Además, en la Pontificia Facultad Teológica de Varsovia hicimos estudios sobre la familia, durante los cuales algunas parejas de jóvenes casados aprendieron a convertirse en líderes de los grupos de apoyo para los matrimonios en crisis en sus respectivas parroquias.

El punto más debatido sigue siendo el del discernimiento…

Es importante dar la posibilidad, considerando algunas situaciones, a las personas que no han logrado ser fieles al propio matrimonio, dales todo lo que es posible en la Iglesia. Lo que se lee en «Amoris laetitia» es una continuación, no es un cambio, con respecto a las premisas sentadas en su momento por Juan Pablo II. Hay una gran satisfacción porque la exhortación es una bellísima catequesis sobre la familia. Al mantener los conceptos básicos de la sacramentalidad y de la indisolubilidad del matrimonio, este documento es muy práctico y puede servir mucho desde el punto de vista pastoral. En la entrevista con «La Croix» Papa Francisco dijo que cuenta mucho con los consejos de los laicos para ayudar a los pastores desde el punto de vista del discernimiento, para preparar criterios claris y objetivos. Creo que no hay que dejar todo esto al juicio subjetivo de los confesores.

En los últimos tiempos ha habido un fuerte debate sobre el tema de la inmigración. ¿Qué opina sobre la postura del gobierno polaco y, en general, sobre las posturas de algunos países del este?

En Polonia vivimos una situación un poco diferente, porque nosotros para los inmigrantes todavía no somos un país atractivo, sino un para de paso. Como Iglesia y Conferencia Episcopal distinguimos bien entre los refugiados que escapan de las guerras (escapan de la muerte y no tienen dónde volver) y los que vienen para poder vivir mejor y ganar más. Esto es lo que hacíamos los polacos hace treinta años durante el comunismo. ¡En esa época nos acogían los italianos, los alemanes, los austriacos! Y esto se relaciona con el presente, porque dos millones de polacos todavía trabajan en el extranjero. Quisiera recordar que en Polonia hay una gran afluencia de migrantes de Ucrania, más de un millón en la actualidad. Entre ellos hay un pequeño porcentaje de refugiados de guerra, de Donbass, en el este de Ucrania. Es cierto que hay una concepción diferente sobre cómo recibir a los migrantes en Europa: algunos quieren acoger sin límites y después los rechazan, o bien se trata de resolver el problema gracias al pacto con Turquía, que no es muy claro. Pero para mí esta gente que huye de la guerra debe ser ayudada. La cuestión no es si ayudar o no. ¡Hay que ayudar! La cuestión es cómo hacerlo, y hacerlo bien.

Se escucha hablar sobre el peligro de la islamización…

En Polonia, desde hace quince años, hemos tenido la experiencia de acoger a los refugiados musulmanes del Cáucaso. Eran alrededor de 90 mil refugiados. Se quedaron unos 25 mil, es decir una cuarta parte. Algunos volvieron a sus casas, otros se fueron al Occidente. No me resulta que haya habido problemas sociales o religiosos al recibirlos. Por lo tanto, se puede decir que estamos preparados. La Cáritas polaca, la Cáritas de las diócesis, la organización de la Iglesia alemana que trabaja con nosotros, han hecho muchísimo para ayudar a los que sufren en Líbano, en Jordania y en Siria, sin tener en cuenta si se trata de cristianos o no. Esto me parece muy importante. Justamente en Varsovia, con la Cáritas diocesana y la región, ya estamos bien preparados, en el caso de que hubiera un problema real, para acogerlos. Tenemos también a la Comunità di Sant’Egidio y colaboramos con ellos. No quisiera dar un juicio político sobre lo que hacen los gobiernos de la Europa del este, pero si la situación empeorara creo que el gobierno polaco no se quedará sin hacer nada frente a las palabras evangélicas: ‘era extranjero y me acogieron’.

En varias ocasiones se ha dicho que algunos de los llamados del Papa dirigidos a los pastores no han sido bien recibidos en la Iglesia polaca. ¿Es cierto?

No, creo que no es cierto. Aunque no hay duda de que ha sido acogido de manera diferente por los laicos y por el clero. Creo que hay varias razones. Últimamente leo mucho sobre Papa Francisco y América Latina, y se me ocurrió una analogía: después de cuatro años de Pontificado de Papa Francisco hay una situación (hablando de la aceptación) semejante a la que se vivió con san Juan Pablo II. Lo digo de la manera más delicada posible: en América Latina Juan Pablo II fue recibido por los laicos con entusiasmo, pero debido a la teología de la liberación y otras razones, los obispos y los sacerdotes lo recibieron… ¡de manera diferente! 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
4
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
5
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.