Aleteia

Bárbara Padilla: “De la mano del cáncer conseguí muchos triunfos”

Comparte

La cantante mexicana se sobrepuso al cáncer

“No volverás a cantar, tienes cáncer”, le dijo el médico. Quedó paralizada. Sin embargo, no perdió la esperanza. La soprano Bárbara Padilla tenía 20 años, cuando le empezaron a brotar “bultos” en el cuello. Contundente respondió: “Bien, doctor si es cáncer, hay que curarlo”.

Empezó así una constante lucha durante 5 años. Se trataba de un Linfoma de Hodgkin en estadio IV, instalado en sus ganglios.

Portadora de una voz que transmite vida, se ha convertido en la antorcha de la esperanza para miles de almas que aún no comprenden el porqué de esta terrible enfermedad.

Decidió no abandonar la lucha y declararse en guerra contra el cáncer. La cantante de ópera del género Crossover llegó a Perú el 19 de abril para devolver la esperanza a cientos de pacientes oncológicos.

Aplausos a la vitalidad de Bárbara

“¿Cómo mantener la fe, cuando te dicen que ya no eres candidata para un trasplante de médula ósea? A nosotros nos toca luchar, al final de la vida debemos decir: ‘hice lo que puede y no pude haber hecho más’, luego los resultados son de Dios. A veces, confundimos los caminos. ¡Le estorbamos a Dios!, y no vemos que tiene preparado para nosotros”, comentó Bárbara durante la conferencia concierto que ofreció en Perú.

“De la mano de esta enfermedad, conseguí muchas victorias para mi vida”, compartió con más de 200 pacientes de cáncer, en el auditorio del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas  (INEN) en Lima.

En Perú se detectan al año 56.000 nuevos casos de cáncer que se suman a los 150 mil que reciben tratamiento, mientras que 25.000 personas mueren al año en manos de esta enfermedad.

“Como parte del Plan Esperanza que se ha implementado en el INEN para convertir la salud pública en un sistema amigable y humano, Tatiana Vidaurre, médica oncóloga, jefa de de este instituto, invitó al Perú a esta mujer que se enfrentó al cáncer”, contó a Aleteia Susana Wong, presidenta del “Club de la Mamá” del INEN.

El abrazo de un gran amigo

La conferencia concierto de la esperanza de Bárbara contribuyó al programa de apoyo al paciente del INEN.

Su historia de vida y sus canciones lograron generar una atmósfera de intimidad con los asistentes, quienes al escucharla aplaudían de pie cada una de sus canciones y en algunos casos, expresaban con lágrimas su dolor al sentirse identificados con su testimonio.

“Los amigos me decían: ‘¡Dios es grande, él te va a curar!’ Entonces comprendí que  aunque no me cure, él siempre será grande! Muchas veces le pregunté: Si Tú eres mi amigo, ¿dónde estás? Con mis amigos suelo tomarme un café; mis amigos me dan un abrazo. Me sentía sola”, señaló Bárbara.

“De pronto caí en la cuenta de que había estado conmigo todo el tiempo. Incluso lo tuve por unos segundos dándome un abrazo y yo con un café en la mano, no entendía lo que pasaba. Fue en un congreso, durante una charla para jóvenes católicos, un sacerdote dejó caer la custodia con el Santísimo Sacramento en mi hombro. Sentí bonito, desde entonces todas mis miradas son para Él”, indicó.

Bárbara nunca se detuvo. Cuando le diagnosticaron la enfermedad era jefa de la sección del coro del Estado de Jalisco en México y ya con la licenciatura de música deseaba conseguir una maestría.

Sin abandonar lo que le apasiona, siguió trabajando y comenzó a convivir con el cáncer linfático que le habían diagnosticado. “El cáncer había llegado a mis cuerdas vocales y debía soportar la radiación en la zona del cuello”, contó.

Conviviendo con el cáncer

Viajó a Houston en busca de una segunda opinión. Los doctores le indicaron que debía regresar a México.

“Sin buscarlo luego de participar en una audición gané una beca completa para una maestría”. “Con uno de mis sueños cumplidos me preparaba para un trasplante de médula”, expresó.

Preparó sus maletas con todo lo que iba a necesitar, debía emprender el viaje sin retorno, después cayó en la cuenta que sólo debía llevar su alma, su vida se desplomó en un instante. Tuvo que reinventarse.

Todos los días luego de recibir los intensos golpes de calor en sus cuerdas vocales tercamente cantaba en misa. Nunca dejó de cantar. “Dios había decidido dejarme las curdas vocales intactas”, afirmó.

Cautivó a Juan Gabriel

A finales de 2008 obtuvo el segundo puesto en el concurso América Got Talent por su bella interpretación del Ave María. Hasta el año pasado Bárbara, de nacionalidad mexicana, inició una gira por Guadalajara de la mano de Juan Gabriel, con quien también ha compartido escenario.

“No tengas miedo” es el nombre del tema que el “Divo de Juárez” compuso para ella.

Al finalizar su presencia en Perú aseguro que no será por mucho tiempo. Es probable que vuelva pronto.

Fotos: Facebook del INEN

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.